Los 18 consejos más inútiles para conseguir pareja

Los 18 consejos más inútiles para conseguir pareja

Sara Berlin nos apunta los consejos más bizarros que le dieron o dio alguna vez para conseguir pareja. No garantiza que ninguno funcione, pero supone que no se pierde nada con probar.

Sara Berlin

Hay gente a la que le encanta dar consejos. Suelen ser particularmente incómodos cuando se empeñan en explicarle al asador cómo hacer el asado (o peor… pinchan la carne o corren las brazas cuando el encargado se distrae). También es muy molesto cuando sin ningún tipo de solicitud, te explican cómo educar a tus hijos para que se parezcan más al primo superdotado o a la vecina bien portada. Personalmente aborrezco a los que me dan indicaciones cuando van de copilotos y yo estoy manejando (aunque admito que manejo bastante mal).

En todo caso, en este momento quiero detenerme en los consejos más bizarros que me dieron o dí alguna vez para conseguir pareja. No garantizo que ninguno funcione, pero supongo que no se pierde nada con probar.

Vestirse combinando rojo y rosado. Me lo recomendaron una amigas chilenas cuando tenía 13 años. Nunca lo probé.

Ir a almorzar al buffet de la Facultad de Ingeniería (sobretodo cuando una estudia en Filosofía y Letras) Nos lo dio una profesora en el pre. Sí lo probé y no funcionó.

Ir a clases de algún deporte fundamentalmente masculino. Se me ocurrió a mí. Fui a karate algunos meses. No funcionó.

No acostarse con el saliente en los primeros meses, hasta que se enamore. Lo dicen todas las películas románticas y el autor de “Los hombres son de marte y las mujeres son de venus”. No sé si funciona. No lo he intentado.

Hacerse una cuenta en Tinder. No hace falta explicarlo.

Pedirle a algún cantante famoso que le componga un tema a la persona que te interesa, para enamorarla. Pasó. Ver la canción “Querido Tommy”. La cuestión es que sospecho profundamente que le sirvió más al cantante para ganar plata que al chico para conquistar a la chica.

Pedirle a algún amigo/a que se chamulle a la persona que te interesa por chat para conseguir una salida. Fui la que se chamulló a un compañero de la facultad desde el Facebook de una amiga. Funcionó. Pero mi amiga le contó que había sido yo en el chat y me dio mucha vergüenza. (Que conste, no soy la única del Mendo que lo ha hecho).

En Wikihow hay una nota larguísima sobre cómo pedirle permiso al padre de la chica que te gusta para salir con su hija. En 2020! Nunca escuché que alguien lo hiciera. NUNCA.

Pedirle ayuda a brujas con algo del estilo “amarre de amor” a través de sesión telefónica privada. No sé si funciona, pero he visto muchísima publicidad en redes sociales. Supongo que lo del teléfono es una adaptación al aislamiento y el COVID. En cualquier caso, me da miedo el tema.

En el mismo sentido, revisar compatibilidades en todos los horóscopos para ver si vale la pena volver a salir con alguien. No sé porqué siempre que lo intento con alguno que me gusta los astros me dicen que ni lo intente. Pero siempre lo hago igual. Tal vez debería reconsiderarlo.

Buscar un hijo para salvar una relación. Definitivamente es una pésima idea. No soluciona nada, y lo peor es que condena a un niño a crecer en una familia que no funciona.

Aprender a hacer el repulgue de las empanadas. Mi abuela decía que era necesario para estar listo para casarse. Nunca se le ocurrió mencionar que hacerlo no garantizaba encontrar alguien con quien valiera la pena casarse.

Entrar a la Iglesia donde participe la persona que te interesa. Mejor si es de esas que te impulsan a casarte joven, antes de consumar el amor. Al menos si no te da bola, vas a tener más chances de irte al cielo si te va mal con la pandemia.

Decirles piropos directos a la persona que te gusta, especialmente si trabaja en algún puesto sexy como guardia de seguridad. Son válidos tanto los clásicos “Estás más rica que una milanesa a la napolitana con papas fritas”, hasta confesarse fanática de Harry Potter y pedirle que te muestre la varita. El más directo que escuché nunca fue: Si mi mano tocara ese culo, me la cortaría y la pondría en un cuadro. En este caso en particular no me queda claro porqué tiene que ser alguien de Seguridad. De hecho, creo que si uno está dispuesto a decir este tipo de cosas, sería clave que la otra persona no disponga de un arma para contestar si no le gusta.

Hacerte amiga de la hermana o del hermano del chico que te gusta. Ir todas las tardes después de la escuela a hacer las tareas juntos y mientras hacerle ojitos al hermano mayor. Probé dos veces. Nunca hubo caso.

Entrar a salas de chat del estilo “Latinchat”, especialmente a las categorías “amor y amistad” y empezar a mandar mensajes privados a todos los que tengan nombres llamativos con muchos signos de puntuación. Ah, no. Pará. Ese era para 2003.

Ponerle unas gotitas de sangre menstrual a la bebida del tipo que te gusta. Ojalá sea un café con leche o el cuarto fernet con Coca, para que no se note tanto. En este caso, resulta FUNDAMENTAL que si funciona, el involucrado nunca se entere de la maniobra.

Escribir notas bizarras para el Mendolotudo. Dicen algunos que al Ingeniero Conep y María Almodóvar les funcionó.

Te puede interesar

¿Querés recibir notificaciones de alertas?