La vuelta de Lanata a la TV: entre la estudiantina y el sopor

La séptima temporada de "PPT" aterrizó sin mayores novedades. Un bochornoso segmento de humor, informes que se extendieron más de la cuenta; y un tono crítico a mitad de camino.
Avatar del

Laureano Manson

1/2
La vuelta de Lanata a la TV: entre la estudiantina y el sopor

La vuelta de Lanata a la TV: entre la estudiantina y el sopor

La vuelta de Lanata a la TV: entre la estudiantina y el sopor

La vuelta de Lanata a la TV: entre la estudiantina y el sopor

Aviso importante para evitar bifes innecesarios 

Dado el nivel unidimensional de algunas mentes lectoras, que asocian una crítica al programa de Jorge Lanata como señal de ataque desde una mirada ultra kirchnerista, quiero destacar como autor de esta nota de opinión, que las versiones del peronismo que me han tocado transitar, están entre lo más decepcionante del guión de mi vida. Desde las bananeras presidencias de Carlos Sául Menem, cuya destructora herencia cultural ha quedado grabada a fuego en la idiosincracia argentina, hasta los mandatos del binomio Néstor Kirchner-Cristina Fernández; signados por niveles insuperables de auto bombo, demagogia y cinismo. Al único presidente que respeto en lo que va de mis años, y por el que guardo un afecto a pesar de múltiples objeciones, es Raúl Alfonsín.

Dicho eso, vamos a lo primero, los números

El arranque de la séptima temporada de Periodismo para Todos fue lo más visto de la televisión nacional del domingo, con un promedio de 14.4. No es una mala medición para la televisión abierta actual, pero una marca notablemente inferior a la que Lanata había obtenido en su debut de 2017, cuando alcanzó 17.2. Siguiendo en el universo de las cifras, PPT ostenta la pauta publicitaria más cara para un programa periodístico en Argentina. ¿A cuánto el segundo? $50.000. Un monto que solamente es igualado por un tanque de ficción nacional como 100 días para enamorarse.

La guerra con Marley y un tiro por la culata

Con ánimo de subir la apuesta respecto a la encendida crítica que hizo Jorge Lanata sobre el grado de exposición mediática que Marley hace de su bebé Mirko, el conductor de PPT ingresó al set con un enano al que presentó como su hijo Carlitos, practicando una humorada que salió doblemente fallida. Por un lado, en las redes sociales estallaron críticas de todo tipo y calibre. Por otro, durante la media hora que compitieron en simultáneo, Por el mundo se impuso sobre Periodismo para todos por un margen de entre de 2 y 3 puntos de rating.

Verano del 18: una estudiantina de cuarta que nada tiene que ver con el humor político

Si el año pasado, en el segmento seudo humorístico titulado The House of grieta, referentes del oficialismo y de la oposición quedaban en la situación de convivir en una misma casa. En esta temporada, las luces creativas de los guionistas de PPT no brillaron por su originalidad. Esta vez, las figuras políticas contrincantes, en versión estudiantil, se ven obligados a compartir espacio en la misma escuela. Nuevamente un desfile de máscaras de látex, chistes chapuceros con un código costumbrista y grotesco, se impusieron sobre el filoso sarcasmo con el que debe construirse una situación de humor político.

Bajo esas pelucas y capas de goma, imitadores reprodujeron en modo automatizado y absolutamente unidimensional, a un Macri "niño rico", una María Eugenia "bonachona integradora", un Máximo "bobo-bobo-bobo"; y una Cristina "déspota y puteadora Parrilliana".

Si zapearan un poco por programas políticos de España, Estados Unidos, Francia e Inglaterra; los productores de Periodismo para Todos podrían comprender que estos sketchs que vienen despachando desde hace varias temporadas, atrasan décadas y son francamente impresentables. Si el asunto fuera fugaz, pasaría un poco más desapercibido. Pero no. Lo malo y largo, es doblemente malo. En este sentido, Verano del 18 se extendió durante 12 interminables minutos.

Un filoso monólogo inicial

Jorge Lanata comenzó su habitual monólogo con un compilado de referencias sobre el trepidante ritmo inflacionario que ha experimentado nuestro país en estos 7 años en los que ha estado al aire con su programa. Al referirse al precio de la nafta, dijo que en los inicios de PPT, estaba a $2,80, cuando en realidad estaba a $6. Un desliz ínfimo que su equipo de producción pudo corregir, pero fue apenas un detalle. A nivel de concepto, el conductor hincó el diente en el lugar más indicado: Argentina como un país cuya historia está signada por la deuda, la inflación y el ajuste. En este sentido, interpeló a todos aquellos que tienen cientos de millones de dólares en el exterior, y nos definió como una nación con "gente rara" y poco confiable a la hora de recibir desde un préstamo hasta inversiones internacionales.

