La Justicia abre causa por encubrimiento a Mónica Farro

El fiscal federal de Bahía Blanca que ordenó la prisión preventiva de su novio, el empresario Juan Suris, indicó que se le abrirá una causa a la vedette por "encubrimiento".
Avatar del

NA

La Justicia abre causa por encubrimiento a Mónica Farro(www.infobae.com)

La Justicia abre causa por encubrimiento a Mónica Farro | www.infobae.com

El fiscal federal de Bahía Blanca, Alejandro Cantaro, confirmó hoy que se le abrirá una causa judicial a la vedette Mónica Farro por el encubrimiento de su novio, el empresario Juan Ignacio Suris, procesado como presunto líder de una banda dedicada al narcotráfico.

"Se va a abrir una causa a Farro por encubrimiento", confirmó el fiscal Cantaro, quien considera que la vedette encubrió a Suris puesto que éste vivía en su departamento cuando tenía pedido de captura de la Justicia de Bahía Blanca.

Por otra parte, el fiscal aseguró que Suris, procesado este jueves como líder de la banda de narcotráfico, "irá a juicio cuanto antes", y enfatizó que en la causa "hay cincos jefes policiales de alto rango acusados de encubrirlo".

En ese sentido, Cantaro pidió en las últimas horas que se les impute a esos cinco policías sospechados el haber dado cobertura y resguardo a la banda que lidera Suris.

La presentación fue hecha ante el juez Federal Santiago Martínez, quien ya procesara a Suris.

Asimismo el juez le impuso al empresario una suma por responsabilidad civil de 12 millones de pesos.

Suris fue detenido hace dos semanas a raíz de un pedido de captura que pesaba en su contra y la misma se concretó en momentos en que salía del departamento de Farro, con quien está en pareja desde noviembre del año pasado.

En la causa constan varias horas de escuchas telefónicas, algunas de las cuales comprometen a Suris, y sobre ellas el juez considera que "el lenguaje codificado, encriptado, simulado, y críptico demuestra la clandestinidad de la actividad".

"En suma, las charlas no guardan ningún sentido si no se entienden como un dispositivo convenido para comerciar la droga porque de otro modo no hay manera de explicarlas dado que un pen drive no tiene la capacidad que se indica, que la necesidad de un programa de música para escuchar sugiere el estiramiento de la droga, o que un albañil necesita más o mejor pintura porque la que tiene no pega", interpretó el magistrado.