volver a

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

Quizás estemos acostumbrados a verlos, quizás no los hayamos visto en la vida, pero estos 10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo no dejan de sorprender a todo el que los contempla.
1/11
10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

10 paisajes insólitos que parecen de otro mundo

 Basándonos en las recomendaciones de los viajeros de minube, hemos elaborado esta lista con 10 paisajes que podrían formar parte de alguna película de ciencia-ficción.

  • Un paseo en globo por Capadocia, Turquía

Un paisaje impresionante e incluso más increíble si se observa desde un globo . Capadocia destaca por esa formación geológica única, imposible de ver en otros puntos del planeta, fruto de los movimientos geológicos naturales durante millones de años. Forma parte de la península de Anatolia . 


  • La impresionante playa de Esperance, Australia

La playa de Esperance , en el oeste de Australia , es uno de esos paisajes naturales que impresionan desde el primer momento en que se ven. Aguas cristalinas, arena blanca, sin aglomeraciones... Y curiosas formaciones rocosas que parecen emerger del mar. El mismísimo paraíso. 

  • Las Médulas de Carucedo, León

No hace falta viajar a la otra punta del planeta para ver increíbles paisajes rocosos como este. Las Médulas , al oeste de León y casi en la frontera con Orense, fueron en su momento la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio Romano . Abandonada la mina, la vegetación ocupó el lugar y a día de hoy brinda a los viajeros vistas que, literalmente, parecen de otro mundo.

  • Los sorprendentes géiseres de Sol de Mañana, Bolivia

En Potosí, al sur de Bolivia, se encuentra la zona de Sol de Mañana , un lugar característico por su intensa actividad volcánica. Se pueden observar continuas columnas de humo y lava hirviendo, lo que provoca esa sensación de estar en una película de épocas prehistóricas. 

  • La preciosa playa de Railay, Tailandia

Aunque en muchas ocasiones esta península  pueda confundirse con una isla, esto se debe precisamente a la sensación de aislamiento que se tiene en ella. Total ausencia de coches, playas paradisíacas y montañas totalmente verticales que emergen del mar. Una zona perfecta para relajarse, aunque también para escaladores que deseen retar a los altos acantilados. 

  •  Las increíbles terrazas de Yuanyang, China 

Visitar en primavera las terrazas de Yuanyang  es, sin duda, un espectáculo único para los sentidos. Estos arrozales forman la simbiosis perfecta entre la montaña, obra de la Naturaleza, y las terrazas, obra del hombre, creando un paisaje único. Se encuentran a 400 kilómetros de Kunming . 

  • Lago General Carrera, Argentina-Chile

El lago Buenos Aires o General Carrera  se encuentra en la Patagonia , compartido por Argentina y Chile. En las costas del lago se encuentra la llamada Catedral de Mármol, una formación mineral erosionada con peculiares formas. Se puede recorrer en pequeñas embarcaciones. 

  • Los monasterios de Meteora, Grecia

En lo alto de las montañas de Meteora se encuentran estos pintorescos monasterios  construidos y habitados por monjes cristianos ortodoxos desde el siglo XIV hasta ahora. Hay un total de siete y se pueden visitar seis de ellos, cerrando solo uno cada día. Es una experiencia única y que, como en todos estos casos, parece de otro mundo. 

  • La enorme cueva Manjang, Corea del Sur

Este tubo de lava, de 7 kilómetros de recorrido, es uno de los mejores conservados no sólo de Corea del Sur , sino del mundo. Las diferentes galerías dela cueva Manjang  se acompañan de una apropiada iluminación que da esa sensación tan surrealista. 

  • El charco de los Clicos, Lanzarote

Al suroeste de la canaria isla de Lanzarote se encuentra el charco de los Clicos , también llamado el Lago Verde debido al color de sus aguas, fruto de su entorno volcánico. El azul del agua del mar, la playa negra y el lago verde forman un conjunto paisajístico de grandes contrastes, un paisaje que forma parte de España  aunque bien podría parecer de otro planeta.