volver a

¿Porqué viajar al Sudeste Asiático?

¿Todavía no te has animado a poner un pie en el Sudeste Asiático? Después de estos motivos, no te va a quedar más remedio que viajar.
Avatar del

MDZ Trip

1/2
0

0

2

2

El Sudeste Asiático es una de las regiones más visitadas del mundo por aquellos que tienen el gen viajero insertado en su ADN. Si todavía no te has animado a poner un pie en alguno de sus países (Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Singapur, Tailandia, Timor Oriental y Vietnam), vamos a hacer buena lista de motivos para que viajes. 

Sigue leyendo y descubre 10 motivos para hacer un viaje por el Sudeste Asiático.

1. Encontrarás muchas sorpresas 

Da igual las veces que vayas, el Sudeste Asiático sorprende a cada paso. Con una cultura e historia milenarias, si es tu primera vez en esta parte del mundo, encontrarás algún motivo para aprender cada día y todo te parecerá de lo más exótico. Los templos budistas en Tailandia, Laos, Indonesia o Vietnam, la mezcla de religiones en Malasia o, incluso, las catedrales católicas filipinas te alucinarán. ¡Por no hablar de los templos de Angkor en Camboya o los de Bagan en Myanmar! Igual ocurre con sus paisajes. Cada país del Sudeste Asiático tiene algún rincón que te enamorará. Desde maravillas entre montañas como los campos de té en Cameron Highlands, Malasia, y los arrozales del pequeño pueblo filipino de Batad, en la región de Ifugao, hasta playas paradisíacas de cocoteros que bailan al son de la brisa marina. Algunas de estas playas suelen estar muy concurridas, como la famosa Koh Phi Phi Lee, pero todavía hay muchísimos lugares en esta zona del planeta en los que disfrutar del sol y el mar sin tanta gente a tu alrededor. Puedes probar a perderte en islas de los archipiélagos de Indonesia o Filipinas y sentirte como un náufrago. Podrías pasarte años recorriendo algunas de estas rutas por el Sudeste Asiático y tu aventura seguiría teniendo la chispa del primer día. Estos 11 países ofrecen posibilidades ilimitadas hasta al más viajado.

2. Es el sitio ideal para amantes de la naturaleza

Además de esas playas idílicas que llevas años visualizando, uno de los motivos para hacer un viaje por el Sudeste Asiático es la posibilidad de disfrutar de la naturaleza más salvaje sin dejarse grandes cantidades de dinero. Por ejemplo, en varios lugares de Indonesia (como Bukit Lawang, en Sumatra, o Tanjung Puting, en Borneo) puedes ver de cerca a los orangutanes sin que haya ninguna jaula de por medio. La sensación de verlos en su hábitat te prometemos que es única. Además de caminatas en selvas de millones de años de antigüedad (solo tienes que echar un vistazo a Taman Negara), te gustará contemplar el amanecer desde volcanes activos como el Bromo o el Ijen o recorrer a pie esos campos de arrozales tan característicos de esta parte del mundo. Por otro lado, los adictos al submarinismo disfrutarán como nadie, pues en el Sudeste Asiático se encuentran algunos de los mejores puntos de buceo del planeta. Anota estos nombres: Sipadan, Komodo, Raja Ampat, Tubbataha y Malapascua. 

3. Hermosas urbes

¿Todavía no te hemos convencido con los motivos para hacer un viaje por el Sudeste Asiático que te hemos contado? Quizás es que te falta ese componente urbano que te gusta en una escapada. Sin embargo, no creas que nos hemos olvidado, en el Sudeste Asiático podrás conocer un buen puñado de ciudades que acaparan los listados de las urbes más interesantes del mundo. Por ejemplo, descubrir la mezcla de tradición y arquitectura de vanguardia de Singapur ya es una poderosa razón para buscar un vuelo barato hasta este rincón. ¿Sabías que esta ciudad alberga una piscina de tipo infinity desde la que puedes contemplar toda la ciudad? También podrías ver cómo se iluminan las imponentes Torres Petronas en Kuala Lumpur, explorar el delicioso caos de Bangkok, ahondar en la cultura peranakan en Melaka o Penang, conducir una moto en una de las ciudades con más vehículos de este estilo del mundo, Hanói, o ahondar en el pasado español en Intramuros, Manila. Las posibilidades son verdaderamente ilimitadas. 

4. Moverse es sencillo

Una de las poderosas razones para plantearse un viaje por esta región es la facilidad para moverse hacia cualquier rincón que puedas imaginar. Las conexiones en transporte público suelen ser muy sencillas, especialmente, en Tailandia y Malasia, donde las infraestructuras turísticas están ampliamente desarrolladas. Trenes, buses, tuk tuk, furgonetas, trycicles, mototaxis. En la gran mayoría de los casos no necesitarás acudir a ningún intermediario, podrás dirigirte a las estaciones principales y comprar tu propio billete. Además, el mercado de las aerolíneas de bajo coste en el Sudeste Asiático lleva en ebullición varios años. Por ello, no te será nada difícil encontrar vuelos baratos hacia todos los países que conforman la región. Air Asia , Tiger Airways , Cebu Pacific  o Malindo Air  son solo algunas de las compañías con las que volarás a precios muy económicos.

