El niño fan de Messi tuvo que abandonar su casa en Afganistán tras ser atacada

Murtaza se hizo conocido a nivel mundial después de que se divulgara una imagen suya portando una camiseta de la selección argentina de fútbol realizada con una bolsa de plástico con franjas azules y blancas. Sobre la casaca, realizada por su hermano mayor Humajun, aparecían el nombre de Messi y el número diez escritos con un bolígrafo.

Avatar del

dpa

El niño fan de Messi tuvo que abandonar su casa en Afganistán tras ser atacada

El niño fan de Messi tuvo que abandonar su casa en Afganistán tras ser atacada

El niño afgano de siete años que se hizo famoso por su camiseta de Lionel Messi hecha con una bolsa de plástico debió huir de su casa en la provincia de Gazni tras un ataque talibán, confirmó hoy su familia a dpa.

El pequeño Murtaza Ahmadi y su familia se desplazaron a Kabul después de un ataque perpetrado en noviembre en Jaghori, el distrito en el que residían. La familia alquiló una pequeña habitación sin calefacción en la capital de Afganistán.

Ahmadi y su familia huyeron por la noche después de que los talibanes intentaran asaltar su zona, considerada segura hasta entonces. En la huida, el pequeño tuvo que dejar un balón y dos camisetas que Messi le había regalado en febrero de 2006 con ayuda de Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia).

Así lo relataron el propio Murtaza y su familia a dpa en un encuentro en Kabul.

Murtaza se hizo conocido a nivel mundial después de que se divulgara una imagen suya portando una camiseta de la selección argentina de fútbol realizada con una bolsa de plástico con franjas azules y blancas. Sobre la casaca, realizada por su hermano mayor Humajun, aparecían el nombre de Messi y el número diez escritos con un bolígrafo.

La imagen dio la vuelta al mundo y Murtaza pudo conocer a su ídolo a fines de 2016 en Qatar. Incluso salió a un campo de juego de la mano del futbolista del Barcelona.

Antes de ello, Messi envió al pequeño un par de camisetas autografiadas y un balón a través de Unicef, organización de la que el futbolista argentino es embajador.

A su regreso a Afganistán, la familia de Murtaza fue amenazada por anónimos, que advirtieron que el pequeño podía ser secuestrado si no pagaba una suma de dinero.

Las amenazas hicieron que sus padres restringieran los movimientos del pequeño fuera de la casa, señaló su familia, que finalmente huyó de Jaghori tras un reciente ataque talibán.

Más de 300.000 personas tuvieron que dejar sus hogares en Afganistán debido al conflicto en el país, según un informe de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios conocido el miércoles.

Temas
  • Drama
  • selección argentina de fútbol
  • talibán
  • Unicef
  • afgano
  • Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia