Inglaterra toleró "inexcusable" trato de EEUU a presos tras el 11-S

Agencias de Inteligencia británicas y del Ministerio de Defensa participaron en dos mil interrogatorios de detenidos en Irak, Afganistán y Guantánamo.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/4
Inglaterra toleró "inexcusable" trato de EEUU a presos tras el 11-S

Inglaterra toleró "inexcusable" trato de EEUU a presos tras el 11-S

Inglaterra toleró "inexcusable" trato de EEUU a presos tras el 11-S

Inglaterra toleró "inexcusable" trato de EEUU a presos tras el 11-S

Inglaterra toleró "inexcusable" trato de EEUU a presos tras el 11-S

Inglaterra toleró "inexcusable" trato de EEUU a presos tras el 11-S

Inglaterra toleró "inexcusable" trato de EEUU a presos tras el 11-S

Inglaterra toleró "inexcusable" trato de EEUU a presos tras el 11-S

Reino Unido toleró el "inexcusable" trato dado a los detenidos por Estados Unidos durante la guerra antiterrorista tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, según un informe del Comité Parlamentario para Inteligencia y Seguridad.

Los agentes británicos de Inteligencia estaban al tanto y, ocasionalmente, fueron testigos del "maltrato" sufrido por los sospechosos de terrorismo a manos de Estados Unidos, aunque hicieron poco para prevenirlo, según el documento.

El informe, que aborda las violaciones de derechos humanos cometidas en las prisiones secretas extraterritoriales de EE.UU. entre 2001 y 2010, registra los siguientes casos:

  • 13 incidentes donde el personal británico fue testigo inmediato de maltrato.
  • 25 incidentes donde los detenidos denunciaron a personal británico casos de maltrato.
  • 128 ocasiones en las que una agencia de Inteligencia extranjera informó al Reino Unido sobre casos de maltrato sin que nada se hiciera al respecto.
  • 232 ocasiones en las que agentes de Inteligencia británicos proporcionaron preguntas para interrogatorios aunque sabían o sospechaban del maltrato.
  • 198 veces que las agencias secretas del Reino Unido recibieron información de una tercera parte obtenida a través de torturas.

Sin embargo, el informe concluye que no existen pruebas de "maltrato físico directo" de detenidos a manos de agentes británicos de Inteligencia.

Tampoco hay pruebas irrefutables de que dichas agencias "ignoraran deliberadamnete los informes de maltrato como parte de una política institucional".

Al mismo tiempo, el informe refiere "tres casos individuales en los que el MI6 o el MI5 hicieron u ofrecieron una contribución financiera a otros para que se realizara una operación de envío" a una prisión extraterritorial, destinada a evitar el estricto reglamento del país, en este caso EE.UU., sobre el trato de presos.

Desde 2002 el personal de las agencias de Inteligencia británicas MI6 y MI5 y del Ministerio de Defensa participó en al menos dos mil interrogatorios de detenidos, llevados a cabo en las bases estadounidense de Irak, Afganistán y Guantánamo.

RT