The Rain: Netflix debuta en Dinamarca con una lluvia sin ideas

El gigante del streaming repite su más previsible y desabrida receta, apostando a un despliegue de adreanalina pasteurizada, sadismo gratuito y personajes centrales sin garra.
Avatar del

Laureano Manson

1/4
"The Rain", la primera serie producida por Netflix en Dinamarca. Una propuesta que replica los peores vicios del gigante del streaming.

"The Rain", la primera serie producida por Netflix en Dinamarca. Una propuesta que replica los peores vicios del gigante del streaming.

The Rain: Netflix debuta en Dinamarca con una lluvia sin ideas

The Rain: Netflix debuta en Dinamarca con una lluvia sin ideas

The Rain: Netflix debuta en Dinamarca con una lluvia sin ideas

The Rain: Netflix debuta en Dinamarca con una lluvia sin ideas

The Rain: Netflix debuta en Dinamarca con una lluvia sin ideas

The Rain: Netflix debuta en Dinamarca con una lluvia sin ideas

Hay que decirlo sin vueltas. En estos últimos tiempos, se postula que mientras el cine industrial del mundo, se encamina cada vez más a atraer a todo tipo de público, para así salir airoso y rentable; las series de televisión se han transformado en el supuesto páramo de la diversidad, con propuestas narrativas y estéticas supuestamente más arriesgadas. Pues no es del todo así. En el caso de Netflix, el gigante del streaming viene repitiendo la misma receta en cualquier lugar del planeta, ya sea en Argentina con la impresentable Edha, o en Dinamarca con The Rain, producto con el que la plataforma aterriza en el país escandinavo, para replicar su ejercicio de pereza creativa, adornado con algunos detalles de diseño.

Para no ahuyentar a ningún espectador que tenga cierto prejuicio con respecto a los morosos tiempos de series y películas danesas, la flamante ficción desata en los diez minutos iniciales de su primer episodio un arsenal de acciones atropelladas, sin privarse del golpe más bajo que pueda guardar bajo su manga.

Adrenalina pasteurizada y sadismo gratuito

Solamente plantearemos aquí el cuadro de arranque de la serie. Una lluvia que cae sobre escandinavia contiene un virus letal, produciendo así la muerte instantánea de miles de personas. Un científico que trabaja para una corporación llamada Apollon, va en búsqueda de su hija adolescente, y la lleva junto a su mujer e hijo más pequeño a un ultra blindado búnker subterráneo. Antes, en plena fuga de la tormenta, la familia ha escuchado segundos previos a un choque en cadena en plena ruta, información de la radio que alerta sobre los peligros de la lluvia. Luego, la joven protagonista sigue las tremendas consecuencias del fenómeno a través de las transmisiones live de sus amigos vía celular. El padre se pone un mameluco protector, observa fijo a su hija Simone, le dice que sólo él puede salvar al mundo, y que ella debe proteger a su hermano menor Rasmus, remarcando que "él es la clave de todo".

Un par de minutos después, alguien golpea las puertas del búnker en el que la familia esta resguardada, y a pesar de TODOS los peligros antes mencionados, los chicos corren a abrir. Allí son testigos de la cruda muerte su madre, cuando ella se inmola para que un hombre desesperado no ingrese en el refugio e infecte a sus hijos. Una pirueta de guión tan sucia como evidente: dejar a los hermanos solos frente al flagelo.

De personajes centrales sin garra y algunas pizcas de condimento cool

Para no caer en el spoiler de una serie, que episodio a episodio se encarga de spoilearse a sí misma, no se adelantarán aquí más detalles. Simplemente, remarcar que The Rain no agrega ningún matiz diferencial a la pila de films y series que han transitado sobre los carriles del relato postapocalíptico. 

Para colmo, tanto su heroína protagonista, como el macho alfa de un grupo al que se suman los hermanos para atravesar, cual postas de videogame, una serie de peripecias en pos de la supervivencia; tienen un carisma que se va desvaneciendo capítulo a capítulo. Los personajes secundarios, cobran en cambio un poco de más entidad, algo que se repite en varias series de Netflix. Sin ir más lejos en la argentina Edha, más allá de su desganado guión, secundarios como el de Sofía Gala Castiglione, logran levantar un poco la temperatura de estos embutidos concebidos para ir directo al freezer.

Cada vez que The Rain necesita respirar un poco, o mejor dicho adornar su falta de planteos estimulantes, apuesta a breves momentos estilo videoclip, con una banda sonora que sigue a rajatabla el setlist de todo soundtrack cool. Un poco de Empire of the sun por aquí, otro de Cigarettes after sex por allá. De fondo, los diseñadores de arte conciben una geografía escandinava en modo post debacle, con una impronta visual tan de manual, como la que hemos visto ya decenas de veces en propuestas de este calibre.

Mucho artificio y poca garra

En el primer episodio, los hermanos refugiados pasan ¡6 años en el búnker! ¿The Rain logra transmitir el clima opresivo que supone una prolongada situación de encierro? NO. En los siete restantes capítulos, los chicos, ya más crecidos (el niño deviene en un adolescente con fisionomía moldeada de gym), junto a otro pequeño grupo de sobrevivientes; atraviesan una codificada gama de desafíos. ¿The Rain logra construir un clima de tensión in crescendo e involucrarnos con sus personajes? NO

Cuando llega el final de la primera temporada de este expediente audiovisual, sacudimos un poco la modorra retiniana, y ya estamos listos para consumir en modo "maratón" otro bocadillo del gigante del streaming. Con nuestra esperanza cada vez más adormecida, solamente esperamos que el próximo platillo tenga un poco más de sabor. 

The Rain / Dinamarca / 2018 / Primera Temporada / 8 episodios / Dirección: Kenneth Kainz y Natasha Arthy / Con: Alba August, Lucas Lynggaard Tønnesen, Mikel Boe Følsgaard, Jessica Dinagge, Sonny Lindberg, Angela Bundalovic.