Francisco: "El grito de los pobres es cada día menos escuchado"

Al celebrar este domingo la misa en ocasión de la II Jornada Mundial de los Pobres en la Basílica de San Pedro, el Papa llamó a los cristianos a no estar "de brazos cruzados" frente a las desigualdades sociales.

Avatar del

Redacción MDZ Online

Francisco: "El grito de los pobres es cada día menos escuchado"

Francisco: "El grito de los pobres es cada día menos escuchado"

El papa Francisco advirtió hoy que "el grito de los pobres es cada día menos escuchado", por lo que llamó a los cristianos a no estar "de brazos cruzados" frente a las desigualdades sociales.

"El grito de los pobres es cada día más fuerte pero también menos escuchado, sofocado por el estruendo de unos pocos ricos, que son cada vez menos pero más ricos", remarcó al celebrar este domingo la misa en ocasión de la II Jornada Mundial de los Pobres en la Basílica de San Pedro.

En ese marco, enumeró luego que "el grito de los pobres es el grito ahogado de los niños que no pueden venir a la luz, de los pequeños que sufren hambre, de chicos acostumbrados al estruendo de las bombas en lugar del alegre alboroto de los juegos". 

"Es el grito de los ancianos descartados y abandonados. Es el grito de quienes se enfrentan a las tormentas de la vida sin una presencia amiga. Es el grito de quienes deben huir, dejando la casa y la tierra sin la certeza de un lugar de llegada", planteó. 

El Papa llamó a atender la situación "de poblaciones enteras, privadas también de los enormes recursos naturales de que disponen. Es el grito de tantos Lázaros que lloran, mientras que unos pocos epulones banquetean con lo que en justicia corresponde a todos". 

Además, en lo que pareció un mensaje para los sectores conservadores críticos de su magisterio, advirtió que ocuparse de los pobres "no es la moda de un pontificado, sino una exigencia teológica".

"La injusticia es la raíz perversa de la pobreza", sentenció, ante unas 5.000 personas en dificultades que llenaron la basílica vaticana. "Ante la dignidad humana pisoteada, a menudo uno permanece con los brazos cruzados o con los brazos caídos, impotentes ante la fuerza oscura del mal. Pero el cristiano no puede estar con los brazos cruzados, indiferente, o con los brazos caídos", subrayó. 

Luego de la misa, el pontífice invitó a 3.000 pobres y sin techo de Roma y alrededores a un almuerzo en el Aula Pablo VI del Vaticano.

Temas
  • Vaticano