El Vaticano violó su octavo mandamiento

Hay bronca entre los vaticanólogos acreditados a la "Santa Sede" porque por primera vez armaron un "relato" mintiendo sobre los dos Papas.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/2
El Vaticano violó su octavo mandamiento

El Vaticano violó su octavo mandamiento

El Vaticano violó su octavo mandamiento

El Vaticano violó su octavo mandamiento

La ley suprema de los católicos son los Diez Mandamientos y el Vaticano violó institucionalmente el octavo: "No darás falso testimonio ni mentirás".

Es que admitió, finalmente, admitió haber alterado una foto que envió a los medios de comunicación de una carta del pontífice retirado Benedicto XVI sobre los antecedentes teológicos del papa Francisco.

La oficina de comunicaciones de la Santa Sede difundió la imagen para conmemorar los cinco años del papado de Francisco. La carta fue citada por monseñor Dario Vigano, jefe de comunicaciones, para responder a quienes critican las bases teológicas y filosóficas de Francisco y dicen que es una ruptura del papado de Benedicto XVI.

El periodista Andrés Beltramo Álvarez, acreditado a la Santa Sede, estalló en las redes:

En una parte de la carta que es legible, Benedicto XVI elogia un nuevo volumen de libros sobre teología de Francisco como evidencia de los "tontos prejuicios" de los críticos que dicen que el actual pontífice no tiene bases teológicas y representa una ruptura con el papado de Benedicto. El proyecto de los libros, escribe Francisco, "ayuda a ver la continuidad interior entre dos pontificados, con todas las diferencias en estilo y temperamento".

El Vaticano admitió que borró las dos últimas líneas de la página donde Benedicto comienza a explicar que él no leyó los libros y que no puede atribuir una evaluación teológica de Francisco como le solicitó Vigano porque tiene otros proyectos.

La Santa Sede no explicó por qué borró las líneas y solo dijo que nunca intentó publicar toda la carta. De hecho, la segunda hoja de la misiva está totalmente cubierta por la foto y por una pila de libros, y solo se ve una pequeña firma de Benedicto XVI para demostrar su autenticidad.