Diferencias entre un “chulo gatero” y un tipo normal

Diferencias entre un “chulo gatero” y un tipo normal

El Dr. Bomur nos deja una detallada nota que diferencia a los hombre comunes y corrientes de los chongos chulos y mujeriegos.

Dr. Bomur

Hay muchas diferencias que marcan a la gente. Diferencias de estilos, de pensamientos, de onda, de ideología, de gustos, de cultura, profesión y oficio. Pero hay un patrón común que unifica a cualquier especímen masculino, sea de la edad, condición social o trabajo, y es la adicción por las mujeres. El adicto al sexo femenino es un gato, un lobo, un zorro, un cazador diurno y nocturno entrenado sagazmente para el levante, la seducción y el flirteo.

Ese personaje suele ser un tanto desagradable, y muchas veces nefasto. Es odiado por muchas mujeres (despechadas) y envidiado insanamente por varios muchachos, que aborrecen su actitud, pero que les encantaría levantar el 10% de lo que levantan estos tipos.

Pululan por doquier, con el tiempo crece su expertis, se vuelven más letales y solitarios.

Esta nota es para vos mujer, seducida y abandonada, que caíste en su trampa, para que jamás los vuelvas a padecer o para vos, chiquita virgen de vida, para que si te los cruces, huyas despavoridas de sus exquisitas garras… he aquí las diferencias entre un tipo corriente, común, uno más del montón y el típico chulo gatero:

Te puede interesar

¿Querés recibir notificaciones de alertas?