Una funcionaria reconoció que la educación virtual "no tiene la misma calidad" que la presencial

Una funcionaria reconoció que la educación virtual "no tiene la misma calidad" que la presencial

Llegando a fin de año, es inevitable hacer un balance. Aunque se ha hecho un enorme esfuerzo por darle continuidad a las clases desde la virtualidad, una especialista en educación, explica por qué muchos de los aprendizajes de este año se han perdido para siempre.

Victoria Chales

Victoria Chales

La vuelta a clases presenciales sigue siendo un tema sin resolverse. Aunque de a poco se retoman las actividades en algunas jurisdicciones del país, lo cierto es que ha sido un año muy difícil para toda la comunidad educativa.

Para evaluar los aprendizajes de este 2020 y los distintos planes que se implementaron para favorecer la continuidad, hablamos con Silvina Gvirtz investigadora Conicet, Dra. en Educación y secretaria de Ciencia, Tecnología y Políticas Educativas de la Matanza.

Alrededor del 25% de los alumnos ha recibido clases de manera sincrónica a través de plataformas como Zoom o Google Meet. En donde los chicos estuvieron 3 o 4 horas diarias en contacto con las docentes. Esto quiere decir que cerca del 80% asistieron a clases asincrónicamente usando Whatsapp o Facebook. Esta es la proporción que informan los últimos estudios sobre la vinculación entre los estudiantes y las escuelas, según explicó la investigadora de Conicet.

En la Matanza, uno de los partidos con mayor población de Buenos aires, los establecimientos educativos dependen de la provincia. Sin embargo, enfatizó la funcionaria que "el municipio tiene políticas específicas para colaborar y mejorar la enseñanza y el aprendizaje". En términos de conectividad manejan un porcentaje similar al del total país: un 80% de la población escolar accedía en diferido a las clases por Whatsapp o Facebook, o "cuando van a buscar el bolsón de comida cada quince días, llevan y traen tareas".

Por otra parte, hace 5 años atrás se implementó una política por la cual "se le entrega a cada chico sus libros de matemáticas, de práctica del lenguaje, de Ciencias sociales y Ciencias naturales". En cuanto a las salas de 3, 4 y 5 se les facilitan dos libros de Literatura a cada chico que se lo llevan a la casa para irse formando cada uno su biblioteca personal. Luego en la primaria y hasta tercer año de la secundaria, en la Matanza, se entregan dos libros de Literatura además de los de textos.

Esto nos generó una ventaja con respecto a otras localidades. Una cosa es escribirle a un chico en un mensaje para decirle que resuelva el ejercicio de la página 60 que tener que escribir el problema. Además a los padres les resultó mucho más fácil con esos libros ayudar a sus hijos con las tareas.

 

La funcionaria de la Matanza destacó que esa política que venía implementándose hace años, de otorgar materiales y libros que incluso les ha resultado para combatir el aburrimiento.

Luego del anuncio de Alberto Fernández del fin del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), no parecen hacer mayores impedimentos para una revinculación de los estudiantes con las escuelas. Sin embargo, volvió el fútbol y no las clases. Cuando le consultamos a Silvina Gvirtz sobre el tema, opinó que "al principio aparecían estudios que no daban cuenta de si afectaban o no a la transmisibilidad del virus. Se sabía muy poco".

De hecho entre junio y octubre de 2020 se pasó de 1000 millones de chicos sin clases en todo el mundo a casi la mitad. Por lo que esto "no era un problema exclusivamente argentino". La investigadora en educación relata que Israel fue un país que abrió sus aulas y luego tuvo que retroceder, según indicó un estudio de la Universidad John Hopkins.

Para muchos, se considera el 2020 un año perdido en términos de aprendizajes. Tal como se dijo, muy pocos alumnos han podido sostener un vínculo permanente con sus docentes. La especialista en educación se sincera al decir que los aprendizajes en las clases virtuales "no tienen la misma calidad. Los chicos no va a haber aprendido lo mismo y se van a tener que diseñar estrategias de recuperación de los contenidos. No fue lo mismo ni siquiera para quienes lo pudieron hacer por Zoom". Por eso, sólo podrán evaluarse algunas cosas: si asistieron, si completaron las tareas, con qué frecuencia lo hicieron, etc. "Se van a poder medir algunas cosas, pero el aprendizaje se perdió".

Teniendo en cuenta el complicado año escolar, la selección de contenidos para 2021 se tendrá que hacer con mayor inteligencia. En opinión de Gvirtz, se deberá priorizar lo imprescindible. "Será más importante que sepa pensar matemática o científicamente que saber todos los ríos de memoria, porque no se va a recuperar lo perdido con media hora más de clase los próximos seis meses".

Escuchá a nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?