Brasil registra más de 1.000 muertes en un día

Brasil registra más de 1.000 muertes en un día

El total de personas fallecidas supera las 60.000 y especialistas advierten que el pico todavía no llega.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Brasil, segundo país del mundo más castigado por la pandemia, registró 1.091 muertes por el coronavirus SARS-CoV-2 en las últimas 24 horas, el quinto día seguido por encima del millar, con lo que el balance total de fallecidos ascendió hasta los 64.265, informó este sábado el Gobierno.

El Ministerio de Salud informó en su boletín diario sobre la enfermedad que el número de casos confirmados se ubica ahora en los 1.577.004, tras sumar 37.923 contagios en el último día.

Los fines de semana se suelen registrar cifras menores debido a la menor actividad en los órganos públicos para contabilizar los datos, lo que no ha ocurrido este sábado.

Brasil es el epicentro latinoamericano de la pandemia y el segundo país del mundo con mayor número de infectados y fallecidos, después de Estados Unidos, aunque científicos estiman que las cifras podrían ser mucho mayores debido a la enorme subnotificación.

La tasa de mortalidad de la enfermedad en el país se ubica ahora en los 30,6 fallecidos por cada 100.000 habitantes.

Por otro lado, los pacientes recuperados subieron hasta los 876.359, lo que supone un 55,6 % del total de infectados.

Los estados brasileños más azotados por la pandemia son Sao Paulo (312.530 casos confirmados y 15.996 muertes), Ceará (120.952 y 6.411) y Río de Janeiro (120.440 y 10.624).

Los investigadores discrepan sobre cuándo se alcanzará el pico de la curva epidemiológica y los hay incluso que defienden que nunca llegará y que Brasil mantendrá un nivel medio de decesos y contagios durante un largo periodo de tiempo debido a la dimensión continental del país.

La región norte del país ha presentado en las últimas semanas un descenso en el ritmo de casos y muertes, pero las autoridades brasileñas están ahora preocupadas con la situación en el oeste y el sur del país.

Desde el pasado mes de junio, algunos de los estados y municipios más afectados por la crisis sanitaria, como Sao Paulo y Río de Janeiro, empezaron una desescalada de las medidas de aislamiento social que habían impuesto desde marzo, pese a que la curva aún sigue en fase creciente.

Este sábado, las iglesias de Río de Janeiro volvieron a abrir sus puertas a sus fieles para oficiar misas de forma presencial después de tres meses confinadas por la pandemia en la que se vieron obligadas a realizar la eucaristía a través de las redes sociales.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?