Estadio Azteca: el césped y otros 3 factores que llevaron al “majestuoso” campo de México a su mala condición actual

El Estadio Azteca actualmente luce en una de sus peores condiciones desde que fue inaugurado en 1966. Ahí se llevó a cabo el "Partido del Siglo": el histórico juego Italia (4) vs. Alemania (3) de la semifinal del Mundial México 1970, nombrado así por la FIFA por su gran emotividad.

Avatar del

BBC Mundo

Estadio Azteca: el césped y otros 3 factores que llevaron al “majestuoso” campo de México a su mala condición actual

Estadio Azteca: el césped y otros 3 factores que llevaron al “majestuoso” campo de México a su mala condición actual

Pelé y Maradona, considerados los mejores futbolistas de la historia, anotaron goles memorables que los llevaron hasta levantar la Copa del Mundo en esa cancha.

También ahí se llevó a cabo el "Partido del Siglo": el histórico juego Italia (4) vs. Alemania (3) de la semifinal del Mundial México 1970, nombrado así por la FIFA por su gran emotividad.

Y será por una tercera e histórica ocasión de inaugural de la Copa del Mundo EE.UU.-México-Canadá 2026.

Pero hoy la cancha del "majestuoso" Estadio Azteca, como le llaman los mexicanos, pasa por uno de sus peores momentos en su medio siglo de vida.

El recinto de Ciudad de México ha atravesado diversas fases de remodelación que tienen a uno de los históricos estadios del mundo en serios problemas.

"Hoy no es el estadio más importante de México, y tendría que serlo siempre", le dice a BBC Mundo el analista deportivo Gustavo Velázquez.

"Hemos visto la metamorfosis que ha tenido este estadio y parece que ha sido para mal, no para bien. No ha habido otra etapa que haya sido tan mala como esta", apunta.

El Estadio Azteca fue uno de los más grandes del mundo, con un aforo superior a las 105.000 personas.

El problema más evidente es el césped, el cual fue cambiado en su totalidad a mediados de este año para pasar de tener un pasto natural a uno híbrido.

Pero el histórico estadio también enfrenta otros problemas de rediseño y funcionalidad que a juicio de algunos aficionados y comentaristas, le han quitado majestuosidad a la obra del gran arquitecto Pedro Ramírez Vázquez. 

El césped híbrido

El público que asistió el sábado pasado a un partido de la liga mexicana vio una de las peores imágenes de la larga historia del Estadio Azteca.

Un concierto a mitad de la semana pasada dejó la cancha en un muy mal estado.

Los futbolistas y entrenadores que juegan como local en el Estadio Azteca se han quejado de las condiciones de la cancha.

Pero desde hace cuatro meses comenzaron los problemas, luego de que la administración del inmueble, del consorcio de medios Televisa, decidió sustituir el césped natural por uno híbrido.

La empresa Turf Managers Special (TMS), del arquitecto Enio Cubillo, se encargó de la instalación de la nueva cancha, trabajo que se completó el 20 de julio pasado, un día antes de que iniciara el torneo del fútbol mexicano.

"Surgió un cambio en las fechas (de instalación) y como ya se tenía el pasto sembrado en el vivero, había que hacer el traslado", le explica Cubillo a BBC Mundo.

Pero en agosto y septiembre, la cancha presentó problemas de adaptación del césped hibrido que -combina una parte sintética con una natural- a tal grado que muchos aficionados lo han llamado "un potrero".

"Hubo lluvia que no es normal en la Ciudad de México, a pesar de que se sabe que llueve. Hubo incluso muchas inundaciones en Ciudad de México y eso afecta al enraizado del pasto", defiende Cubillo.

Pero para asistentes frecuentes al inmueble, este es un problema muy serio del que no se ve solución cercana.

"El Estadio Azteca nunca tuvo un problema de cancha, de césped. Y hoy lo tiene de una manera alarmante", dice Gustavo Velázquez, quien como analista visita constantemente el estadio.

El césped híbrido ha tenido múltiples problemas de enraizamiento y adaptación.

TMS finalizó su contrato el mes pasado, por lo que Velásquez asegura que los problemas actuales son responsabilidad de la actual administración.

