Julian Assange tendrá que abandonar la Embajada de Ecuador

"Lo único que queremos es la garantía de que su vida no va a correr peligro", ha afirmado el actual presidente de Ecuador, Lenín Moreno.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/2
1

1

0

0

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha afirmado que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, tendrá que abandonar la Embajada de Ecuador.

"Jamás he estado de acuerdo con la actividad que realiza el señor Assange, nunca he estado de acuerdo con las intervenciones en los correos privados de la gente para poder obtener información, por más valiosa que sea para sacar a la luz ciertos actos indeseables de Gobiernos o de personas", ha dicho el mandatario. "No es la forma. Existen formas correctas y legales de hacerlo", ha añadido.

"Lo único que queremos es la garantía de que su vida no va a correr peligro", ha subrayado Moreno.

Respondiendo a la pregunta de que se trata de "una situación que no se puede prolongar eternamente y que en algún momento habrá que darle una salida", el presidente ha respondido que "sí, pero esta salida se la tiene que hacer conversando".

"Si estamos hablando de que el diálogo es el mejor mecanismo de acercamiento y de entendimiento, hemos de ser nosotros los primeros en practicarlo", ha agregado Moreno.

Moreno afirmó a finales de mayo que Assange podía seguir "gozando de su derecho al asilo", mientras cumpliera con "los requisitos". En una entrevista a Deutsche Welle, recordó que se le impedía "hablar de política e intervenir en política de países amigos". Al ser preguntado sobre si Assange incumpliera las condiciones, respondió: "En ese momento tomaremos la decisión".

A finales de marzo de este año, el Gobierno de Ecuador ya suspendió las comunicaciones de Assange en su Embajada en el Reino Unido, después de que el periodista violara el "compromiso escrito que asumió con el Gobierno a finales de 2017, por el que se obligaba a no emitir mensajes que supusieran una injerencia en relación con otros Estados".

En mayo, WikiLeaks reportó que Assange recibió nuevas instrucciones por parte de los funcionarios de la Embajada de Ecuador en Londres, que le prohíben, además de acceso al Internet, usar el teléfono y las visitas.