Cómo "fabricaron" Medio Oriente

Un informe de Eduardo Saldaña en El Orden Mundial navega sobre los orígenes de las naciones actuales e Medio oriente. Denominado La fabricación de Oriente Medio, el artículo resulta de interesante lectura. Eduardo Saldaña, Madrid, 1994. Diplomacia Corporativa en El Orden Mundial (una aventura de la que estamos orgullosos). Graduado en Relaciones Internacionales (URJC) y máster en Estudios Africanos (UAM). Apasionado de África y Turquía.

Avatar del

eom

Cómo "fabricaron" Medio Oriente

Cómo "fabricaron" Medio Oriente

Mónaco. Si pensamos en este principado todos somos capaces de situarlo en un mapa, establecer sus límites y los países con los que limita. Pero, ¿qué ocurre si pensamos en Oriente Medio? Seguramente nos sea mucho más difícil situarlo en el mapa. No podremos establecer de una manera tan fácil sus límites, ni tampoco citar con exactitud qué países hacen frontera con esta región. La difusa imagen que tenemos sobre Oriente Medio es fruto de años de trabajo, de políticas centradas en satisfacer los intereses de las potencias reinantes.

El experto en el lenguaje George Lakoff  no estaba equivocado al hablar sobre cómo el buen uso de la lengua y los conceptos influyen en las percepciones del gran público. Cada vez que un término se utiliza, se va acuñando; no es instantáneo, pero llega un punto en el que acaba por ser algo compartido entre la población, entre todos y cada uno de nosotros.

Los actores globales son conscientes de que el  poder está cambiando, que no solo se ejerce a través de la fuerza. La definición de una región puede resultar un arma mucho más potente que ninguna de fuego. Pensemos en la cantidad de posibilidades que pueden plantearse cuando se posee la capacidad de modificar la idea que el gran público tiene sobre una región. Imaginen la ventaja que un estado puede llegar a adquirir si le es posible alterar la percepción de los límites de la zona y actuar en un área del tamaño del continente americano.

Ya sólo geográficamente, lo que a menudo se entiende como Oriente Medio es de un tamaño similar a Sudamérica.

Es entonces cuando nosotros nos empezamos a preguntar hasta qué punto nuestra comprensión del planeta es la real o la que nos han impuesto. Si realmente al hablar de las “regiones” en las que está dividido hablamos de algo tangible o si estas no hacen más que servir los intereses de aquellos que han ido fomentando su uso. Nos vamos a centrar en Oriente Medio, una región que, como ya hemos dicho, está en boca de todos. Sin embargo, ¿está de igual modo en la mente de todos?

De Said a Mahan

La delimitación de una de las regiones más importantes de la actualidad no es algo nuevo. El enfoque que se tenía de la región ha ido variando con el tiempo. La idea que en la actualidad se tiene de Oriente Medio no es la misma que hace 200 años. Como vamos a ver, ha sido un proceso largo del que muchos han tomado parte.

La visión del Oriente, como nos decía Edward Said, siempre ha estado influida por su interesados vecinos occidentales. Ya en tiempo de griegos y romanos se contaban historias sobre fantásticos lugares allende los mares. Esto no se puede atribuir a una estrategia premeditada que tuviera como fin último ejercer control sobre esos territorios, sino que este tipo de comportamientos son más algo natural y humano que estratégico. No sólo se daba en una dirección, el desconocimiento de un territorio fuerza a la búsqueda de atributos que lo definan –Europa para los otomanos era Franjistán traducido como la tierra de los francos– que le den un significado en nuestra mente. Lo que está claro es que el poder suele venir de la mano de la capacidad de decir qué es cada cosa; por consiguiente, quien implanta la idea y visión en los de su alrededor tiende a ser el que manda en la cancha.

“Conocer así un objeto es dominarlo, tener autoridad sobre él, y autoridad aquí significa, para «nosotros», negarle autonomía –al país oriental–, porque nosotros lo conocemos, y, en cierto sentido, existe tal y como nosotros lo conocemos” (E. Said, Orientalismo)

La opacidad de la zona al este del Bósforo favoreció que se fuera creando una imagen distorsionada de esa región. La presencia del Imperio Otomano tampoco ayudó mucho.  El territorio de los sultanes hizo de barrera entre Europa y los lugares más allá de los dominios turcos.

El Imperio Otomano supuso una barrera para crear Oriente tras de sí. Al tiempo que este imperio fue troceado, la idea sobre aquel territorio fue modificándose.

Leé más y mirá más mapas haciendo clic aquí. 

Temas
  • Mapas e historias
  • URJC
  • UAM
  • americano