Jazz Cordillerano: música goleadora de la Selección patalarrastra

Tito Oliva, Gustavo Meli, César Costanza y Esteban Calderón hicieron lo suyo y golearon a la noche en un espectáculo de jazz fusión en la Nave Cultural.
Avatar del

Gabriel Conte

1/4
La banda a pleno, con un Gustavo Meli que hizo lo que sabe hacer y que lo volvió el "mejor batero del mundo".(Gabriel Conte/ MDZ)

La banda a pleno, con un Gustavo Meli que hizo lo que sabe hacer y que lo volvió el "mejor batero del mundo". | Gabriel Conte/ MDZ

Esteban Calderón junto a su bandoneón.(Gabriel Conte/ MDZ)

Esteban Calderón junto a su bandoneón. | Gabriel Conte/ MDZ

César Costanza y Tito Oliva, en acción musical.(Gabriel Conte/ MDZ)

César Costanza y Tito Oliva, en acción musical. | Gabriel Conte/ MDZ

Jazz Cordillerano: música goleadora de la Selección patalarrastra(Gabriel Conte/ MDZ)

Jazz Cordillerano: música goleadora de la Selección patalarrastra | Gabriel Conte/ MDZ

El jazz si no es lúdico no es jazz. Y un verdadero seleccionado musical se presentó en la Nave Cultural el viernes para hacer gol tras gol en un recreo del Mundial de Fútbol en donde la Argentina está ausente a la hora de los balones al arco. Tito Oliva Jazz Cordillerano sonó con la fuerza individual, pero también sinérgica de cada una de las figuras que integran la banda, con dos jugadores sanjuaninos y dos mendocinos en el equipo.

Gustavo Meli en batería, César Costanza en bajo, Esteban Calderón en bandenoeón y el 10 del jazz junto a su piano, Tito Oliva ofrecieron un espectáculo sin fisuras, de alta calidad, apasionado, con el suficiente grado de dispersión relativa que el género propone y con la fuerza que un público conocedor de cada una de las propuestas individuales espera. Fuerza, tranquilidad, expansión de las individualidades, resignificación folclórica y expresión plena, fueron los diversos momentos del concierto que fue aplaudido de pie.

Ya se habían presentado antes en Caléndula, el bar de la Quinta y ahora lo hicieron en la Nave, aunque tal vez el primero sea el mejor lugar en donde escucharlos, trago o plato de por medio, con amigos, en situación de placer.

Para quienes dicen que en Mendoza no hay propuestas, valga el reto: las hay, pero no van. Muchos prefieren no saber la agenda artística que leerla porque, como sabemos, "la culpa es del otro". El poco público que acompañó la propuesta es inversamente proporcional a la calidad del show brindado. Y así como los provincianos nos llenamos la boca cuando caemos a algún bar de New York, New Orleans, Paris o Miami, podríamos hacerlo de manera más cotidiana poniendo en valor esto que lo tiene per se y que es bien llamado como "jazz cuyano".

Podés ver algunos videos caseros de la propuesta y, abajo, ver más de esta propuesta: