Las primeras especulaciones sobre cómo seguirán las restricciones

Las primeras especulaciones sobre cómo seguirán las restricciones

El periodista político y analista Paulino Rodrigues habló sobre estos 9 días de cuarentena impuestos por el Gobierno nacional y explicó cuándo entiende él que será el próximo cierre; además se refirió a los gestos que Argentina tuvo respecto de Venezuela e Israel y lo que podrían significar.

Paulino Rodrigues

Paulino Rodrigues

El periodista político y analista Paulino Rodrigues habló sobre el proyecto político del Gobierno nacional, y sobre la oposición, también acerca del acercamiento de China y Rusia a nuestra región; analizó la cuarentena y dijo cuándo sería el próximo cierre, a propósito de los confinamientos intermitentes que se usarían como estrategia sanitaria.

¿Argentina está apostando por un multilateralismo, una alianza con China, o simplemente a distanciarse de EE. UU. para poder negociar la deuda?

Son opciones todas válidas, porque me parece que el Gobierno no sabe por qué lo hace. Acá la hoja de ruta definitiva es el multilateralismo. Luego aparece una importante tensión con Estados Unidos, a partir de una alianza mucho más cercana con China y con Rusia, que además aceleraron los contactos con la región, no sólo con la Argentina. La vacuna fue una excusa extraordinaria para China, dicho sea de paso.

El problema es que después Argentina toma decisiones escindidas de la idea del multilateralismo, cuando se retira del Grupo Lima, cuando saca su denuncia sobre la violación flagrante de los Derechos Humanos en Venezuela y cuando termina acompañando votos como el de Bolivia, Cuba, Venezuela, en reprimenda a Israel, cosa que la termina poniendo enfrente de los Estados Unidos en el conflicto con Hamas, que tiene una lejanía enorme con Argentina. Mientras tanto, Argentina intenta pergeñar estructuras con Israel para fabricar la vacuna en el futuro. Así que me da la impresión de que el Gobierno argentino está haciendo lo que puede con lo que tiene. 

¿Cómo está la oposición?

Si vos le sacás el antikirchnerismo a la oposición te queda un conjunto de personas que creen que los problemas de Argentina se resuelven si el kirchnerismo no gobierna. 

Pero pongámoslo al revés, ¿cuál era el proyecto del FdT? Básicamente implicaba que las cosas se arreglaban si Macri dejaba de ser presidente. Pero, ¿cómo se construía ese proyecto a futuro? Porque Massa no es lo mismo que Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández no se sabe qué es, Kicillof no expresa lo mismo que el "Gringo" Schiaretti dentro del peronismo, la CGT no es lo mismo que los movimientos sociales, Yasky y Micheli no son lo mismo que Héctor Daer y Pablo Moyano. Pero todo eso convive. Lo más importante en términos de unificación de criterios para ellos fue oponerse a Macri.

Mientras que lo más importante de la oposición de hoy es oponerse concretamente al kirchnerismo, que además tiene una presencia explícita, rutilante, mayúscula, en un proceso político que algunos intuyeron que podía tener diferencias con la versión kirchnerista de 2011 y 2015, pero que hoy tiene más similitudes que diferencias. 

La política hace mucho tiempo se viene construyendo en oposición a...

A la oposición actual hay algunos conceptos que la unen: la idea de la división de poderes; la idea de una economía competitiva con regulación, pero no con una como la que plantea el kirchnerismo; una mirada más abierta, más mundista e integrada, como lo que se firmó con la Unión Europea y el Mercosur, más de ir al encuentro de lo que fue la organización del G20 aquí en la Argentina, que hoy parece muy lejano. Yo creo que hay algunos conceptos relativamente básicos que no son menores, cierto pragmatismo en alguna construcción también. Por eso son polos que se atraen entre ellos, oposición y oficialismo.

Pero es verdad, después no hay un programa común de gobierno, dejó de haberlo hace muchos años. Décadas. Entonces después tenemos lo que tenemos. El problema es la identidad argentina, qué queremos, hacia dónde vamos, qué queremos ser. Creo que eso no lo debatimos nunca. 

¿Cómo sigue la cuarentena tras el 31 de mayo?

Las restricciones fueron limitadas: sólo el sector formal la cumplió, el informal no, hubo mucho contralor, hubo mucha más gente en la calle de lo que muchos imaginaban, los controles en el transporte fueron escasos, salvo alguna puesta en escena en los accesos. Pero la idea de bajar fuertemente la circulación no se cumplió.

De todos modos, margen para más no hay porque fue tan prolongado lo de 2020 que cuando deberíamos estar confinados 15 o 20 días no tenemos ni los recursos económicos para financiar ni capacidad psíquica para soportarlo.

Dicho esto, el Gobierno volverá a las restricciones de la semana pasada. Pienso que en algún momento volverá a un confinamiento a propósito de los cierres intermitentes. Es probable que ocurra en la semana del 11 o en la del 18, si es que logran adelantar las vacaciones de invierno desde mediados de julio a mediados de junio. Entonces, a partir del 18 de junio y hasta la primera semana de julio, Argentina entra en receso invernal y eso quita presión sobre la presencialidad en las escuelas.

Ahí se podría generar un salvoconducto, pero eso termina con la posibilidad de tener algunas vacaciones de invierno como lo están pidiendo algunos sectores. Así no hay margen, pese a que no hubo un momento en la pandemia tan dramático como este.

En este momento, donde la Argentina debería estar en confinamiento estricto, la falta de oxígeno, la falta de recursos financieros y la mala praxis de 2020 lo impiden. Porque lo que estamos generando es una multiplicación de decesos, porque además de todo eso, las vacunas -que por suerte están llegando- no dejan de ser dosis que llegan a destiempo, fruto de no haberlas comprado cuando correspondía.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?