Lars Von Trier revoluciona Berlín con "Nymphomaniac"

El cineasta danés acaparó la atención en la tercera jornada del 64to. Festival de Cine de Berlín, donde presentó la versión sin cortes de la primera parte de una historia de cinco horas sobre una ninfómana.
Avatar del

MDZ Espectáculos

1/3
Lars Von Trier revoluciona Berlín con "Nymphomaniac"(Marvin)

Lars Von Trier revoluciona Berlín con "Nymphomaniac" | Marvin

Lars Von Trier revoluciona Berlín con "Nymphomaniac"

Lars Von Trier revoluciona Berlín con "Nymphomaniac"

Lars Von Trier revoluciona Berlín con "Nymphomaniac"

Lars Von Trier revoluciona Berlín con "Nymphomaniac"

Sobrepromocionada debido a su extensa duración y a la falsa polémica que él mismo tejió en torno a algunas escenas de sexo explícito en el filme, “Nymphomaniac, volumen I” habla más de las capacidades de Von Trier como publicista, provocador y generador de un enorme marketing en torno a sus obras, que como el gran cineasta que es.

La prueba de ello fue que, tras la proyección, no asistió a la conferencia de prensa y sólo posó para los fotógrafos vistiendo una remera negra con el logo del Festival de Cannes -de donde había sido expulsado en 2011 al declarar que entendía a los nazis- debajo del cual estaban impresas las palabras "persona no grata".

Los que sí asistieron a la conferencia de prensa fueron Uma Thurman, Stacy Martin (quien interpreta a la ninfómana en su juventud y se presta a varias escenas explícitas), Stellan Skarsgard, Christian Slater y Shia LaBeouf, aunque este último se fue enojado a causa de una pregunta sobre sus momentos sexuales.



Protagonizada por Charlotte Gainsbourgh (con quien ya había trabajado en “Anticristo” y “Melancholía”) y la joven Stacy Martin, la película aborda el encuentro casusal entre dos desconocidos: un hombre mayor y solitario (el sueco Stellan Skarsgard) y una mujer a la que encuentra tirada y herida en la calle, y que le revela una profunda pulsión que la obsesiona desde niña: el sexo.

Sus recuerdos van desde inocentes juegos infantiles que le provocaban placer a los 5 años, el mecánico que la desvirgó a pedido de ella a los 15, la competencia con una amiga para ver cuál de ellas se acostaba con más hombres en un tren, la pertenencia a una especie de cofradía de ninfómanas o, incluso, la forma indiferente en que podía destruir a una familia a través de su poder de seducción.

Más allá de la sobrexposición mediática y la atención que generó en el festival, Von Trier no alcanza en este filme la maestría que supo demostrar con sus dos películas anteriores, extiende el relato más de la cuenta y si bien muestra genitales, penetraciones y felatios, no satisface en lo más mínimo las expectativas de aquellos que fueron a ver esta versión completa por sus “censuradas” escenas de sexo explícito.

Ve la rueda de prensa en su totalidad aquí.