20 Segundos síntomas que reflejan que ya no estás tan pendejo

Te dejamos con 20 síntomas más que te demuestran que ya no sos un pendex

dr bomur

[MISSING]binding.image.description

Ayer les escribíamos sobre los "20 primeros síntomas que reflejaban que ya no eras tan pendejo". Hoy, ya pasados y superados aquellos veinte, les traemos otros veinte nuevos. Otros veinte que le siguen a aquellos fatídicos síntomas, otros veinte que vienen en conjunto para hacerte acordar y demostrarte que la vida pasa, que los años pasan, y que vos también pasas. Y no es una o dos cositas las que vienen a mortificarte la vida, sino son muchas.

Si llegas a cumplir con estos cuarenta síntomas te recomendamos relajarte, tomarte un complejo vitamínico, aflojarle al viagra y sacarte el carnet del Pami, porque estas viejo y choto. Y si te sentís muy muy viejo, recorda que, como una vez te contamos por ACA, en algún momento de tu vida te vas a poder vengar de los jovencitos. Vamos con los segundos 20 síntomas de una vez por todas que me cagué el pañal de nuevo:

21- Cuando empezás a encontrar motivos para no ir a bailar. Ahora te molesta el amontonamiento, el olor a pucho, que te pisen y que te manchen con fernet. Cuando años atrás te hacinabas con los vagos en el antro más pequeño posible para tocar colas y refregarte contra alguna gamba, fumabas como guanaco wiskero, volvías con las llantas a la miseria y empapado en speed. Y eras feliz y reincidente…

22- Cuando vos, que eras el Iron Man de la noche, te has visto sorprendido por esas cabeceadas que te has pegado incluso un día jueves… eso ira intolerable para un bucanero de tu talla. También te empiezan a dar bostezos en las previas.

23- Cuando ves niños y reís sin motivo estas hasta el moño, antes pasaban completamente desapercibidos. Son señales Bambino, son señales…

24- Cuando empezas a ver casas, calcular el precio de los metros cuadrados, de lotes, de estilos de construcción y de formas de financiamiento… ¡hay olor a casamiento y vejez papa!

25- Cuando no hay McDonalds después del boliche… apuradito al sobre. Ni hablar de esos after de zurditos liberales, ¡puaj que feo!

26- Cuando el poker suplanta a la Play.

27- Cuando te metes la camisa adentro del pantalón (y con un cinturón marrón o negro)

28- Cuando te aprendes el precio del diario y a comprar estratégicamente los días clave.

29- Cuando te levantas de dormir y tardas más tiempo que antes en recomponer la cara de mamarracho.

30- Cuando no da para volver roto un martes, por pudor y porque al otro día trabajas.

31- Cuando en vez de pedir: “che dame carne y costillas señor carnicero”, decís: “hola Carlitos, dame cuadril, palomita, tapa de nalga, sima, vaquero, asado de carnicero, o el peor de todos: lo mismo de siempre” Estas nono habitué.

32- Cuando te compras con tu plata los zapatos.

33- Cuando un amigo te regala un sello con tu nombre.

34- Cuando en la farmacia se aprenden tu nombre, y no precisamente por comprar preservativos todos los días…

35- Cuando te das cuenta que perder palabras y tiempo con una chica una noche para volverte calenchu a tu casa ya no vale la pena. Si no percibís apareo no perdes ni dos segundos.

36- Cuando no usas más el volumen del reproductor al palo.

37- Cuando te sabes el nombre de más de 3 rutas.

38- Cuando un nene te dice “señor”… ni te cuento si te lo dice una pibita de 15 a la que miras con cara de león en celo.

39- Cuando el fulbito de los domingos lo cambiaste por el sillón, los 3D, la coquita y Fantino. Ahora tu ejercicio físico se limita a actividades en inglés como “taebo”, “power box”, “futing”, “espining” y “mariconing”.

40- Cuando dejaste de jugar a los videos como un enfermo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?