volver a

Chacarero busca su media naranja en una huerta

Una noticia conmovedora se dió a conocer en Perdiel, un chacarero, una naranja, el mismo amor...
Avatar del

El Mendolotudo

1/2
Chacarero busca su media naranja en una huerta

Chacarero busca su media naranja en una huerta

Chacarero busca su media naranja en una huerta

Chacarero busca su media naranja en una huerta

>

Se acerca el tremendo día de los enamorados y todos quieren estar junto a su otra mitad. No fue la excepción en el caso de Don Cipriano, un trabajador de la tierra oriundo de Pedriel.

Todo comenzó el día martes 11 de febrero, cuando vecinos comenzaron a notar un comportamiento extraño en el sujeto, quien habría comenzado a robarle naranjas dulces de la finca de Don Lopez.

“Fue muy raro verlo robar, siempre ha sido muy decente, salvo en los días en los que pela la chota en el almuerzo” nos contaba su nuera.

>

“Todo parecía apuntar a que Tito estaría en busca de su media naranja, para no pasar solo el día de San Valentin, encontramos entre sus pertenencias: tres blisters de viagra, cuatro cajas de forros y dermaglós” nos ampliaba Carlos Aranda, jefe de la policía.

Al parecer, el protagonista de esta historia no solo había robado naranjas de su vecino, si no que habría comenzado a invitarlas a salir e intentaba conquistar a cada una de ellas…

Todo comenzó con un intento frustrado de conquistar a quien sería por aquellas épocas la mujer de sus sueños. Era la Jacinta, quienes la conocen decían que se pelaba tres cajones de ajo cada quince minutos, eso fue lo que deslumbró por completo a Cipriano.

 

El primer intento fallido, y con muy poco tacto de Cipriano, lo llevó a una constante búsqueda de técnicas de conquista, y su mejor aliado, fue un libro sobre el amor.

 

Pero la voluntad de Cipriano era más fuerte que el conocimiento, finalmente, logró tras varios años, entender el mensaje descifrando los dibujitos del libro…

 

El libro, sin dudas lo había transformado en el “Hitch de la huerta”…

 

Hasta que la vio… y el amor floreció…

 

Pero como toda historia linda, tuvo que terminar con un triste final…Cipriano tomó coraje y le dijo si le pintaba ir a un lugar más tranquilo, como la naranja no respondió nada, el lo tomó como un claro "SI". Justo en la noche en la que pudo tener intimidad con su amada media naranja, su viejo y arrugado pene funciono cual juguera eléctrica, estrujando y matando a su único amor…

 

Así es como cuando al avecinarse esta fecha, Don Cipriano se hace el choto y le afana una docena de naranjas al vecino, y se las prepara en jugo para el desayuno…

Que pasen un feliz día de los enamorados y ojalá que no terminen como esta media naranja…

FIN.