Castle Rock: Stephen King y un viaje a su pueblo maldito

Hulu pisa fuerte con la nueva serie basada en los personajes y lugares creados por el maestro del terror. Una historia sencilla sirve para adentrarse en el mundo de fantasmas y asesinos que hizo de King uno de los autores más exitosos del planeta. Referencias por doquier y mucho misterio para los fanáticos y no tan fanáticos del horror.

Francisco Pérez Osán

Stephen King creó un pueblo plagado de fantasmas y muerte.

Stephen King creó un pueblo plagado de fantasmas y muerte.

Con casi 60 novelas y más de 200 historias cortas, el nombre Stephen King es sinónimo de terror. Con perros asesinos, fantasmas que llevan a un hombre normal a la locura o una adolescente con poderes telekinéticos, con sus relatos parece haber tocado todos los temas posibles dentro del género.

Es por eso que la expectativa puesta en Castle Rock era alta. La serie de Hulu prometía contar una historia nueva, pero ambientada en el pueblo en el que muchos de los escritos de King tienen lugar. Esto planteaba una duda: ¿sería Castle Rock un programa sólo para quienes estaban familiarizados con la obra del escritor, o sería para todo el mundo?

La respuesta, con la primera temporada emitida casi en su totalidad, no es fácil. La historia que cuenta -un joven es encontrado en una jaula bajo la prisión de Shawshank (recordada por Sueños de libertad), y un abogado con un pasado confuso se toma el trabajo de defenderlo- es casi una excusa para recordar permanentemente otros trabajos del autor, algo que no hace falta decir que disfrutan más quienes conozcan su obra. "En esa zona fue que los chicos encontraron un cadáver hace tiempo", "todavía se puede ver el agujero de la bala donde el aclaide Norton..." son algunas de las frases que hacen referencia a novelas o cuentos de King, y las menciones a Cujo también son numerosas. Además, los productores se tomaron el trabajo de esconder los suficientes easter eggs como para mantener a todos ocupados buscándolos.

Quienes no hayan visto o leído todo lo relacionado con King también pueden disfrutar de la serie, aunque no conocer absolutamente nada del autor puede perjudicar bastante la experiencia. El problema principal es que la historia en sí no resulta lo suficientemente atrapante desde un primer momento. Recién en el capítulo siete se pueden ver destellos del mejor trabajo de King. Al misterioso prisionero enjaulado -que es conocido como "el chico", ya que nadie sabe su nombre- se le une un misterioso sonido que parece estar relacionado con toda la desgracia que aqueja a Castle Rock, asesinatos varios y personajes siniestros que entran y salen sin un aparente plan.

Perros endemoniados, un sello de King.

De todas maneras, es difícil perder el interés en lo que está pasando. King es uno de los productores ejecutivos, y su mano para manejar la tensión está presente a lo largo de los capítulos. Además, está acompañado en su rol por J.J. Abrams, por lo que la calidad de la serie estaba asegurada desde un primer momento.

Las actuaciones son exactamente lo que la serie necesita: André Holland le pone la tónica perfecta al personaje principal, Henry Matthew Deaver, un abogado desconfiado que todos en Castle Rock desprecian. Melanie Lynskey, en tanto, tiene el deber de ponerle un toque de humor a la serie, y en gran parte lo consigue. Su personaje, Molly Strand, es además un personaje clásico de las historias de King. El punto alto, sin embargo, es "el chico", encarnado por Bill Skarsgård. La conexión de este actor con los trabajo de King es doble: fue el payaso en la aclamada remake de IT.

Quizás la primera temporada de Castle Rock no dé de lleno en el blanco, pero es una de las producciones más atrapantes del año, y las posibilidades que tiene a futuro son, como la obra de King, inagotables.

Temas
  • Mundo series
  • series
  • espectaculos
  • stephen king
  • castle rock
  • hulu