5. No te sentirás inseguro

Guardando las precauciones básicas que llevarías a cabo en cualquier viaje, nada te pasará en un viaje por el Sudeste Asiático. De hecho, esta es una de las razones más frecuentes por las que los viajeros suelen elegir esta zona del planeta. Los países del Sudeste Asiático son amigables para los extranjeros y, aunque es posible que seas víctima de algún timo, no debes tener miedo de caminar incluso por las grandes ciudades de noche. La mayoría de los hurtos a turistas suelen darse en transportes públicos, cuando los carteristas actúan. Muchos de estos desafortunados eventos suelen ocurrir en transportes nocturnos, cuando se baja la guardia. Así que es necesario estar un poco alerta en este sentido. Por otro lado, los robos o asaltos son menos frecuentes que en Europa o América

6. La relación calidad-precio te volverá loco

Quizás uno de los principales motivos para hacer un viaje por el Sudeste Asiático es la impresionante relación calidad-precio a la hora de buscar alojamientos, comer o hacer cualquier tipo de actividades. El Sudeste Asiático acoge a todo tipo de viajeros: desde mochileros con un presupuesto muy bajo hasta viajeros con más dinero para dedicar a su aventura. Por otro lado, actividades como el buceo son mucho más económicas que en otros lugares del planeta. 

7. Volverás con unos kilos de más

Si eres un amante de probar cosas nuevas, en el Sudeste Asiático te aguardan auténticos manjares. La comida asiática alcanzar su mayor esplendor en estos países, donde cada día podrías probar un plato diferente. La gastronomía tailandesa tiene fama mundial y, aunque el pad thai es su plato más conocido, no dudes en abrir tu paladar a otras delicias como el khao soi o todo tipo de curris. Uno de los paraísos gastronómicos del Sudeste Asiático es también Malasia, en especial la isla de Penang. Debido a la fusión de culturas del país, te encontrarás rodeado de la comida más auténtica de China, India y, por supuesto, Malasia en cuestión de metros. Además, como te contábamos más arriba, ¡a unos precios fabulosos! Por cierto, no tengas miedo de probar los platos de comida callejera, es la mejor manera de experimentar la verdadera comida del Sudeste Asiático y es donde comen la mayoría de los locales. 

8. Es más sencillo comunicarse de lo que imaginabas

Quizás andas un poco indeciso porque tu nivel de inglés no es demasiado bueno, pero no deberías preocuparte demasiado. Aunque en gran parte de los lugares turísticos se habla inglés, verás que es muy sencillo hacerte entender. La mayoría de los habitantes del Sudeste Asiático son muy serviciales y harán lo posible por ayudarte aunque ellos no hablen inglés. Además, te damos dos consejos: intenta llevar apuntadas algunas frases básicas en el idioma local y hazte con una tarjeta SIM para tener acceso a Internet y así poder usar Google Translator. La aplicación te permite hasta reproducir en audio aquello que quieras contarle. 

9. La gente es muy acogedora

Lo que más valoran muchos viajeros que han estado recorriendo el Sudeste Asiático es la amabilidad de la gente. No será raro que en tu travesía te encuentres con muchas personas que te saluden y te sonrían, especialmente, en lugares donde no hay tantos turistas, como Myanmar. No tengas vergüenza, intenta interaccionar con ellos y aprender un poco más de sus costumbres. Una buena manera de hacerlo es a través de plataformas como Couchsurfing, que te permiten conectarte con personas de dichos países que te alojarán de manera gratuita. 

10. Te vas a querer traer todo a casa

¡Alerta para los adictos a las compras! El Sudeste Asiático es un verdadero Edén para el shopping. Además del montón de centros comerciales que encontrarás en cualquiera de las grandes ciudades, casi cada ciudad o pueblo cuenta con un mercadillo en el que hacerse con artesanías, ropa o comida locales. Los más agradables son los mercadillos nocturnos. En Chiang Mai se encuentran los más populares, sobre todo, los que se celebran en fin de semana y que concentran gran parte de los souvenirs más famosos de Tailandia. En Bangkok, los fines de semana, se celebra el gran mercado de Chatuchak. Incluso necesitarás una guía de lo inmenso que es. Tampoco puedes perderte el night market de Luang Prabang, repleto de puestecitos de comida y de artesanías. Si estás buscando gangas tecnológicas, el lugar más conocido es el centro comercial MBK, situado en la capital de Bangkok. Sin embargo, procura mirar bien qué compras, puesto que las falsificaciones están a la orden del día.