volver a

Test femenino: ¿Tu novio es un psicópata?

La Dra. Lí nos deja un espectacular test para saber si tu novio es un psicópata, hacelo y contanos.
Avatar del

El Mendolotudo

1/2
Test femenino: ¿Tu novio es un psicópata?

Test femenino: ¿Tu novio es un psicópata?

Test femenino: ¿Tu novio es un psicópata?

Test femenino: ¿Tu novio es un psicópata?

Hola mendolotuda, éste es un test para vos. Para vos que andás toda acongojada y pachucha, haciendo dieta y gimnasia, siendo lo más gauchita que te da el cuero, dejándolo que salga con sus amigos todos los viernes sin echarle en cara que el sábado no sirve ni para repuesto de tonto, por la resaca y el dolor de panza; intentando ser la novia ideal y preguntándote por qué mierda después de tanto esfuerzo te seguís sintiendo en falta, sintiendo que no merecés a un tipo tan copado con tantos amigos que lo adoran, que sos un paquete de yerba en la cama, que siempre estás más gorda/fofa/celulitosa/idiota/malvestida/pocaonda/celosa/plana de lo que él quisiera.

Pues bien, querida amiga, debo decirte que es porque estás con un psicópata de manual. Y sí, la culpa en parte es de una, porque acepta semejante estado de sumisión; pero es cierto que el psicópata es lo más envolvente que existe, y habilísimo para la maldad. La relación comienza siendo un paraíso perfecto, nunca te hicieron sentir tan bien, jamás te sentiste tan hermosa, tan amada, tan deseada. Pero lo que es tan perfecto suele no serlo, aunque de eso nos damos cuenta tarde, cuando ya estamos hasta el moño, hasta la manija de amor por el perverso manipulador. Esto corre también para los hombres, por supuesto, ya que la psicopatía no es una cuestión de género.

Recuerden que estos signos suelen comenzar a los tres meses de esa maravillosa experiencia que fue conocerlo. Si contestás a más de 5 situaciones que sí, malas noticias. O buenas: avivate y dejalo fluir con el torrente de bosta que es. Que se vaya a pelotudear a otra. Aquí van:

1- Te señala cosas como “estás más gorda vos, ¿no?”, “¿ese pantalón se achicó?”, “¿El olor a pata es tuyo?”, “No me había dado cuenta qué grandes tenés las orejas”, “Las faldas no te quedan bien”, “No te pintés como una puerta, por favor”, “tenés manos de mecánico”.

2- Cada vez te lleva a lugares más baratos o bien comienza a quejarse de la falta de plata (aunque paguen a medias), además los regalos son cada vez más a destiempo y más pedorros.

3- En la cama pueden haber dos situaciones. O te critica todo lo que hacés, o bien te empieza a pedir cosas que sabe que no te gustan, y ante la negativa se muestra cada vez menos dispuesto y más aburrido. Ante la aceptación, los pedidos son cada vez más extraños y humillantes. En casos extremos te puede pedir un trío, bien diciendo que es la fantasía que algún día va a concretar, o bien pidiéndolo sin pelos en la lengua. Si ponés carita de duda, ahí nomás saca el tema de tu amiga la rica o de su amiga la sin tabúes.

4- Es DEMASIADO atento y simpático con tus amigas. No, no es ser malpensada. El psicópata te va a decir “bah, entre que soy simpático con tus amigas” pero hay maneras y maneras. Hay miradas y miradas, sonrisa de simpatía o sonrisa de ganador, amabilidad de amigo y amabilidad de macho calentón. La que lo ha pasado alguna vez lo entenderá, la que no, pensará que una está del moño. No importa. Hasta intentará relojearle el culo si se da la oportunidad, con menos sutileza que una estampida de elefantes, y es que él lo hace a propósito, para hacerte sentir insegura. Si te hiciste la boluda lo suficiente, no se quedará satisfecho y directamente te dirá “qué linda es tu amiga”. O puede ser más indirecto, y cada vez que van a algún lado te pregunta si ella va a estar. “Sí, ¿por?” “Por nada, pregunto nomás”.

5- Al principio le dabas un tomate partido al medio y le encantaba. Ahora nada le gusta del todo. Siempre te faltó un poco, parece que no te esmeraras lo suficiente.

6- Cuando están solos, el tipo es un aburrido total. Mientras vos le contás algo se cuelga, te interrumpe con cualquier tontera, por ejemplo:

-…entonces mi vieja lo dejó afuera a mi papá con el cenicero clavado en…

-¿Viste qué copada la nueva publicidad de Raid?

