El Consejo de las Américas de Nueva York ve a Venezuela en riesgo

Economistas, desde EEUU, ven que se cierne una amenaza de hiperinflación sobre el país latinoamericano, pero destacan el rol de la petrolera estatal.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/2
El Consejo de las Américas de Nueva York ve a Venezuela en riesgo

El Consejo de las Américas de Nueva York ve a Venezuela en riesgo

La petrolera estatal es clave en el equilibrio de los precios.

La petrolera estatal es clave en el equilibrio de los precios.

La más que posible amenaza de hiperinflación que se cierne sobre Venezuela podría generar una alta inestabilidad social y política a corto plazo, y de consecuencias imprevisibles, consideró un panel de economistas en un intercambio de impresiones en el Consejo de las Américas de Nueva York.

Uno de los ejes principales del debate fue el relativo a la sobrevaloración del bolívar y la tasa de cambio de la moneda, considerado por los expertos como el más grave y preocupante de la economía venezolana.

Todos los panelistas coincidieron en que el precio del petróleo, clave para mantener el volumen de ingresos del gobierno de Venezuela al ser la principal exportación del país, está ayudando a mantener una delicada situación, pero lo consideraron una “compra de tiempo” mientras el país se enfrenta “muy probablemente, a una devaluación de la moneda en el corto plazo”.

Aaron Freedmanm, vicepresidente senior de crédito de la agencia calificadora de riesgo Moody's, no duda de que el riesgo de grave crisis está aumentando por la escalada de la inflación y una tasa de cambio sobrevalorada.

“Creemos que el país puede estar cerca de una situación de hiperinflación y eso podría tener unas consecuencias muy difíciles de predecir, sobre todo en el corto plazo y que afectarán, muy rápidamente, a la política del país”, señaló.

Freedman recordó que la calificación que Moody's otorga a la deuda soberana de Venezuela es C-aa, una de las más bajas posibles. “Para nosotros eso significa que existe un 10 por ciento de riesgo de que el país sufra cesación de pagos en el plazo de un año y un 35 por ciento de riesgo en el plazo de cuatro años”.

Sin embargo, apuntó que “Venezuela es un caso casi único en el que el 90 por ciento del flujo de entrada de divisas está controlado por el gobierno (a través de la petrolera PDVSA) y eso le otorga una capacidad de, probablemente y llegado el caso, evitar la quiebra”.

El economista de Moody's se mostró más preocupado por el largo plazo, ya que “si la financiación externa de Venezuela continúa deteriorándose, el país se podría encontrar sin suficientes activos para pagar su deuda”.

Para Francisco Rodríguez, director de economía andina de Bank of America Merrill Lynch, “la tasa de cambio no beneficia a los venezolanos”, al tiempo que aseguró que “ningún gobierno racional preferiría la hiperinflación antes que la devaluación”, en relación a las políticas económicas del gobierno de Nicolás Maduro.

Para Rodríguez, “el tipo de cambio mantenido por el gobierno es completamente irreal” y subrayó que el ejecutivo de Maduro “no ve la magnitud del problema que tiene enfrente”. El economista vaticinó un problema de hiperinflación en el corto plazo que conducirá a la devaluación de la moneda.

En opinión de Alejandro Arreaza, economista para Latinoamérica en Barclays, “las distorsiones que ha venido sufriendo el país se han venido agudizando, en particular el desequilibrio en el mercado cambiario y que es el emblema de toda esta situación”. Para Arreaza, el esfuerzo del gobierno venezolano por mantener un tipo de cambio relativamente fuerte y tratar de evitar una devaluación del bolívar ha ampliado las distorsiones económicas que sufre el país.

En relación al mercado de bonos, Arreaza considera que “sigue siendo más importante el flujo que el stock” y por ello los 80.000 millones de dólares que reciben anualmente por la venta de petróleo son suficientes para ir pagando los compromisos. Sin embargo, ese sistema genera distorsiones que “hacen cada vez más vulnerable la economía venezolana” y que, ante una eventual caída del precio del crudo, podrían generar “un importante shock”.

Para el economista de Barclays, es importante que en el último año la situación política sea mucho más volátil. La pérdida de popularidad de Maduro y la posibilidad de una derrota en las urnas genera “una situación inestable muy difícil de predecir”.

Los expertos también encontraron paralelismos entre las economías venezolana y argentina. En opinión de los participantes en el panel, ambos países comparten características comunes como problemas con la balanza de pagos, ser gobiernos altamente intervencionistas, una tasa de cambio sobrevalorada e inflación galopante.

Recordaron que el sistema privado de Argentina existe en la realidad, mientras que en Venezuela es prácticamente inexistente por la intervención del Estado. Sin embargo, los expertos prevén que las reservas de Argentina podrían deteriorarse antes que las venezolanas, precisamente por la fortaleza de la venta de crudo con que cuenta Venezuela.




Fuente: Dpa.