El ritual umbanda de Doman y el mito de la culebrilla

Fabián Doman consultó a dos clarividentes para curarse de la afección que sufre. Mitos y realidades de la culebrilla.
Avatar del

MDZ Espectáculos

1/2
El ritual umbanda de Doman y el mito de la culebrilla

El ritual umbanda de Doman y el mito de la culebrilla

El ritual umbanda de Doman y el mito de la culebrilla

El ritual umbanda de Doman y el mito de la culebrilla

Fabián Doman  no está pasando por un buen momento: en estas horas sufre fuertes dolores cervicales y también le diagnosticaron culebrilla.

Además de recurrir a la medicina tradicional, el periodista se sometió a la ayuda de dos clarividentes, quienes le realizaron un ritual de sanación, el cual incluyó rezos y la utilización de tinta china sobre la piel para curarlo.

Unos de los clarividentes le dijo que esta enfermedad sería consecuencia de un "trabajo" que le realizó una mujer. El otro explicó que podría estar relacionada a la envidia de terceros por la fama que adquirió en los últimos tiempos.

¿Es así? ¿La culebrilla se produce por el efecto de brujerías y trabajos paranormales?

Para nada, la ciencia comprobó hace tiempo que el virus que produce la culebrilla es el mismo que causa la varicela. Una vez que se ha tenido varicela, el virus varicela-zóster permanece en los tejidos nerviosos del cuerpo y realmente nunca desaparece. Está inactivo, pero puede reactivarse más adelante. Esto produce lo que popularmente se conoce como culebrilla.

Los médicos no están seguros de cómo o por qué el virus varicela-zóster se reactiva, pero creen que la respuesta del sistema inmunológico al virus se debilita a través de los años, luego de haber tenido varicela en la infancia.

Cuando el virus se reactiva, se propaga a través de los nervios, lo que frecuentemente causa una sensación de ardor o cosquilleo en las áreas afectadas, según explica el portal El Caribe.

La doctora Ana María Rodríguez Tatis, médico estético y cosmiatra de la clínica de estética y belleza “Cutis”, la define como una enfermedad infecciosa, aguda y autolimitada; es decir, que su duración es restringida por las características propias de la enfermedad.

“La culebrilla o herpes zóster aparece de forma repentina, con afección de la piel y nervios cercanos a las lesiones en forma de vesículas pequeñas agrupadas como racimo, con una base muy enrojecida, siguiendo la trayectoria de un nervio”, precisa Rodríguez Tatis.

La experta dijo que la culebrilla afecta sin distinción de raza, con un leve predominio en los hombres, siendo más frecuente en adultos entre los 30 años de edad y ancianos, aunque se han dado casos en niños pequeños, debido a contagio maternofetal.


Cómo tratarla

Lejos de tener que apelar a curanderos, la medicina tradicional tiene respuesta para tratar esta patología.

De hecho, no se requiere de medicamentos porque el cuadro puede desaparecer de forma espontánea, aunque en la mayoría de los casos,  se trata la sintomatología para dar confort al paciente.

Si hay infección se debe paliar con antiséptico, y en determinadas ocasiones, dependiendo del cuadro clínico, la terapéutica recomienda utilizar retrovirales tipo Aciclovir.