En cambio, cuando a él le toca contar algo, es de lo bien que lo pasa en todos lados, con todo el mundo. Con todos menos con VOS. Se le iluminan los ojitos cuando habla del resto del universo. Y vos te preguntás qué carajo hace acá tan aburrido y aburriéndote, porque a todo lo que le proponés te dice que no con fastidio. Quiere aburrirte para demostrarte que vos sos aburrida.

7- Cuando le preguntás si estás linda, tarda más de lo razonablemente amable en contestar.

8- Cuando no está señalando un defecto tuyo, realza virtudes en las otras mujeres que SABE que no tenés. Si sos plana su frase preferida es “mirá qué buenas tetas”, si sos gordita “no puedo creer la cinturita que tiene”, si no tenés culo “qué pedazo de orto por favoooor”, si sos morocha “ví una rubia espectacular” y viceversa, si sos medio burra “lo que sabe esta mina”, y otras miles de variantes.

9- En público se divierte contando intimidades vergonzosas tuyas, desde que saliste sin depilarte hasta que cantás horrible, que no ves dos en un burro, que te cuesta seguir los subtítulos de las películas, que se te escapó un petú durante un acto sexual. Su límite va a estar en tu paciencia.

10- Otra en público: mirar con poco disimulo a cuanta mujer pase por el lugar. Sabemos que los ojos están hechos para ver, pero babearse delante de una es una falta total de respeto. Si no lo hacés delante de tu vieja porque es una grasada, ¿no te parece que es peor hacerlo en la cara de tu novia?

11- No le gusta llevarte con sus amigos. Es capaz de ir solo a asados de pareja. Esto es por varios motivos: quiere aparentar soltería por si hay alguna mujer suelta (y de paso dejarte como el culo delante de sus amigos y las novias de sus amigos), no quiere que sientas que sos parte de toda su vida (sólo de la parte aburrida), y además como sos de su propiedad, no quiere que nadie te vea ni hable con vos, y menos que menos que vos veas cómo son los noviazgos normales.

12- Si hacés dieta, se ríe diciendo que la dieta no es mágica y no te va a convertir en Megan Fox. O dice “¿dejaste la dieta?” “No, he bajado 3 kilos” “¿En serio?”

13- Si empezás a estudiar algo, se ríe diciendo que es una pérdida de tiempo y de dinero. O se pone celoso a muerte, de los profesores, de tus compañeros, del chofer que te lleva y del vecino que se toma el bondi a la misma hora que vos.

14- Si empezás a trabajar, se le ocurren mil cosas que podrían hacer juntos justo en tu horario laboral. “Dale, salí un ratito a hablar conmigo”, “Dale, decí que hoy no vas”, “Dale, salí antes si total…”

15- Ante cualquier crueldad que diga, su defensa es “es que soy muy sincero”. Idiota, la gente sincera no ve sólo cosas malas, también marca las cosas buenas. Vos lo que sos es una mierda mucopiosanguinolenta que sólo señala defectos de la manera más ladina e hiriente que puede existir.

Como ven, sé de lo que hablo porque personalmente he vivido la experiencia, aunque gracias a Jebús no llegué a casarme o endeudarme o a procrear con semejante personaje, sino quizá todavía estaría sumida en la depresión y a esta altura quizá le lavaría los calzoncillos palometeados a mano a ver si lo convenzo que soy lo mejor para él.

Pero advertía las señales, las pequeñas señales de desamor, de crueldad, que se le escapaban como se escapan chorritos de agua de una fisura en el muro de contención de un dique de odio. Por supuesto en el momento pensé que era medio boludo y que los nervios lo hacían decir pelotudeces. Después pensé que era inseguridad suya, y que quería taparla despertando la mía. Antes de la separación definitiva o de la sumisión total, está la etapa más horrible que es la de ojo por ojo: ¿Sale con sus amigos y no dice dónde? Yo lo hago también. ¿Se manda mensajes con otras chicas afirmando que son amigas? Pues yo también, aunque después el plomo con el que me mensajeo me rompa las pelotas 5 meses invitándome a salir. ¿Me señala un defecto? Yo le señalo también. Pero claro, como una no es psicópata se siente una basura haciendo semejantes tonteras, y al poco tiempo abandona.

Entonces querida mendolotuda enamorada, ¿lo que sentís es amor o nostalgia por los primeros tres meses de felicidad plena?