Los mejores submarinos de EEUU se enfrentan a un serio problema

El riesgo de quedar obsoletos: los Virginia están empezando a quedarse sin margen para actualizaciones, sugieren analistas de Estados Unidos.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/2
Los mejores submarinos de EEUU se enfrentan a un serio problema

Los mejores submarinos de EEUU se enfrentan a un serio problema

Los mejores submarinos de EEUU se enfrentan a un serio problema

Los mejores submarinos de EEUU se enfrentan a un serio problema

Los submarinos de ataque de propulsión nuclear de la clase Virginia están considerados como unos de los mejores de su tipo, aumentando los planes de su adquisición de 30 a 48 unidades debido a su exitoso historial.

También es posible que el número de submarinos de clase Virginia encargados aumente, gracias al requisito revisado de la Armada de EE.UU. para disponer de 66 submarinos de ataque, según artículo publicado en la revista estadounidense The National Interest.

Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, los Virginia están empezando a quedarse sin margen para actualizaciones y es posible que la Marina más poderosa del mundo acabe con una flota de submarinos de ataque obsoleta, sugiere la publicación.

La construcción de los submarinos clase Virginia de la modificación 'Bloque V' comenzará en 2019. Las naves reciben bloques de carga útil llamados VPM ('Virginia Payload Module') que contienen cuatro lanzadores, cada uno de los cuales ha sido diseñado para portar siete misiles de crucero, 20 misiles adicionales en total.

Sin embargo, el mando de la Marina tiene otros planes para actualizar estos submarinos que, no obstante, chocan con las limitaciones del propio diseño.

Conforme al plan existente para el desarrollo de los submarinos, denominado 'Plan de Actualización de Submarinos Tácticos', la Marina no quiere esperar a la aparición de nuevas modificaciones. Es decir, quieren actualizar los sumergibles a medida que surgen nuevas tecnologías, sin esperar a que surja la modificación 'Bloque VI'.

Sin embargo, las fuerzas navales estadounidenses se enfrentan al serio problema derivado del hecho de que el margen de modificación de los submarinos clase Virginia está casi agotado. En algún momento, la Armada de Estados Unidos tendrá que lanzar nuevos submarinos de ataque, pero no tiene previsto hacerlo antes de 2034.

"El hecho es que la Marina de Estados Unidos debe 'moverse' con rapidez para asegurarse de que sus submarinos no queden eclipsados por nuevas amenazas, como los nuevos sumergibles de ataque clase 885 Yasen de Rusia", concluye el artículo.