El conductor también dio en la tecla exacta al cuestionar al Gobierno por las falsas promesas sobre metas inflacionarias, expectativas que claramente no han sido cumplidas. A la vez que señaló que la crisis está lejos de transitar su recta final, ya que el curso de la devaluación y su impacto en los precios, son los que van a terminar de configurar un cuadro más realista de las cosas.

El abordaje del FMI: entre el desconcierto, el blindaje y la imprecisión

Lanata bordeó uno de los temas más álgidos de estas últimas semanas: nuestro nuevo pedido de salvataje al Fondo Monetario Internacional. "El Fondo tuvo una historia siniestra en la Argentina, no me estoy olvidando de eso. No es que fueron 'Annie, la huerfanita'. Ahora, la pregunta es por qué volvemos a llamarlos. Somos nosotros los que estamos pidiendo", aludió el conductor.

Para ilustrar esta situación, con mucho tino, el equipo de producción estuvo en Serbia e Israel, dos países recientemente atravesados por la acción de este organismo. En el caso de Serbia, Lanata señalo que el FMI hizo un desastre que derivó en un ajuste brutal. Sin embargo, los periodistas enviados al país ubicado en una compleja zona del mapa europeo, captaron con su cámara reacciones sobre la difícil vida de trabajadores ambulantes, pero también la de una pareja de jubilados cuyo ingreso cayó en un 20% por dictamen del gobierno, sin que el matrimonio en cuestión se muestre demasiado perturbado por el ajuste. De hecho, hasta consideraron como necesaria la medida. Una conclusión tibia para un informe que también incluyó una justificación de la flexibilización laboral en aquella lejana región. El balance final sonó algo contradictorio, con respecto a la ultra desalentadora premisa con la que el conductor lo había presentado minutos antes.

En la entrevista vía Skype con Christine Lagarde, directora del FMI, Lanata apenas dio una pequeña señal de incomodidad, cuando recordó el triste historial de la acción de dicho organismo en nuestro país. No mucho más que eso. No hubo retruque ni repregunta. Lagarde pudo desarrollar plácidamente un mensaje supuestamente tranquilizador. En tren de elogios, Lanata señaló a Christine como la primera mujer en acceder a la dirección del Fondo Monetario Internacional, cuando antes Anne Krueger había asumido como titular temporaria en 2004 tras la renuncia de Horst Köhler. Otro datito que la producción no chequeó, y que la propia Lagarde tampoco se encargó de corregir. De todas formas, ese desliz fue apenas otro detalle. Lo importante terminó por diluirse entre vaivenes y dispersiones. PPT no sentó una postura definida sobre uno de los temas que más preocupan en nuestra coyuntura nacional.

Informes que se estiran hasta el sueñazo

El mencionado informe realizado en Serbia e Israel se extendió durante ¡más de media hora! Hasta el espectador más entrenado en permanecer despierto frente a propuestas con ritmos cansinos, puede batir el récord de bostezos que haya conquistado durante una noche de maratón de películas iraníes. Y esto lo digo con conocimiento de causa. Despegué a la galaxia sueños recostado en el sillón, pasada la primera hora de PPT. Me desperté con Agustín Neglia paseando en la pantalla, en un país que no era ni Serbia ni Israel. Terminé de ver el programa en la web esta mañana, y caí en cuenta que con la cantidad de productos audiovisuales de larga duración que he visualizado en mi vida, el fenómeno de sucumbir a la panacea de lo onírico cuando promedia una hora de trascurso del envío de Lanata, se ha transformado en una constante más eficaz que un somnífero.

El horario de inicio, los domingos a las 22 por El Trece y a las 22:30 por El Siete en Mendoza, no parece ser el más oportuno para un programa, que a lo largo de su historia no ha aprendido a sobrellevar con recursos más diversos sus pronunciadas mesetas. De hecho, tanto en los medios como en las charlas de café, los comentarios sobre PPT giran mayormente sobre lo que ofrece durante su primer tramo. Un detalle que la producción del programa político más seguido del país deberá tener en cuenta, ya que desde su mismísimo debut perdió contra las andanzas de Marley por el mundo, y luego sacó una ínfima ventaja sobre la competencia de pasteleros de Bake Off Argentina

De no ajustar clavijas, la semana próxima los muffins y tortas del programa conducido por Paula Chaves, se impondrán claramente sobre los aguisados denunciados por el legendario periodista.

Temas
  • Jorge Lanata
  • PPT