Informe semanal católico: ¡Cuidado con las sectas!

El Guerrero Católico nos adoctrina sobre las sectas diabólicas que nos topamos a diario y hay que esquivar

guerrero católico

[MISSING]binding.image.description

Aunque todos sabemos que la única y verdadera religión es la católica, aún hay personas que pueden caer en las telarañas diabólicas de otro tipo de dogmas que resultan ser muy peligrosos y nos llevaran, indefectiblemente, en escalera eléctrica de alta velocidad a las entrañas del inframundo para cocinarnos a baño María en la saliva de Satán.

Según lo que nos cuenta nuestro experto en Sectología Secularista Sucumbista, el Lic. Gabriel Máximo Cesar Remo Gori (Oxford UN.), hay muchas sectas sumamente peligrosas que le quitan dinero a feligreses y a la santa Iglesia Católica. Sectas muy conocidas como los Testigos de Jehová, Evangelistas, Satanístas, Masones, Adventistas y un varios “istas” que nos es redundante nombrar. “Estos forros se llenan de oro y no donan nada al Vaticano” nos dice el Lic. Gori no pudiendo ocultar su indignación mientras golpea fuertemente con su puño la mesa.

Pero nadie habla de aquellas sectas que pocos conocen. Sectas que están ocultas a la simple vista y que atentan contra nuestra integridad. Están ahí, a la vuelta de la esquina, en el colegio de los chicos, en los conciertos, en la calle, el supermercado… ¡en todos lados! Se camuflan para que no nos demos cuenta y nos harán caer de lleno en una lista vergonzosa de pecados que cuando dejemos este mundo vamos a tener que explicarle a Jesús que no fue nuestra culpa.

Sectas Juveniles Rock

Son tal vez las más fáciles de identificar, ya que sus miembros insisten en vestirse de una manera grotesca y realizar actividades poco saludables como tomar mucho Alcohol (Escabio, Chupi, Porrón, Pritiau, Písto…como a ellos les gusta llamarlo) fumar muchas drogas (Porro, Paco, Pucho y otras cosas con la letra P que nos da vergüenza escribir) y escuchar música que no es aprobada por el Papa (Metal pesado rockero, dub-step, flamenco, black metal, death metal, electro cumbia flogger/core, metal argento etc etc etc…).

Estas sectas juveniles se auto denominan “Tribu Urbana” pero son en realidad adoradores del Macho Cabrio Pentagramál. Suelen reunirse a la noche en cementerios y bosques a comer huesos humanos, matar gallinas y fornicar ateamente entre ellos mientras escuchan música demoniaca como la anteriormente nombrada.

Ejemplo de Sectario Rock comiendo su plato preferido, Fémur de Católico.

Sectas Extranjeras

¡Cuidado! ¡Estas son muy difíciles de identificar y pasaron por desapercibidas muchos años! Con el crisol de razas que hay en el País, nos parece normal, por ejemplo, entrar a un supermercado y que todos los empleados sean Chinos o Coreanos, ir a la tintorería y… oh, son Japoneses… ir a comprar verduras y de repente… son Bolivianos, Peruanos…

Pero ir a comprar a los Chinos puede llegar a ser nuestra última acción como Católicos. Esta gente en realidad tiene el objetivo de cargar de energías malignas, demoníacas y muy antiguas los objetos que les llevamos para que reparen o los alimentos que nos dan para consumir. Traen los demonios de sus culturas ancestrales a nuestro hogar y a la noche, a eso de las 03:00am, todos ríen juntos al unísono.

Verdulero Boliviano festejando sus ritos diabólicos.

Sectas Fútbol

Algunos me tomaran por loco, pero es así. El fútbol es una gran cantidad de sectas que compiten entre sí para definir cuál de ellas es más Belcebuadoránte. Generan conflictos entre las personas, diferencias ideológicas, guerras de pandillas, quemas de Iglesias, emiten cánticos macabros, disputas y violencia familiar (todos conocemos la historia de la mujer que asesino a su marido clavándole un alambre en el ojo por no cantar “y dale la T, dale la T” cuando estaba mirando el partido por la tele y luego fue y metió al microondas a su bebe). Además, el fútbol genera riquezas inmensurables de las cuales no se destina ni un solo centavo al Vaticano para colaborar con la Sagrada lucha contra el demonio. Es muy triste.

Rito Sectario en un partido de Huracán.

¡Hermanos míos es nuestro deber frenar los pasos de Luzbél! ¡Denunciemos Supermercados! ¡Plantémonos en las entradas de los estadios a repartir biblias! ¡Entremos en los recitales de Almafuerte a echar agua bendita! ¡Algo hay que hacer! ¡Todos podemos!

Un Abrazo Católico

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?