La justicia arresta por corrupción a un diputado de Dilma

El arresto es un duro golpe para el PT y creó una situación tensa para el Congreso brasileño, ya que el diputado no renunció al cargo tras la condena.
Avatar del

dpa

1/3
La justicia arresta por corrupción a un diputado de Dilma

La justicia arresta por corrupción a un diputado de Dilma

La justicia arresta por corrupción a un diputado de Dilma

La justicia arresta por corrupción a un diputado de Dilma

La justicia arresta por corrupción a un diputado de Dilma

La justicia arresta por corrupción a un diputado de Dilma

El diputado brasileño Joao Paulo Cunha, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), se entregó hoy a las autoridades, horas después de que el Supremo Tribunal Federal (STF) ordenara su arresto inmediato para empezar a cumplir la condena dictada en 2012, por nexos con un escándalo de pago de sobornos.

Cunha fue condenado a nueve años y cuatro meses de cárcel por su participación en un esquema ilegal que, en los primeros años del mandato del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, desvió dinero público para pagar a legisladores a cambio de su apoyo al gobierno.



El arresto de Cunha supuso un duro golpe para el PT y creó una situación tensa para el Congreso brasileño, ya que el diputado no renunció al cargo tras la condena y la Cámara Baja todavía no votó su desafuero.

Según informaron los voceros de la Corte Suprema, la orden de detención fue firmada hoy por el presidente del STF, Joaquim Barbosa, un día después de regresar de vacaciones.

El 6 de enero, el propio Barbosa había rechazado el último recurso presentado por los abogados de Cunha para evitar su arresto, pero no llegó a firmar la orden de su detención.

En principio, Cunha tendrá que empezar a cumplir solamente las penas relativas a las condenas a seis años y cuatro meses de prisión por peculado y cohecho, ya que la condena a tres años de cárcel por lavado de dinero es objeto de un recurso que todavía no fue analizado por el STF.

El llamado "escándalo del mensalao" estalló en 2005, cuando Cunha se desempeñaba como presidente de la Cámara Baja.

Según las conclusiones del juicio del STF, en esa época Cunha recibió ilegamente 50.000 reales (unos 20.600 dólares, al cambio de hoy) como premio por adjudicar contratos de la casa legislativa a la agencia publicitaria comandada por el empresario Marcos Valerio de Souza, apuntado como el operador del esquema de corrupción.

Luego de enterarse del orden para su arresto, Cunha divulgó una carta abierta en la que calificó de "farsa" y "show mediático" el juicio que lo condenó.

"Reafirmo que soy inocente y no practiqué los delitos por los cuales ni siquiera debería haber sido llevado a juicio", agregó el diputado, quien aseguró asimismo que descarta la hipótesis de renunciar a su mandato legislativo y que enfrentará el juicio de desafuero de sus pares en la Cámara Baja.

En el mensaje, Cunha también criticó duramente al relator del proceso y actual presidente del STF, Joaquim Barbosa, así como a la oposición al gobierno y a "los sectores conservadores de la gran prensa", a quienes acusó de usar el caso del "mensalao" para "atacar al PT y a sus líderes".

"Delitos electorales fueron tratados en el ámbito penal y las condenas fueron abusivas, sin pruebas... La democracia brasileña fue vilipendiada con un juicio político", enfatizó.

El juicio del STF sobre el escándalo terminó en diciembre de 2012 con las condenas de 25 personas, entre políticos, empresarios y ejecutivos de bancos.

En noviembre pasado, la Corte Suprema puso en marcha el proceso de detención de los acusados, entre ellos tres importantes figuras del PT, incluso la "eminencia gris" del primer gobierno Lula, el ex ministro del Gabinete Civil de la Presidencia, José Dirceu.

Además, fueron arrestados el ex presidente del PT José Genoíno -quien cumple arresto domiciliario a raíz de problemas de salud- y el ex tesorero del partido oficialista, Delubio Soares.