El presidente de Ucrania destituye al jefe del Ejército

En medio de la activación de una operación antiterrorista, el presidente Viktor Yanukovich descabeza la fuerza armada. Semana sangrienta en Kiev.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/2
El presidente de Ucrania destituye al jefe del Ejército(AP)

El presidente de Ucrania destituye al jefe del Ejército | AP

El presidente de Ucrania destituye al jefe del Ejército(AP)

El presidente de Ucrania destituye al jefe del Ejército | AP

El presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, destituyó este miércoles al jefe del Ejército, un día después de los violentos incidentes que dejaron al menos 25 muertos en el centro de Kiev.

En tanto, el servicio secreto de Ucrania SBU emprendió hoy un "operativo antiterrorista" en todo el país tras los letales disturbios que dejaron el martes al menos 26 muertos y más de 1.000 heridos, mientras Estados Unidos y la Unión Europea apuntaron posibles sanciones contra los responsables de la violencia.

   Gobierno y opositores se culparon hoy mutuamente de la escalada vivida el martes en Kiev, primero cerca del Parlamento -durante una manifestación para exigir una reforma constitucional- y que después se extendió a la plaza de la Independencia (Maidan), epicentro de las protestas opositoras desde noviembre, donde la policía actuó contra los manifestantes.

  Allí continuaron hoy los enfrentamientos: mientras las fuerzas policiales empleaban camiones lanzaagua contra los manifestantes atrincherados tras la barricadas, éstos lanzaron piedras, petardos y cócteles molotov contra los uniformados.

   Y mientras, se preparaban para nuevos embates: desde la tribuna de Maidan, los oradores pedían reforzar las barricadas, después de que ardieran la mayoría de las tiendas de campaña instaladas en la plaza.

   La cúpula ucraniana se mostraba mientras tanto inflexible, con poca disposición al compromiso. El jefe de gobierno interino, Serguei Arbusov, acusó a la oposición de intento de golpe de Estado, acusación que permitió al servicio secreto SBU primero comenzar a investigar a "algunos políticos", sin que se revelaran sus nombres, y después, activar una "operación antiterrorista".

   "Agrupaciones extremistas y radicales suponen un peligro real para la vida de millones de ucranianos con sus acciones", justificó. "Intentan imponer su objetivo con la violencia de las armas, incendios, secuestros y asesinatos. Esas son acciones terroristas concretas". El SBU llamó a liquidar a las organizaciones que sean calificadas de terroristas.

   El Ministerio de Asuntos Exteriores exigió a la comunidad internacional la "máxima objetividad" a la hora de calificar la grave crisis que atraviesa el país.       Las noticias que llegaban hoy de Occidente apuntan a que habrá sanciones: el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no descarta medidas de castigo, adelantaron hoy su portavoz, Jay Carney, y el viceasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, durante el vuelo del mandatario a Toluca para una cumbre tripartita con los mandatarios de México y Canadá.

   Y mientras se espera el pronunciamiento de Obama en la localidad mexicana, desde París el presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, abogaron por imponer sanciones a los responsables de la violencia.

   Algo que según el presidente del Consejo de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, podría suceder cuando se reúnan mañana jueves en Bruselas los ministros de Exteriores del bloque para aplicar "sanciones económicas y restricciones de viajes" a la cúpula dirigente en Ucrania.  También el Banco Europeo de Inversiones (EIB) anunció la congelación de sus proyectos en la ex república soviética.

   Pero según Rhodes, Washington espera que la mera amenaza de sanciones lleve a un cambio de actitud del gobierno de Viktor Yanukovich. Poco antes, el embajador estadounidense en Kiev, Geoffrey Pyatt, había anunciado la anulación del visado a varios funcionarios ucranianos relacionados con al violencia.

    Sin embargo, el presidente ruso Vladimir Putin responsabilizó a los "extremistas" de la violencia y respaldó la versión de un intento de golpe de Estado, dijo su portavoz Dmitri Peskov citado por agencias rusas.

   Los ministros de Exteriores de Alemania, Francia y Polonia viajarán el jueves a Kiev para intentar mediar el fin de la violencia entre el gobierno y la oposición, tuitearon hoy los jefes de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, y su homólogo polaco, Radoslaw Sirkoski.

   Las protestas en la ex república soviética comenzaron en noviembre, después de que Yanukovich se negara a firmar un tratado de acercamiento a la Unión Europea y reafirmara sus lazos con Rusia. El martes, la violencia escaló y se cobró 26 vidas -entre ellos diez policías y al menos un periodista -, según los últimos datos oficiales, aunque los expertos creen el número de víctimas es mayor.

    La renombrada doctora Olga Bogomolez habló de más de un millar de manifestantes heridos. Unos 300 efectivos de las fuerzas de seguridad también resultaron heridos. Según el Ministerio de Sanidad, más de 600 personas fueron trasladadas a hospitales.

 Además, hay unos 60 opositores detenidos a los que el Ministerio del Interior está instruyendo un sumario por disturbios a gran escala.

   El presidente Yanukovich declaró el jueves jornada de duelo nacional. En recuerdo de las víctimas mortales permanecerán todos los edificios estales cerrados y las banderas e Ucrania ondearán a media asta. Además se suspenderán conciertos y eventos deportivos y se pidió a las televisiones y radios que "adapten" su programación. Ya hoy escuelas, jardines de infancia, universidades y tiendas permanecieron cerradas y el metro tampoco circuló.       El líder opositor Vitali Klitschko se mostró decepcionado por los resultados de la infructuosa reunión la noche del martes al miércoles con el presidente. Yanukovich no reaccionó de forma adecuada a la situación, dijo, y exigió la retirada de las fuerzas del orden. La portavoz de Klitschko subrayó que por ahora no hay nuevas conversaciones previstas.

   Yanukovich, por su parte, acusó a los opositores de intentar tomar el poder a la fuerza. Y amenazó con "emplear otro tono" si los líderes de la oposición no se distancian de las fuerzas radicales. Se trata de "criminales que tendrán que comparecer ante la Justicia", dijo.

   Por su parte, el ministro de Defensa en funciones, Pavel Lebedev, ordenó desplazar una brigada a Kiev para asegurar los depósitos de armas y municiones.

   Esta mañana llegaron a Kiev numerosos autobuses con más manifestantes del oeste del país. La violencia se extendió también a esas regiones occidentales, con enfrentamientos en Ternopol, Ivano-Frankovsk y Rovno. En Lviv 3.000 personas bloquearon un cuartel de la policía. La zona de impronta nacionalista situada cerca de la frontera con Polonia es considerada feudo de la oposición más radical.

   En el este del país, por el contrario, desconocidos atacaron oficinas de los partidos de la oposición. Una oficina de Udar (Golpe) de Vitali Klitschko resultó totalmente destruida en Kriwoi Rog, informó el partido. En Dnyepropetrovsk se cometieron ataques contra edificios de Udar y contra la representación del partido populista de derecha Svoboda (Libertad). En Jarkov y en Cherson, en el sur del país, también ardieron oficinas de Svoboda.

Temas
  • ucrania
  • violencia
  • muertos
  • oposición