Niño superdotado de 11 se licencia en Física y estudia la inmortalidad

Niño superdotado de 11 se licencia en Física y estudia la inmortalidad

La licenciatura se logra tras tres años duros de estudio. Laurent Simons lo hizo en un año. Además, terminó recbiendo la mayor distinción posible, en la Universidad de Amberes, Bélgica.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Tiene apenas 11 años y obtuvo la Licenciatura en Física. Se llama Laurent Simons y nació en Bélgica, Europa.

El niño, a los 6, comenzó la escuela secundaria en Ámsterdam y la finalizó con récord: 18 meses en total. 

Esto lo consiguió gracias a su coeficiente intelectual de, al menos, 145, siendo que la inteligencia media indica que los coeficientes van de los 90 a los 110. 

Ahora, el licenciado Simons, a sus 11 años, se fija como objetivo estudiar la inmortalidad. 

Alta distinción 

El pequeño prodigio de Bélgica logró su licenciatura en Física, con la mayor distinción posible, en la Universidad de Amberes

Lo hizo tras completar un curso de tres años en el período de un año. 

"Simons ha estado estudiando para obtener su licenciatura en física desde marzo de 2020, y ahora se graduó con un 85 %, que es la distinción más alta", confirmó un portavoz de la Universidad, publica Brussels Times

Además, el niño ha hecho cursos paralelos del programa de máster, y después del verano, comenzará su máster oficialmente. 

El pequeño es ahora el segundo graduado más joven del mundo, tras Michael Kearney, quien recibió su título en Antropología de la Universidad del Sur de Alabama en 1994 a los 10 años. 

Laurent podría haberse graduado a los 9 años, pero decidió abandonar la Universidad de Eindhoven en 2019, luego de que las autoridades se negaran a dejar que se graduara antes de su décimo cumpleaños. 

La inmortalidad 

No obstante, el prodigio ha dicho al diario Gazet van Antwerpen que realmente no le importa si es el más joven, pues "se trata de obtener conocimientos".

"La inmortalidad, ese es mi objetivo. Quiero poder reemplazar tantas partes del cuerpo como sea posible con partes mecánicas", explica Laurent Simons. 

Por eso, el niño se ha fijado "un camino" en el que la física cuántica, el estudio de las partículas más pequeñas, "es la primera pieza del rompecabezas". 

El prodigio aclara también que "dos cosas son importantes en un estudio de este tipo: adquirir conocimientos y aplicarlos". "Para lograr el segundo, quiero trabajar con los mejores profesores del mundo, mirar dentro de sus cerebros y descubrir cómo piensan", confiesa. 

BrusselsTimes, Rt, Wikipedia, Gva, Dw, Youtube. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?