Cómo ser una auténtica pareja tóxica

Cómo ser una auténtica pareja tóxica

Sofi, blogger dueña de “unblogchino” y fanática de El Mendolotudo nos deja una nota justa dedicada a nuestras lectoras.

Mendoza Escribe

Por si te das cuenta de que sos una flaca normal, que no jode y sentís que te falta ese “algo” especial, que se necesita para encajar en el modelo de la “argentina promedio” que tanto repudiamos, pero que tanta falta hace para sostener la vida democrática de un país (?)

Seas una chica hetero de la ciudad, una chica bi del interior profundo o una mujer les del conurbano, estos consejos te van a ayudar a ser una rompe bolas de ley y a reventarle un poquito la mente a tu pareja.

Decile que estás gorda/fea.

Tu pareja/amante te ama o al menos de te desea físicamente y te ve linda. Si querés joder, demostrale que sos una gorda de Cuestión de Peso, tenés celulitis etapa 4 (inoperable) y te estás quedando pelada (esa garpa porque le sumás el tema del stress).

A frases como “¡qué linda que estás hoy!” Debés responder “ay, callate, estoy hecha mierda, ¡no ves esto de acá!” y acto seguido te agarras una lonja abdominal en señal de que ahí se depositan las facturitas que te robás de la oficina. Eso rompe las pelotas.

Escala hincha pelotas: 7.5

Dudá de su amor.

Seis años de pareja, convivencia, o recién se conocen y tu personita especial te trata como una reina. Nunca un grito, nunca una mala cara, siempre todo con cariño y paciencia. Regalos, salidas, mimos, se banca a tu vieja y juega a la casita con tu hermanita de 6 años.

Si le querés romper bien las pelotas, un domingo (si está nublado mejor) sentate y preguntale, “de corazón, honestamente…. ¿Vos realmente me amás a mí? ¿Es AMOR lo que sentís?”. Si te contesta que sí, contradecilo/a, decile que vos crees que no. Así varias veces.

Después pedís perdón y decís que justo te estaba por venir.

Escala hincha pelotas: 9.8

Comparáte con su ex.

Su relación anterior fue una tortura, terminó peor que mal o todo lo contrario, fue una gran persona que marcó su vida, pero forma parte del pasado. De manera tal que retrotraer a tu pareja a esa circunstancia le genera gran incomodidad.

Como vos querés convertirte en ese arquetipo de mina densa/histérica/jodida, un día, antes de que se vaya a laburar, abrís la boca y le decís “te dejé un sándwich de milanesa en el tupper para que te lleves a la ofi… No serán tan buenos como los de (inserte nombre de ex aquí) pero bueno, hice lo que pude”.

Lo más probable es que te conteste que nada que ver, que la otra persona no cocinaba o que lo tuyo es mejor, o que no hablen de ese tema porque no suma, y muchas más.

Si querés joder en serio, discutile todo y remata con un “pero mejor no hablemos más porque te tenés que ir”.

Escala hincha pelotas: 7.9

Intentá cambiarlo/a.

Cuando se conocieron fue amor a primera vista. Tu pareja practicaba deportes extremos y se sustentaba trabajando en una fotocopiadora de alguna facultad, su espíritu libre y aventurero te conquistó enseguida. En la segunda cita le dijiste “nunca cambies” y le iluminaste la existencia.

Bueno, eso ahora, pasátelo por el culo.

Esperá al tercer o cuarto mes, y planteale que “no te da lo que necesitás” que querés algo “más estable”.

Proponele que tire CV en el Banco Provincia que “siempre necesitan gente” y que deje de hacer (wakeboard/longboard, lo que sea que termine en “board”) porque “no quiero tener un disgusto y terminar reconociéndote en la morgue, es muy peligroso eso que hacés”.

Si la persona fuera lo contrario, más bien seria y responsable, hacé a la inversa “esto me asfixia, necesito libertad, sos muy estructurado/a.”

Escala hincha pelotas: 8.1

Cambiá de opinión entre 6 y 9 veces por semana.

Tu pareja/amante/cónyuge es estable, tiene mambos, pero en general es estable. Si querés ser la “mina promedio” tenés que ser todo lo contrario.

Un día cualquiera proponele ir de vacaciones a un lugar que esté, mínimo, a 700km de distancia. Rompe mucho los huevos para que te diga que sí. Una vez que planificaron el viaje y juntaron la plata, decile que ese lugar es una cagada, minutos antes de hacer la reserva.

Con esto no sólo te recibís de densa sino también de hija de put#. Estás a un peldaño de convertirte en la mujer lacra que ocupa el imaginario social. No te rindas ahora!

Escala hincha pelotas: 10

Quejáte porque te dejó.

Hinchaste las pelotas, jodiste todo lo que pudiste, incluso tu pareja habló con sus amigos y les dejó claro que sos un soret3.  Todo esto llevó a que tu pareja ahora quiera ser tu ex. Optó por su salud mental y se fue de tu lado harto de que le arruines la vida.

Cuando te plantee esto, llorá, pataleá, prometé cambiar, pedí perdón, amenazá con quitarte la vida, lo que sea, todo sirve. Pero sabé que no va a cambiar la situación. Por eso, cuando esté con el bolso en la mano, esperando el ascensor para irse definitivamente, con la peor cara de energúmena tirale un “la verdad no sé qué buscás con todo esto, nunca entendí que querés de mí”.

Acá puede que pasen dos cosas, o la otra persona te saca la ficha y se va, o se engancha con vos y vuelve al depto a seguir discutiendo. Como sea, te graduaste de la universidad de la conchud@.

Escala hincha pelotas: número pi.

Esperamos que estos consejos te sirvan para, ahora sí, formar parte del arquetipo de mina basura que impregna el imaginario colectivo de la Argentina.

Si te identificás con alguna de las cosas planteadas arriba, comenzá una terapia lo más pronto posible, o tratá de encontrar tu medio Rivotril (porque “naranja” ya no se usa), que sea funcional a tu delirio.

Escrito por Sofi de unblochino

¿Querés recibir notificaciones de alertas?