Chile espera duras medidas contra Karadima

El Papa Francisco recibirá a obispos de ese país a partir del lunes para tratar los casos de abuso de ese sacerdote.
Avatar del

MDZ, Mundo

1/2
Chile espera duras medidas contra Karadima

Chile espera duras medidas contra Karadima

Chile espera duras medidas contra Karadima

Chile espera duras medidas contra Karadima

 El papa Francisco recibirá a partir del lunes en el Vaticano a una treintena de obispos chilenos para abordar los graves casos de abusos sexuales a menores cometidos por el sacerdote Fernando Karadima, cuyas víctimas exigen medidas ejemplares contra presuntos cómplices como el obispo Juan Barros.

La mayoría de los obispos ya se encuentra en Roma tras ser convocados por el papa para la reunión, que se prolongará hasta el próximo jueves.

El inédito encuentro se produce después de que Francisco conociera los informes elaborados por el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, a quien envió a Chile en febrero pasado para que investigara la presunta complicidad de Barros y de otros miembros del clero sobre los abusos sexuales cometidos por Karadima.

Tras enterarse en detalle del caso, el papa envió hace un mes una carta a la Conferencia Episcopal de Chile, en la que además de invitar a sus miembros a la reunión afirmó que todos los testimonios recogidos por Scicluna "hablan de un modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas".

Además, les señaló que todo eso le causó "dolor y vergüenza", y admitió haber "incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación" en Chile, debido a la "falta de información veraz y equilibrada".

Cerca de setenta personas prestaron testimonio ante el prelado maltés, entre otros el médico James Hamilton, el periodista Juan Carlos Cruz y el filósofo José Andrés Murillo, tres de las víctimas de Karadima, que hace más de una semana fueron recibidos en el Vaticano a invitación del papa Francisco para conversar sobre el problema y pedirles perdón a nombre suyo y de la Iglesia.

Tras los encuentros con el pontífice, que se realizaron entre fines de abril y comienzos de mayo, los profesionales le solicitaron adoptar medidas drásticas en contra de clérigos responsables en los casos de pedofilia.

"Esperemos que el papa transforme en acciones ejemplares y ejemplificadoras sus cariñosas palabras de perdón. De no ser así, todo esto será letra muerta", advirtieron en esa oportunidad.

Además del obispo Barros, a quien acusan de haber presenciado los abusos de Karadima, los denunciantes apuntan también como encubridores, entre otros, al arzobispo de Santiago Ricardo Ezzati y al cardenal emérito Francisco Javier Errázuriz.

Errázuriz estuvo recientemente en Roma y entregó al papa un informe de 14 páginas sobre el tema, por lo que no concurrirá a la cita, según confirmó.

"Errázuriz es un mentiroso, un encubridor. Vuelvo a decirlo a todos los chilenos: Errázuriz es un criminal y usted Ezzati es un cómplice de otro criminal", denunció Hamilton a medios locales tras testificar ante Scicluna.

En esa oportunidad, el médico dijo también que el hecho de que el sumo pontífice tuviera que encargar al arzobispo de Malta las indagaciones se debió a que "Ezzati y Errázuriz son dos viles delincuentes que son capaces de engañar incluso al Papa".

Los delitos de Fernando Karadima, sancionado en 2011 por la Santa Sede a un retiro de por vida de sus funciones, ocurrieron entre 1980 y 1995, según estableció la Justicia chilena, que no pudo aplicarle ningún castigo pues los hechos ya habían prescrito. En la actual legislación chilena, la prescripción de delitos sexuales a menores se extinguen penalmente a los diez años.

Por su parte, Barros, de 61 años, que es relacionado al caso por sus estrechos vínculos con Karadima, es actualmente el obispo de la diócesis de Osorno, una apacible ciudad ubicada a pocos más de 900 kilómetros al sur de Santiago de Chile, que hace unos tres años vio interrumpida su tranquilidad con la llegada del sacerdote, designado en el cargo por el propio Francisco en 2015.

El religioso, que antes de su nombramiento en el sur era el obispo de las Fuerzas Armadas, fue inmediatamente rechazado por los feligreses de la ciudad. Su situación hasta ahora no ha cambiado.

dpa