Cayó una banda que hacía secuestros virtuales desde la cárcel

Al menos cinco hechos realizados con esta modalidad fueron certificados por la División Delitos Económicos e Inteligencia Criminal. Los "cerebros" eran internos que purgaban importantes condenas, quienes contaban con el apoyo logístico de familiares para concretar los delitos. Un ex ministro había sido víctima de su accionar.

Avatar del

Redacción MDZ Online

.

.

Personal de la División Delitos Económicos, juntamente con Inteligencia Criminal, culminó hoy con una serie de medidas judiciales que responden a una compleja investigación relacionada con estafas en la modalidad “secuestros virtuales”, cometidos por al menos dos internos de la Penitenciaría Boulogne Sur Mer, alojados en una misma celda y purgando condenas importantes. Entre las víctimas se encuentra el ex ministro de Infraestructura, Rolando Baldasso, quien fue víctima de este accionar el 13 de setiembre.

El ardid consistía en aprovechar las horas de la noche para llamar indistintamente a personas, aduciendo que un familiar de estos estaba secuestrado. Sumidos en el temor, y todavía con la desorientación nocturna, las victimas accedían a tales amenazas, trasladando dinero y joyas a un punto que había sido indicado por los falsos captores.

Entre las maniobras, la llamada que inicialmente hacían al teléfono fijo, les permitía acceder a otro número de la familia, pero celular, y desde otro teléfono mantenían en línea a quien llevaba el botín, para poder monitorearlos y, a su vez, llevarlos a su “territorio”, donde los esperaban los cómplices.

La otra parte, es decir la encargada de recoger las cosas, se pudo establecer que está determinada por familiares de los cerebros de la operación.

En el curso de la investigación, que tuvo inicio en una denuncia de un matrimonio mayor, que el 23 de agosto fue víctima de esta modalidad, se fueron incorporando elementos probatorios importantes, fundamentalmente teléfonos.

Fue esto en concreto lo que permitió hacer un patrón de comportamientos, modalidad y lugares de entrega. Así, luego de analizar toda la información, sólo bastaba que la Fiscal Gabriel Chaves, Fiscal de Instrucción de la Unidad Fiscal de Delitos Económicos, diera la orden de realizar tales medidas.

El resultado fue el secuestro de una docena de teléfonos; 7 de estos aparatos, fueron ubicados en tres celdas de la penitenciaría donde habitan Cesar O., Federico V. Jesús V. y el resto en los domicilios de sus familiares. Además de dinero en efectivo, que también fue ordenado por la Fiscal que fuera secuestrado.

Con este resultado, se lograron esclarecer al menos cinco hechos de este tipo, todos con patrones similares de comportamiento, mismo ardid, colocando a los tres internos como principales sospechosos.

Uno de ellos estaría por ser beneficiado como la libertad condicional durante este mes, considerando que con esta nueva sospecha, ese beneficio, podría ser revocado.

Los casos

  • El 23/8, Pablo G. denuncia que siendo las 7 recibe en su teléfono fijo un llamado de un hombre, manifestándole que tiene a sus nietas secuestradas y para liberarlas debía llevar todo el dinero que pudiera al interior del Barrio Junín, de Las Heras. Frente a esa situación y sumidos en el temor que sea realidad, llevaron joyas y una dinero a un lugar determinado. Minutos después, pudieron salir del pánico y comprobaron que tal situación era mentira.
  • El 13/9,  Rolando Baldasso, siendo las 0.50 recibe al teléfono fijo de su domicilio, un llamado de una voz masculina, que daba cuenta tener a su hijo secuestrado. Al igual que el caso anterior, el lugar donde tenía que llevar el dinero, era calle Junín de Las Heras. Cuando la calma volvió a la casa, advirtieron que era una falsa, su hijo estaba en excelente estado, solo no habían podido comunicarse antes.
  • El 16/9, a las 11, la señora Mariela C. dice haber recibido en su teléfono fijo un llamado de un hombre que finge ser su madre, advierte que podía tratarse de una estafa y previo llamar al 911, donde le confirman que era todo parte de las maniobras delicitivas ya detectadas, corta la llamada evitando el hecho.
  • El 15/8, a las 0.50, Graciela R., como en hechos anteriores, recibe un llamado de un hombre que le pide dinero para poder liberar el hijo secuestrado. La hacen llevar ese dinero detrás del comercio Hipercerámico, donde luego de hacer esa entrega, y volviendo a su casa, advierte que era una estafa.
  • El 1/8, Francisco T. denuncia que recibió un llamado telefónico, con la misma modalidad de tener un hijo secuestrado. Llevó $3.000  y joyas, detrás del comercio Hiper Cerámico, para que minutos después, advierta que era una estafa.
Temas
  • Ardid
  • estafa
  • secuestros virtuales
  • mendoza
  • Gabriela Chaves
  • Delitos Económicos
  • Inteligencia criminal