La indirecta de Francisco a la situación socioeconómica de Argentina

El papa envió un mensaje a los integrantes de Cáritas Argentina hablando sobre la necesidad de ayudar a los pobres, con algunas alusiones a la realidad del país. Un ex colaborador suyo criticó con dureza al Gobierno nacional.
Avatar del

MDZ

1/2
La indirecta de Francisco a la situación socioeconómica de Argentina

La indirecta de Francisco a la situación socioeconómica de Argentina

La indirecta de Francisco a la situación socioeconómica de Argentina

La indirecta de Francisco a la situación socioeconómica de Argentina

En un fuerte videomensaje grabado para los integrantes de Cáritas Argentina, y que alude en cierta forma a la situación socioeconómica del país, el papa Francisco expresó que "la miseria es pudorosa, se esconde", por lo que "hay que irla a buscar. ¡Tanto dolor! ¡Tanta miseria! ¡Tanto problema!". Además el pontífice llamó a "acariciar el corazón de la gente" y a jugarse la propia carne por los pobres.

El mensaje papal fue grabado directamente por Carlos José Tissera, obispo de Quilmes y miembro de la comisión de la Conferencia Episcopal Argentina para Cáritas, quien estuvo hace unos días en Roma con el pontífice, según publicó el suplemento online Vatican Insider, del diario italiano La Stampa.

"Queridos hermanos y hermanas de Cáritas: Aquí estoy con estos panfletos que me trajo monseñor Tissera...", inició Jorge Mario Bergoglio. Y habló del compromiso asumido por Cáritas Argentina desde 2017: una "caminata institucional" que ha involucrado a todos los agentes de la organización durante meses para, desde sus aportes y opiniones, delinear las orientaciones pastorales para el futuro trienio.

"Me gusta el título: Caminata... ¡Cáritas si no camina se pudre! Por lo tanto me gusta que esto lo hagan realidad. Caminar, ir a buscar... Solamente si los van a buscar con cariño, si caminan, si hacen de Cáritas una Caminata. Porque Cáritas no es limosna... Es jugar la propia carne como la jugó Cristo. O sea, si vos no estás dispuesto a jugar la propia carne, no servís", añadió Francisco.

>

Precisó que caminar es "jugar la propia carne como la jugó el señor", es "ir allá, ir a buscar, porque la miseria es pudorosa y se esconde... y hay que irla a buscar". Pero pidió irla a buscar "con mucha altura", "sin humillar" y, al contrario, "hasta con vergüenza propia". Pensando que Dios a uno "lo mima tanto" mientras esa pobre gente, esa pobre persona, hombre o mujer, sufre tanto.

"Piénsenlo mucho a esto... Acaricien, acaricien el corazón de la gente. Siempre una sonrisa, caminando...Y les deseo tres cosas: Los pies hinchados de tanto caminar, las rodillas que les duelan de tanto rezar y las manos cansadas de tanto abrirse a las necesidades de los demás. Que Dios los bendiga!", ponderó.

Para el Vatican Insider, el mensaje de Francisco coincide con un escenario económico y social cada vez más difícil en la Argentina, lo que ha apuntalado el trabajo de Cáritas y otras organizaciones sociales en la asistencia alimentaria a los sectores más vulnerables de la sociedad.

En esa línea se expresó hace unos días Eduardo García, obispo de San Justo, quien fuera durante una década el vicario general de la diócesis de Buenos Aires cuando el arzobispo era Bergoglio, lo que lo convierte en un amigo cercano al actual líder de la Iglesia Católica.

En su homilía, advirtió que la Iglesia mantiene en pie su denuncia contra los "enemigos" de la dignidad que da el trabajo: "la voracidad insaciable del liberalismo económico y la servidumbre deshumanizante del consumismo que reducen al trabajador a un simple valor de medio o instrumento, puesto al servicio de fines económicos o políticos distintos de su misma persona".

"Denuncia, que es ponernos de cara a la escandalosa coexistencia del lujo y la miseria, el poder sin límites de anónimas minorías y la marginación de grandes mayorías; los abusos del poder político y económico, los atropellos groseros y sutiles al derecho a la vida, a la alimentación, a creer, a saber, a decir", dijo.

Más adelante el obispo confesó "no ser el Indec", el instituto nacional de estadística, como para dar cifras sobre la pobreza pero aclaró que no le hacen falta los números para constatar el "drama angustioso" que diariamente viven "miles de hogares argentinos" a los cuales, entre todos los derechos que "les han sido quitados, muchos han perdido el derecho a comer". Mientras -siguió- quienes tienen "la suerte de contar con un empleo", deben quedarse con la "humillante resignación" de tener "salarios que no alcanzan a cubrir sus necesidades más elementales".

"Nos preocupa la falta de fuentes de trabajo, nos inquieta el anuncio de medidas económicas, con las que el grueso de la clase trabajadora acusa la pérdida de conquistas trabajosamente adquiridas. Y si bien, no dudamos de la recta intención de quienes llevan adelante esas medidas, sin embargo, no podemos dejar de lado y obviar el impacto desmoralizador y su efecto deshumanizante", replicó.

Por eso, afirmó no poder desentenderse del "grito silencioso" de muchos hermanos. "Sí, silencioso, porque nuestro pueblo tiene aguante; respetemos esa fortaleza, pero también tengamos cuidado del cansancio de los buenos".