Dos mujeres fuera de época

Dos mujeres fuera de época

Una lectora nos cuenta un poco sobre Clara y Emma: Dos mujeres fuera de época.

Mendoza Escribe

Madame Bovary

Joven francesa, Emma Bovary, Roualt de soltera, es uno de los personajes creado por Gustave Flaubert para protagonizar su novela realista Madame Bovary, publicada por primera vez en 1857.

Emma Bovary, es la segunda esposa del médico Charles Bovary, criada en el campo pero con grandes aspiraciones, pronto se verá angustiada por el estilo de vida alejado de todo romanticismo que su marido le provee. Embarazada Emma, la pareja viaja hasta Yonville donde la joven conoce a León, el ayudante de farmacia, de quien se siente irremediablemente atraída; pero de quien se aleja hasta que vuelve a caer presa de la languidez y la depresión. Más tarde conocerá al señor Boulanger, quien se convierte en su amante y la lleva por una vida de gastos hasta que la abandona, provocando de nuevo su recaída.

Emma se encuentra de nuevo con León y retoma su relación, gastando más de lo que puede en su amante. Volverá a ser abandonada y, sin poder aceptar tanto rechazo, decide suicidarse.

Toda la vida de Emma es una continua búsqueda del ideal romántico, tanto en la vida cotidiana, como en el amor e incluso en la muerte, pero no logra alcanzarlo de ninguna manera, sufriendo por sus propias fantasías y deseos inalcanzables.

La historia de Madame Bovary ha sido adaptada en numerosas ocasiones al cine, destacando en el papel de Emma actrices como Isabele Huppert, Francesca Annis o Jennifer Jones

La Gran Aldea

Publicada en 1884 La gran aldea representa el intento de su autor (nieto de Vicente López y Planes e hijo de Vicente Fidel López) de exponer y sintetizar el proceso de transformación sufrido por Buenos Aires y sus habitantes durante los treinta años transcurridos desde la caída de Juan Manuel de Rosas.

La novela fue escrita bajo la forma de folletín y en la misma mesa de trabajo en la que preparaba sus artículos de polémica política, lo cual explica algunas fallas de estilo propias del apuro.

La gran aldea es una novela “clave” dentro del aspecto histórico, en ella algunos personajes de la política argentina aún bajo otros nombres resultan reconocibles: Don Buenaventura es Bartolomé Mitre; Bonifacio de las Vueltas, Bernardo de Irigoyen; don Benito, Juan Carlos Gómez (el periodista oriental de vieja filiación liberal que se enfrentara con Mitre con motivo de la guerra al Paraguay),

La trama es romántica y la intención edificante siguiendo la moda de la época, donde la maldad, sea unida a la fealdad rechazante o a la belleza seductora, son finalmente castigadas. El valor de esta obra reside en el fresco costumbrista que dibuja destacando ciertos aspectos de la sociedad porteña que hoy subsisten para el ojo observador.

Es en este escenario donde el autor crea a Clara, una joven adinerada, que busca acomodarse con una buena familia. Es el personaje que se roba todas las miradas. Casada con un reciente viudo, busca en los brazos de su sobrino el amor que nunca llega a conseguir.

Ambas mujeres, han sido emblemáticas en lo que respecta a la forma femenina en que estas miraban el mundo. Destinadas a obtener un final trágico y doloroso, dejando a sus maridos sumidos en la más triste y patética vida, llena de dolor y sufrimientos. Estas mujeres buscaron en los hombres la única salida, rápida, para alcanzar los codiciados sueños. Los cuales quedaron anclados en ese camino cargado de espinas punzantes.

Escrito por La Bibliotecaria

Te puede interesar

¿Querés recibir notificaciones de alertas?