El emotivo momento de Lanata: su hija quiere darle el riñón

"Mi hija Lola me dijo 'si fuera más grande, yo te daría el riñón", contó el periodista en la revista Gente.
Avatar del

MDZ Espectáculos

1/2
El emotivo momento de Lanata: su hija quiere darle el riñón(Web)

El emotivo momento de Lanata: su hija quiere darle el riñón | Web

El emotivo momento de Lanata: su hija quiere darle el riñón(Web)

El emotivo momento de Lanata: su hija quiere darle el riñón | Web

El periodista ya bajó 30 kilos y promete cuidar su salud. Jorge Lanata hace radio (Lanata sin filtro, por radio Mitre), prepara su vuelta con Periodismo para Todos, por El Trece, está terminando su libro 10k (sobre la década kirchnerista) y piensa en otro programa más, Destinos, también para la emisora del solcito. Pero no está pasando un buen momento de salud.

>

"Ahora tengo 53, no estoy para boludear. Le di bola a la salud cuando me detectaron diabetes. Tuve épocas mejores y peores. Ahora estoy bien. El cigarrillo lo voy a tener que dejar ahora sí o sí, para trasplantarme. Es difícil, pero no tengo opción. Tendré 10 ó 15 días de abstinencia y pasará. Estoy haciendo los últimos exámenes para el trasplante de riñón”, dijo el conductor de Periodismo para todos.

Y agregó: “A mediados de marzo debería estar en la lista del INCUCAI. No sé ofreció ningún amigo como donante, eso fue un invento de la revista Noticias. No entiendo por qué publicaron eso, me hubieran llamado. Por ahora Sara tampoco, todavía se tiene que hacer exámenes. Está abierto ese tema. La lista no va por orden sino por compatibilidad".

Además destacó la posibilidad de hacer el trasplante en los Estados Unidos con un sistema llamado swap (cada uno va con un donante, se reúnen diez personas y se intercambian. El riñón le da entre 18 y 20 años más de vida normal. Y si mi donante estuviera vivo, va a vivir entre 5 y 10 años más que eso.

Además, Lanata reveló un gesto muy lindo que tuvo su hija menor, de 9 años, para ayudarlo para que su salud mejore: "Lola tiene la misma sangre que yo y el otro día me dijo: 'Si fuera más grande, yo te donaría el riñón'. Qué divina, pobrecita. Pero te imaginás que aunque fuera más grande, yo no aceptaría eso".