Una mujer conquistó su sueño y hoy es mecánica de motos

Una mujer conquistó su sueño y hoy es mecánica de motos

La historia de una mujer que cuando niña soñaba tener su propio ciclomotor. La vida la llevó por otro lado, pero cuando tuvo la oportunidad enfrente, no dudó en aprovecharla. Hoy hace un año y medio que sorprende a los varones y ven una mecánica de motos que "las deja impecables".

Victoria Chales

Victoria Chales

Hay momentos en la vida en los que uno puede (y debe) preguntarse qué es lo que quiere. Viviana Schwarz (46) conoció su pasión por las motos de casualidad, pero le dio curso por perseverante y curiosa. Esta mujer nacida en Entre Ríos, madre de dos, trabajaba como empleada doméstica cuando supo que Guillermo Berducci (59), su actual jefe y maestro en el oficio de la mecánica buscaba ayuda en su taller de Godoy Cruz para tareas de limpieza. Este apasionado de las motos con muchos años de experiencia no encontraba un asistente y Viviana aprovechó esa oportunidad y se propuso. Desde entonces y hace un año y medio se convirtió en mecánica de motos y cada día está más cerca de su sueño de hacer Enduro.

En "No cantes victoria" recibimos a Viviana Schwarz para que nos compartiera su inspiradora historia de vida en la que se animó a entrar a un consabido "mundo de hombres". "Las motos siempre me gustaron, pero las veía desde afuera. Era mi sueño tener una cuando tenía quince años". Viviana cuenta que alguna amiga le prestaba un ciclomotor para dar una vuelta y "siempre le encantaron".

Viviana nació en Basavilbaso (Entre Ríos). Siendo una joven madre se fue a vivir a Buenos Aires. Algunos años más tarde con el nacimiento de su segundo hijo (Ismael) en 2006 desembarcó en Mendoza junto a su marido. Al principio se abocó mayormente a la crianza de su hijo menor y cuando ya estuvo grande volvió a trabajar en casas particulares como empleada doméstica.

El ingreso al mundo de las motos fue algo "inesperado" describió Viviana. "Fui al taller de Guillermo a realizar tareas de limpieza y entré, vi todas las motos y me volví loca. Pregunté si podía entrar a ese mundo y me dijeron que sí. Desde entonces estoy ahí muy felizmente trabajando hace un año y medio".

Una curiosidad en la historia de Viviana es que no maneja motos. Aprendió a andar en "ciclomotor o scooter, pero no en las motos grandes todavía". Ella cuenta que aún está empezando a "moverlas de lugar" aunque asegura que no se trata de "fuerza sino de maña".

Ya más cómoda en el "mundo motoquero" cuenta qué es lo que más la seduce. "Me encanta la adrenalina que te produce una moto. Cuando empecé con el taller y vi la mecánica y cómo se arma una moto y cómo se desarma y que cada cosa cumple una función, supe que lo mío es la mecánica".

Si uno se encuentra por la calle Perito Moreno de Godoy Cruz buscando un taller de motos, puede que al entrar se lleve una sorpresa. Allí no sólo está Guillermo, sino también una mujer "que las deja impecables". "Ahora un poco mejor, pero al principio se asombraban mucho. No es común ver a una mujer en un taller de motos". En la medida que su historia apareció en los medios, la aceptación fue mayor -cuenta Viviana- porque la reconocen y ahí la señalan como "la famosa". La entrerriana reconoce que igual a ella "no le interesa mucho" porque en definitiva "va y cumple con su laburo y hace lo que le gusta".

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?