A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

La mexicana Emma Morosini inició su peregrinar en Monterrey (Nuevo León) y arribó a la basílica de Guadalupe, en México DF.
Avatar del

MDZ

1/8
A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros(Google Maps)

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros | Google Maps

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

A los 94 años por su fe caminó 1.000 kilómetros

 Sabía que sus 94 años no serían obstáculo para ir caminando desde el sur de México hasta la capital de ese país para ver a la Virgen de Guadalupe. en la capital de México. Y lo hizo en 40 días. Se llama  Emma Morosini y en su país es conocida como la "abuelita peregrina".

 En diversos puntos de su recorrido fue acompañada por agentes de salud, protección civil y la Policía Federal. Frecuentemente fue hospedada por autoridades municipales en su recorrido.  Al llegar a la Basílica de Guadalupe, la "abuelita peregrina" recibió aplausos de los presentes. Pero antes de ingresar al templo, la anciana se arrodilló, besó el suelo, se persignó y oró algunos instantes, informó Aci Prensa.

 "Es la cuarta vez que vengo, la primera fue hace 20 años y la última hace 10, yo pensaba que a los 80 años la vida termina y sigo viva a los 94, ahora me hace falta volver a abrazar a la Virgen, mis amigos me dicen ‘tú estás loca', pero mientras la Virgen me guarde, lo haré y la Virgen me ha guardado tanto, bien y con amor, que he decidido venir sola, que son solo 400 kilómetros", comentó al elmanana.com.mx. Y agregó que "el secreto es amar profundamente con el corazón en la mano a la Santa Virgen, que es nuestra madre".

 Para alimentarse, Morosini llevó consigo leche, jugo, agua y pan, recibiendo en el camino algunos alimentos donados, como frutas y verduras.