Los cubanos votan este domingo en referéndum una nueva Constitución

Los cubanos votan este domingo en referéndum una nueva Constitución

La elaboración de una nueva Norma Fundamental fue la principal tarea pendiente que Raúl Castro dejó a Díaz-Canel al cederle la vara de mando después de diez años de Gobierno que siguieron a los casi 50 de su hermano Fidel, líder histórico de la Revolución Cubana

Cuba somete este domingo a referéndum la primera reforma que ha obrado en su Constitución en más de 40 años, para adaptar la redacción soviética, con modestos pero significativos avances, al rumbo que el Gobierno de Miguel Díaz-Canel pretende imprimir a la isla caribeña tras la partida de los hermanos Castro.

La elaboración de una nueva Norma Fundamental fue la principal tarea pendiente que Raúl Castro dejó a Díaz-Canel al cederle la vara de mando después de diez años de Gobierno que siguieron a los casi 50 de su hermano Fidel, líder histórico de la Revolución Cubana.

En su discurso del 19 de abril de 2018, su despedida como presidente de los consejos de Estado y de Ministros, Raúl ya apuntó a la reforma de la Constitución como la principal labor a acometer por Díaz-Canel, aunque sin alterar el "objetivo estratégico" del país, subrayó.

El pequeño de los Castro se ha asegurado de que así sea al erigirse como jefe de la comisión parlamentaria que se ha ocupado del borrador del nuevo texto junto a una treintena de representantes "de los más diversos sectores de la sociedad", incluido el histórico comandante José Ramón Machado Ventura, de 87 años.

La versión vigente se forjó al calor del triunfo revolucionario de 1959 con la Constitución soviética como modelo. Desde entonces, 1976, se ha enmendado tres veces. La primera fue ese mismo año para renombrar la Isla de Pinos como Isla de la Juventud; la segunda, en 1992, para abrir las relaciones internacionales a Occidente ante el desmoronamiento de la URSS; y la última, en 2002, para hacer irreversible el "carácter socialista" del país.

Las motivaciones ahora son similares a las de los años 90. Cuba, dijo el propio Díaz-Canel al presentar el primer borrador, el pasado mes de julio, está "obligada" a adaptar su Constitución a los nuevos tiempos a través de una "profunda" reforma que refleje "el presente y el futuro de la nación".

La propuesta inicial fue aprobada por unanimidad por los 605 miembros de la Asamblea Nacional en julio, tras lo cual se sometió a un proceso de "consulta popular" que se desarrolló entre agosto y noviembre y arrojó como resultado el texto a votar este 24 de febrero.

En estos meses, los cubanos han hecho 9.595 "propuestas tipo", de las cuales el 50,1 por ciento se han aceptado, mientras que el 49,9 por ciento se han considerado "improcedentes desde el punto de vista jurídico porque no son contenidos constitucionales", de acuerdo con el secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta.

La comisión parlamentaria ha realizado 760 modificaciones --"todo lo que contribuyera a mejorar lo asumimos"--, lo que equivale al 60 por ciento del boceto. Tiene 224 artículos, 87 más respecto a la antigua Constitución, de la cual se cambian 113, mantienen once y eliminan trece.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?