Una importante agencia de inteligencia reveló mentiras de China

Una importante agencia de inteligencia reveló mentiras de China

La alianza “Five Eyes” compuesta por las inteligencias de Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia afirma que Beijing ocultó información, “desapareció” denunciantes y se negó a ayudar a otros países.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Un documento obtenido por The Saturday Telegraph de Australia y reproducido por The Daily Mail de Inglaterra, asegura que China suprimió o destruyó intencionalmente pruebas del brote de coronavirus, costando miles de vidas. El dossier consta de 15 páginas y fue elaborado por gobiernos occidentales que investigaron el contagio de la COVID-19.

También afirma que el gobierno chino encubrió la información silenciando o “desapareciendo” médicos que se referían al respecto, destruyendo pruebas de la relación del virus con laboratorios y negándose a proporcionar muestras para buscar una vacuna a científicos internacionales.

El informe fue confeccionado por la alianza de inteligencia Five Eyes (Cinco Ojos) a la que pertenecen Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia.

En el mismo se afirman la “negación mortal de la transmisión entre seres humanos”, el silenciamiento o la “desaparición” de los médicos y científicos que opinaron al respecto, la destrucción de pruebas del virus de los laboratorios de estudios genómicos y el “blanqueo de los puestos del mercado de la fauna silvestre”, junto con la negativa a proporcionar muestras de virus vivos a los científicos internacionales que trabajan en la elaboración de una vacuna. Además, comentan que la información sobre los portadores asintomáticos de la enfermedad fue “mantenida en silencio” por el estado chino.

El informe muestra una imagen autoritaria por parte de Beijing para ocultar la enfermedad al mundo. Además, es crítico de la falta de transparencia por parte de China acerca de cómo se propagó la enfermedad. Hace referencia además a la negación por parte de las autoridades de la transmisión entre humanos en las primeras etapas del brote en Wuhan. De hecho, revela que China tenía “pruebas de transmisión entre humanos desde principios de diciembre”, pero siguió negando que pudiera propagarse de esta manera hasta el 20 de enero.

Comenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no cuestionó esas afirmaciones, aunque tenía la expresa preocupación al respecto por parte de Hong Kong y Taiwan.

En este documento se afirma que China intentaba hacer desaparecer en secreto todo rastro de la epidemia mientras al mismo tiempo minimizaba la amenaza a nivel mundial. De hecho, refiere a un memorándum donde la Comisión Nacional de Salud de China ordenó destruir las muestras muestra del virus.

Según el informe, hay pruebas de que el virus se originó en el Instituto de Virología de Wuhan, cerca del mercado del que dicen que proviene. Asegura que en 2013 ya se estudiaron en murciélagos una muestra con una gran coincidencia genética, del 96 %, con la COVID-19 y que en 2015 se descubrió que era transmisible de murciélagos a humanos.

La Investigadora del Instituto de Virología de Wuhan, Huan Yan Ling, la que se estima fue el paciente cero de la pandemia, desapareció misteriosamente y su biografía fue borrada del sitio web del laboratorio. El Instituto niega que haya sido el paciente cero, comenta que está viva pero que no sabe nada de ella desde entonces.

El empresario Fang Bin, el abogado Chen Qiushi y el ex periodista de la televisión estatal, Li Zehua, están detenidos en centros extrajudiciales por opinar públicamente sobre la respuesta China a la situación.

También comenta el dossier que, desde el 31 de diciembre, China censura las noticias relacionadas en los motores de búsqueda.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?