volver a

Los 5 motivos para visitar Ushuaia

Todo lo que no te tenes que perder si viajas a la ciudad más austral del país.

Mdz Trip MDZ Trip 2


Se dice que es el lugar donde empieza o termina el mundo, según se mire. Al menos, es uno de los puntos continentales más desolados del hemisferio Austral, a su vez, el menos poblado y concurrido del planeta. Ushuaia podría ser la “capital de la lejanía”. Pero hay una razón fundamental para viajar enormes distancias a este reino del frío: la naturaleza y la belleza se pusieron de acuerdo, y desplegaron algunos de los paisajes fríos y de montaña más bonitos del planeta. Ushuaia, es la ciudad desde donde explorar todo este mundo: parques nacionales, lagos, playas que poco tienen que envidiar, lagos, estancias míticas. Las que siguen son cinco buenas razones para poner rumbo a Ushuaia:

  1. Explorar paisajes únicos

Ushuaia es la mejor puerta de entrada a la Isla Grande de Tierra del Fuego, sobre todo, porque está situada entre sus mejores paisajes. Es el final de la cordillera de los Andes, zona de bosques y glaciares que en muchos casos hasta descienden a nivel del mar. Zona de valles con lagos de origen glaciario como el Fagnano o el Yehuin, paisajes que invitan a recorrerse en coche o excursiones contratadas. Tierra del Fuego es territorio de paisajes húmedos, bosques densos llenos de musgo, turba, o recorridos por ríos con aguas de origen glaciar. Incluso, a pasos de la propia ciudad, Ushuaia, está el Parque Nacional Tierra del Fuego, Y aunque el clima no estará nunca con el sol radiante un largo período de tiempo (el clima es equiparable al de Islandia), los paisajes y un buen abrigo todo lo compensan a la hora de explorar.

2. Descubrir una gran ciudad donde “termina el mundo”.

La mítica ciudad del Fin del Mundo, que seduce sólo con su nombre. En realidad, más que la “ciudad del fin del mundo” es la ciudad más austral del mundo, eslogan con el que gana turistas que llegan a Argentina. Pero Ushuaia es mucho más que un eslogan. Es una ciudad importante, en un entorno paisajístico inmejorable junto al canal Beagle, una vistosa bahía, y las montañas del cordón andino. Ushuaia es un eminente centro turístico, ideal para hacer compras, disfrutar de sus centros de esquí, de sus excursiones por el Beagle (todo un clásico de la ciudad) explorando islas, faros, playas con pingüinos o la mítica estancia Harberton. En Ushuaia se recomienda una estadía de varios días, un buen abrigo, y poner rumbo a la aventura.

3. Acercarse a la historia de los pioneros

En Ushuaia, la historia de los pioneros, se relaciona sobre todo con dos modalidades: los audaces estancieros que se instalaban a explotar tierras en medio de la nada, y los presidiarios, que eran llevados al fin del mundo para cumplir sus condenas en tierras inhóspitas donde trabajar y contribuir al desarrollo de la ciudad. En Ushuaia todo es relativamente “reciente”. Hay un gigantesco presidio convertido en museo, estancias que se pueden visitar para conocer la dura vida de los pioneros, museos dedicados no sólo a la historia de la llegada del hombre europeo, sino también, a la vida de las culturas originarias, hoy con huellas casi inexistentes.

4. Sentirse en el Fin del Mundo

Una razón para viajar a Ushuaia, es también internarse en la atmósfera mítica del “fin del mundo”. En la tierra del viento y el clima inhóspito, en los rincones donde cada día, al menos en algún momento, caen gotas de agua, agua nieve, o nieve. Recorrer territorios donde los árboles son modelados por el viento con forma de bandera, paisajes despojados, bosques fantasmales. El fin del mundo sucede en Argentina, puede que sea mucho más que un misticismo. El mundo parece acabarse en el entorno de Ushuaia, y eso se puede sentir.

5. Tomar contacto con la naturaleza

Sólo el 30% de la isla está cubierta por bosques. En alta montaña el aspecto es el de un desierto frío, en las llanuras onduladas puede haber estepa, turba. Navegando por el Beaglese pueden observar variedad de aves, lobos marinos, pingüineras. En tierra puede haber guanacos, zorros grises, castor americano (una especie foránea). En Tierra del Fuego, la naturaleza puede sorprender con tanta variedad en un clima frío todo el año.