Cubillo asegura que su trabajo fue únicamente el de instalar el sistema de riego, el césped híbrido en la cancha, así como la incorporación de arena al campo, no así el mantenimiento actual.

BBC Mundo buscó comentarios de los portavoces del Estadio Azteca el lunes, pero no hubo respuesta.

Más que fútbol

A diferencia de la temporada pasada, el inmueble alberga los juegos de dos equipos esta temporada, por lo que hay partidos cada semana, en vez de cada 15 días como ocurría antes.

Además, el estadio fue la sede de un concierto masivo de la cantante colombiana Shakira en octubre, así como uno del canal musical Telehit el miércoles pasado, lo que ha dejado daños en la cancha.

El concierto de la colombiana Shakira sumó más carga de trabajo para la sensible cancha del Estadio Azteca.

La firma de manejo de campos deportivos STMA, con sede en EE.UU., considera que parte de la problemática es ese desgaste constante del campo, además de posibles problemas de drenaje.

"Ha habido evento tras evento que no le han permitido al campo tener un descanso. También creo que hay problemas de drenado, y eso no le da el tiempo al campo para descansar", dijo a BBC Mundo Kim Heck la directora ejecutiva de STMA.

El futuro no pinta bien para este histórico inmueble, pues el próximo 19 de noviembre será sede de un partido de fútbol americano de la NFL de EE.UU., lo cual no permitirá que tenga el descanso necesario.

Y las finales de la Liga Mx tendrán a sus dos equipos de local un día tras otro el primer fin de semana de diciembre.

Tribunas partidas

El Estadio Azteca llegó a ser uno de los más grandes del mundo, con capacidad para 105.000 personas, pero las diversas remodelaciones redujeron su aforo a cerca de 85.000

La última y más grande reforma fue la de 2016, cuando diversas secciones de las gradas fueron rediseñadas para crear zonas VIP techadas, lo cual ha sido criticado por analistas como Gerardo Velázquez.

"Los equipos que salían al campo y veían todo el estadio, les imponía de una manera brutal. Y ahora parece que están entrando en una zona comercial. No creo que represente deportivamente ninguna ventaja para el que es local", dice el analista a BBC Mundo.

Una de las reformas impactó la visibilidad de una de las dos tribunas principales laterales, donde estructuras metálicas limitan ampliamente la visibilidad del campo.

Accesos a las gradas más grandes -y con más aforo- fueron cerrados, por lo que los aficionados deben recorrer las butacas en el interior para encontrar sus asientos.

La administración del Estadio Azteca prometió el año pasado que habría "un par de accesos más que atenderán el aforo de la parte alta central del estadio" luego de que BBC Mundo cuestionó sobre posibles problemas de seguridad en casos de evacuación.

Pero la visibilidad limitada es un problema que sigue sin resolverse.

El desorden en el entorno

Al congestionamiento de avenidas y transporte público normal de un evento masivo como un partido de fútbol se le suma la complejidad para acceder al inmueble.

El estadio solo cuenta con espacio para unos 4.000 vehículos en su estacionamiento, lo cual resulta insuficiente.

Las tribunas VIP techadas redujeron el aforo del estadio, que dejó de estar entre los primeros lugares del mundo en cuanto a capacidad.

En el interior del estacionamiento hay "cuidadores" de vehículos que piden una propia para vigilar los vehículos de los clientes, un cobro adicional a la tarifa regular.

"Si no les das propina, tu auto termina siendo rayado o bloqueado", denuncia Velázquez.

Además, la explanada del inmueble -un espacio privado perteneciente al Estadio Azteca- es usada por comerciantes informales de camisetas, comida y bebidas alcohólicas que dificultan los accesos.

"Un estadio tan grande, con un proyecto arquitectónico de los años 60 tendría que ir sufriendo modificaciones para adaptarse a los tiempos, pero no lo han hecho de la manera correcta", considera Velázquez.

"Los que queremos al Estadio Azteca y han vivido esta metamorfosis no nos gusta para nada", lamenta.

Temas
  • Fútbol
  • Estadio Azteca
  • México
  • malas condiciones Azteca