"Huele a muertos": El Tren de la Mierda de New York

Contenedores con toneladas y más toneladas de excrementos estuvieron dos meses en Alabama. ¿De qué se trata esta iniciativa con asqueroso olor?
Avatar del

MDZ, Mundo

1/3
"Huele a muertos": El Tren de la Mierda de New York

"Huele a muertos": El Tren de la Mierda de New York

"Huele a muertos": El Tren de la Mierda de New York

"Huele a muertos": El Tren de la Mierda de New York

"Huele a muertos": El Tren de la Mierda de New York

"Huele a muertos": El Tren de la Mierda de New York

Los residentes del pueblo estadounidense de Parrish, en el estado de Alabama, ya respiran aliviados. Y a pleno pulmón. El cargamento de un apestoso tren cargado de excrementos humanos que se detuvo allí hace más de dos meses, por fin ha salido del pueblo y ha alcanzado su destino final en el vertedero.

La alcaldesa Heather Hall ha confirmado a la cadena WIAT-TV, afiliada a CBS, que todos los contenedores del así llamado 'tren de la mierda' han sido vaciados.

El inusual envío desde Nueva York generó grandes preocupaciones en Parrish, cuyos 982 residentes se han visto obligados a soportar el hedor de los "biosólidos" -así suelen referirse las autoridades a los excrementos- desde finales de enero.

Hall calificó la situación de "una pesadilla". "Huele a cuerpos pudriéndose o a cadáveres. Huele a muerte", comentó Hall a la agencia AP, indignada por el hecho de que los neoyorquinos "no quieren verterlo [el cargamento del tren] en sus ríos" y, en vez de ocuparse "de sus propios residuos", los envían a otro estado. "¿Querría Nueva York que les enviásemos toda nuestra mierda para siempre?", se preguntó retóricamente.

El motivo por el que Parrish se convirtió en destino de los excrementos de los neoyorquinos podría deberse a las permisivas leyes locales de zonificación y los bajos costos de la tierra en Alabama, así como a la prohibición a nivel federal que pesa sobre el vertido de los excrementos de Nueva York en el océano.

El destino final del contenido del 'tren de la mierda' ha sido el vertedero Big Sky, situado a unos 30 kilómetros de Parrish, adonde Nueva York envía sus lodos residuales desde principios de 2017.

Anteriormente, los excrementos eran transferidos a la cercana West Jefferson, pero las autoridades locales consiguieron que una orden judicial mantuviera a raya los residuos fuera de su ciudad, que quedó "infestada de moscas", según formuló en la denuncia contra Big Sky Environmental LLC el abogado de West Jefferson.

Hall señaló que ahora las autoridades de Parrish sopesarán la creación de leyes sencillas de zonificación para su pueblo para, de esa forma, asegurarse de que "algo parecido no vuelva a pasar".

RT