Bandersnatch: el capítulo interactivo de Black Mirror para odiar o amar

El ambicioso regreso de Black mirror a la pantalla de Netflix tiene características técnicas únicas, pero eso no lo salvó de que muchos lo "mataran" en las redes sociales. ¿Vale la pena verlo, o la capacidad para elegir diferentes caminos para el personaje es solo un artificio que no suma nada?

Francisco Pérez Osán

Bandersnatch: el capítulo interactivo de Black Mirror para odiar o amar

Bandersnatch: el capítulo interactivo de Black Mirror para odiar o amar

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. 
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza 
de polvo y tiempo y sueño y agonía?

Borges - Ajedrez

El regreso de Black mirror a Netflix fue mucho más impactante de lo que todos se esperaban. La película interactiva Bandersnatch puede no ser ni tan compleja ni tan novedosa como muchos piensan, pero ciertamente es el experimento de este tipo que más masividad y repercusión alcanzó. Fuera de la parte técnica, la película es un homenaje a la primera época de los videojuegos que se queda un poco corta en historia, pero que igual entretiene.

Qué es Bandersnatch

En una película interactiva es el espectador quien decide la suerte del personaje principal. Esto se consigue cuando, en determinadas escenas, se presentan opciones, por ejemplo, qué música escuchar, o qué camino tomar en una encrucijada. Es bastante similar a los libros Elige tu propia aventura que cualquier persona de más de 25 años conoce perfectamente, sólo que actuado.

El sistema en sí ya fue utilizado numerosas veces en diferentes producciones audiovisuales. Inclusive dentro de Netflix hay algunas series infantiles que cuentan con ese formato. Las series para niños El Gato con Botas y Buddy Thunderstruck permitían a los pequeños decidir entre un camino y otro, aunque las consecuencias de la elección no eran tan dramáticas como en Black mirror.

La complejidad para reproducir Bandersnatch es tal que no todos los dispositivos lo pueden hacer. Por ejemplo, los celulares más viejos o los televisores que utilizan el Chromecast de Google no sirven para ver la película. En las computadoras y tablets se ve sin problemas.

Lo bueno y lo malo de Bandersnatch

Atención, en esta sección hay spoilers.

La historia de Bandersnatch no es muy diferente a algunas otras que ya aparecieron en la serie inglesa. Es el año 1984. Un joven programador busca adaptar una novela fantástica a un videojuego. Poco a poco se ve envuelto en una mezcla extraña entre el mundo real y el virtual, llevándolo a cuestionarse su propia realidad.

La parte técnica es la que más sobresale. Además de la producción de calidad altísima a la que nos tiene acostumbrados Black mirror, en la película se le agrega la posibilidad de elegir diferentes caminos para el protagonista. Esto es, como “la internet (el conjunto de críticos más o menos profesionales que se ven replicados en las redes sociales)” se ha cansado de repetir, nada más que un artificio, que no sumaría nada de no ser porque el propio personaje comienza a darse cuenta de la intromisión externa sobre su voluntad, y la toma de decisiones comienza a ser parte también de la historia.

A diferencia de otros capítulos de Black mirror, Bandersnatch logra superar -por poco- la fascinación por el artificio, y consigue avanzar en la historia hasta crear la suficiente tensión como atrapar al espectador. Pero, por la propia complejidad de producir un producto de características tan particulares, se queda corta. La trama es demasiado fragmentaria y termina perdiendo el foco. De los cinco finales diferentes -sin contar el final secreto-, sólo uno parece realmente terminar con la historia. El humor está bastante presente en algunas “líneas temporales”, por lo que no sería raro que dentro de la historia, cuando hablan de un videojuego “terminado a las apuradas”, también se refieran al capítulo.

También se ve que, con o sin opciones para el espectador, Black mirror no se aguanta y tiene que meter alguna lección moralizante o de corte universitario. En este caso sería “no existe el libre albedrío”, un tema infinitamente mejor tratado en otras obras, como, por ejemplo, en el poema de Borges de donde se extrae la cita que encabeza este artículo. Otro trasfondo semi filosófico es que a través de las decisiones que el espectador toma, se transforma en culpable de las consecuencias de las acciones del protagonista, algo que no termina de suceder. Uno de los vicios de la serie es que a veces cae en la necesidad de shockear, algo que hace en por lo menos dos de los finales de Bandersnatch.

Fiel a su estilo, el creador de Black mirror, Charlie Brooker llenó el capítulo con referencias a otras historias y guiños a los fanáticos. Por ejemplo, vuelve a aparecer el hospital San Junipero, que ya vimos en Black Museum, y nos enteramos que el peor capítulo de toda la serie, Metalhead, fue adaptado a un videojuego. También hay guiños no muy disimulados a los libros de Lewis Carrol, después de todo, el inglés es el creador original del Bandersnatch, un monstruo que aparece en Alicia en el país de las maravillas.

Luego del estreno del capítulo especial, surgió una curiosa polémica: ¿es Bandersnatch realmente una película o es un videojuego? No es una cuestión fácil de resolver. Los videojuegos que se basan en la toma de decisiones existen desde hace años, y la mayoría son bastante más complejos que el capítulo de Black mirror. Desde ese punto de vista, Bandersnatch sólo sería una aventura gráfica bien actuada y con mucho valor de producción, pero nada más.

Uno de los guiños a la obra de Carroll.

Película o videojuego, es imposible dejar de ver la fuerte apuesta que fue Bandersnatch tanto para Netflix como para Black mirror. La ya mencionada complejidad para realizar estas “películas interactivas” hace suponer que no se transformarán en una moda arrasadora. De todas maneras, es muy bueno ver que todavía hay quienes se esfuerzan por presentar algo diferente, a pesar de que todo se reduzca, por ahora, a hacer click en una de dos opciones cada 10 minutos.

El diagrama con todas las opciones de Bandershatch

Temas
  • mundo series
  • bandersnatch
  • netflix
  • black mirror
  • película interactiva