El chofer del micro sigue detenido, a la espera de que sea imputado

El conductor del omnibus al momento del accidente, Victor Raul Gomez, continúa detenido y hasta el momento no ha sido imputado. En tanto que el acompañante, Carlos Ceredone, esta noche recuperó la libertad. La situación de los heridos en la noche del domingo.

Avatar del

Redacción MDZ Online

La última novedad sobre la tragedia en Uspallata es que pasadas las 20 de este domingo se dispuso la liberación de Carlos Ceredone, acompañante del chofer del micro  accidentado,  Victor Raul Gomez, quien continuará detenido: si bien hasta el momento no ha sido imputado, se espera que esto ocurra en las próximas horas.

Tres personas murieron, dos de ellas niños de diez y tres años, y varias personas resultaron heridas al desbarrancar esta mañana un colectivo con 45 pasajeros y dos tripulantes en la ruta nacional 7, cerca de Uspallata. El hecho, que involucró a un colectivo de la empresa chilena Ahumada que viajaba desde el país vecino a Mendoza por el paso internacional Cristo Redentor, ocurrió cerca de las 6.30 a la altura del kilómetro 1.155, unos kilómetros al oeste de de Uspallata.


Los fallecidos son Maritza Ramos (35), quien vivía en Chile pero es oriunda de Perú, y dos niños chilenos, Esteban Felipe Arredondo (10) y Maihe Calderón Ramos (3).


El jefe de la policía, Roberto Munives, dijo que "el conductor perdió el dominio del colectivo y cayó sobre el costado derecho de la calzada hacia un barranco, del lado del río Mendoza".
Munives indicó además que se aplicó "el protocolo previsto" para esos casos y que actuó el "comité de crisis de alta montaña". Según las primeras hipótesis, el chofer del bus patente DRZJ 33, habría perdido el control del micro al quedarse dormido.


En una entrevista con los canales de televisión locales 7 y 9, la tía de uno de los chicos fallecidos en el siniestro vial dijo que el chofer le había pedido disculpas a su hermano por quedarse dormido. “Te digo lo que él le dijo a mi hermano: ´Perdón me dormí', cuando su hermano “tenía a mi sobrino fallecido en los brazos”, contó Laura Arredondo, quien tiene además a otro sobrino en observación en el hospital pediátrico Humberto Notti.


La empresa chilena emitió un comunicado en el que confirmó el “lamentable accidente” del bus, que había salido de Santiago de Chile a las 21.30, y aseguró que los miembros de la tripulación, compuesta por dos choferes, “mantenían sus descansos legales”.

Además, la empresa confirmó que el colectivo transportaba 45 pasajeros de varias nacionalidades: "19 argentinos, un boliviano, 15 chilenos, un colombiano, un ecuatoriano, cuatro peruanos, un paraguayo, dos uruguayos y un venezolano".


El subsecretario de Saludde Mendoza, Oscar Sagas, informó que a la ciudad de Mendoza llegó "un helicóptero con un paciente que fue internado en el hospital Central y está fuera de peligro". "Tenía un traumatismo con pérdida de conocimiento, pero está estable", precisó.


Este mediodía otros diez pasajeros heridos fueron trasladados vía terrestre a hospitales del Gran Mendoza, principalmente el Central y el Lagomaggiore, con "traumatismos y fracturas" pero "están controlados y ninguno -al momento- en estado crítico", detalló Sagas.

En tanto, ya recibieron el alta unos 35 pasajeros con heridas leves que estuvieron en observación en el hospital de Uspallata, indicaron esta tarde fuentes del Ministerio de Salud mendocino y señalaron que otros once pasajeros continuaban internados en centros de salud del Gran Mendoza.


La empresa Ahumada dispuso un bus para trasladar a las personas oriundas de Chile de regreso a su país que ya recibieron el alta, que viajarán acompañados "por una ambulancia del servicio de emergencias chileno”.

Temas
  • Tragedia de Uspallata