El papa dio el primer paso para la beatificación de una argentina

Se trata de la fundadora de una congregación religiosa y acogió en su casa a niñas huérfanas y desamparadas. Es además descendiente del fundador de Buenos Aires.
Avatar del

NA

1/2
El papa dio el primer paso para la beatificación de una argentina

El papa dio el primer paso para la beatificación de una argentina

El papa dio el primer paso para la beatificación de una argentina

El papa dio el primer paso para la beatificación de una argentina

El papa Francisco reconoció las "virtudes heróicas", el primer escalón para la beatifación, de la Sierva de Dios María Benita Arias, una argentina descendiente
directa del fundador de Buenos Aires, Juan de Garay.

La religiosa argentina, fundadora de las Siervas de Jesús Sacramentado, no es solo descendiente del fundador de Buenos Aires y de Santa Fe, sino también del de Córdoba, Jerónimo Luis de Cabrera.

Luego de recibir esta mañana en audiencia al cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación de la Causa de los Santos, autorizó la promulgación del decreto.

María Benita Arias nació el 3 de abril de 1822, en La Carlota, Córdoba, fue bautizada el 30 de mayo del mismo año en la Capilla local.

>

Es descendiente directa de Juan de Garay, del fundador de Córdoba, Jerónimo Luis de Cabrera, y del gobernador del Río de La Plata, Hernandarias de Saavedra.

Deseando consagrarse a Dios ingresó a los 18 años como "beata" en la Santa Casa de Ejercicios de Buenos Aires, donde permaneció 30 años.

Allí recibió la inspiración de fundar una Congregación Religiosa para la Adoración de Jesús en la Eucaristía y el Servicio de la Iglesia y de la Sociedad; acogió en su casa a niñas huérfanas y desamparadas, y les brindó todo aquello que remediara
sus necesidades básicas.

El 21 de noviembre de 1876 fundó el Instituto de las "Siervas de Jesús Sacramentado" que después se extendió a países vecinos especialmente a Paraguay, Uruguay y también a España.

La actividad apostólica de la Congregación se desarrolla en Colegios, Hospitales, Hogares para niños y niñas, Guarderías, Promoción Social, Parroquias, Casa de Ejercicios Espirituales, con guía el consejo de Benita: "Hagan todo el bien posible".

La Madre Benita falleció el 25 de septiembre de 1894, y sus restos mortales descansan en la cripta del templo Jesús sacramentado en la ciudad de Buenos Aires.