volver a

Los anti "touch and go"

En una sociedad cada vez más individualista, narcisista y hedonista, nos cruzamos con gente que no quiere comprometerse. ¿Qué se esconde detrás de estas personas? ¿Todavía hay gente que apuesta al amor?
Avatar del

Muriel Del Barco

1/5
Los anti "touch and go"(Web)

Los anti "touch and go" | Web

Los anti "touch and go"(Web)

Los anti "touch and go" | Web

Los anti "touch and go"(Web)

Los anti "touch and go" | Web

Los anti "touch and go"(Web)

Los anti "touch and go" | Web

Los anti "touch and go"(Web)

Los anti "touch and go" | Web

Curiosamente, según una investigación de la Universidad de Cardiff, en Gales, las personas que tienen parejas estables, viven entre 10 y 15 por ciento más que la población en general. Este estudio fue realizado en 1.000 millones de personas, en siete países de Europa. Para los expertos, esto ocurre porque en este tipo de vínculos la gente obtiene un mejor sistema del apoyo social.

“Quizás suena cursi o trillado pero cada uno de los hombres que conozco me transmiten una preocupación absoluta por las apariencias y por el placer inmediato. El hombre actual siempre busca terminar en la cama”, expresó Marcela para MDZ, cansada de una serie de relaciones efímeras.

Muchas personas se conocen, se atraen, comparten momentos, disfrutan del tiempo en el que están juntos pero no se comprometen. Algunos lo aclaran de antemano, otros mienten un poco y otros esperan siempre más.

De todas maneras, hay quienes desean y disfrutan de las relaciones volátiles, flexibles y fugaces. ¿Pero qué pasa cuando las intenciones no coinciden?

>

“Asumir relaciones estables es más importante de lo que pensamos. No solo puede aumentar notablemente nuestra sensación de bienestar, sino que hasta nos permitiría vivir más. ¿Sos de los que todavía sueña con encontrar el amor, incluso en el mundo de las parejas líquidas?”, reflexiona el grupo de profesionales de la revista Psicología Positiva.

Evitar dar un paso para irse a vivir juntos, huirle al casamiento y escaparle a la posibilidad de tener hijos son algunos de los modos en que la falta de compromiso pueden hacerse manifiestos en los vínculos. De repente, aparecen cuestiones cotidianas donde flaquea el compromiso y la palabra. Es allí cuando entramos en una lucha en el que uno quiere algo que el otro no está dispuesto a dar.

“Pareciera que la moda es vivir el momento y aceptar la falta de motivación de la otra parte. Pero, ¿qué tiene de malo que yo busque una relación estable?”, compartió Marcela.

El estudio realizado por la Universidad de Cardiff también especificó que tener relaciones sólidas puede aumentar nuestra sensación de bienestar.

El compañerismo, el apoyo, la alegría, la comprensión y el amor que nos proporcionan nuestras parejas generan las mejores sensaciones en el ser humano. Lo que pasa es que en muchos casos, “evitar” es la mejor forma de salir intacto. El miedo es nuestro peor enemigo.

Según el análisis de Psicología Positiva, las personas íntimamente desean encontrar el amor pero se autoboicotean por miedo al compromiso. “Ese temor irracional surge ante la expectativa de cambio, a que lo que venga no sea mejor que lo que tenemos hoy. Inseguros respecto de nuestra propia capacidad emocional, pensamos que es más importante manejar nuestros tiempos que ser amados. Tendemos a huir porque no sabemos cómo responsabilizarnos y asumir las adversidades que puedan surgir, los riesgos que implica ser vulnerables ante otro”, destacó la Lic. Ciara Molina, psicóloga Cognitivo-Conductual especialista en Gestión Emocional.

Y agregó: “Las personas más propensas a la falta de compromiso son grandes conquistadores, ya que tienen esa necesidad de tener una relación estable, por su carencia afectiva. Pero, cuando ya se ven dentro de la relación, empieza el miedo y crean situaciones de confusión en sí mismos y en el otro. Es aquí cuando la mente empieza a crear pensamientos de alerta porque no soporta las propias incongruencias. Al final, como no se tienen las capacidades para asumir el miedo y gestionar el malestar, se buscará romper la relación para recuperar la estabilidad y huir del descontrol”.

Para poder asumir un compromiso y entregarse al arte de amar, la experta aconseja, en primer lugar, admitir que tenemos limitaciones emocionales.

Además es importante hacer frente a la situación ya que huir nunca funciona. Pensar en qué sucede y por qué. 

Reforzar tu autoconfianza, porque será clave para valorar de manera positiva tu propia capacidad de querer y sentirte digno de recibir amor. También te ayudará a estar más seguro de las decisiones que tomes en la pareja.

No temas decir lo que te pasa. Es esencial expresarle al otro los temores y las inseguridades. Esto fomentará la confianza y la complicidad, advierte la experta.

Si bien el compromiso y la entrega son aspectos que se gestan en la intimidad de la pareja, la posibilidad de hacer público el amor, mediante una ceremonia o simplemente declarando ante quienes nos rodean cuál es nuestra situación sentimental, se vuelve un punto clave para la relación.

Según Dora Tobar, de la organización Por Tu Matrimonio, explica que los seres humanos “sólo podemos ser verdaderamente consientes de lo que sentimos y pensamos cuando lo podemos expresar mediante las palabras y los gestos”.

Así, cuando una persona está dispuesta a declarar su amor ante los demás, “demuestra claramente que lo que dice ha sido pensado y decidido con plena conciencia”. De esta manera, “el amor se vuelve compromiso y el compromiso se vuelve el mejor gesto de amor que podemos ofrecerle a quien amamos”, agregó.

Para Tobar demostrar el amor es un paso fundamental. También lo es, crear la confianza necesaria para que la pareja pueda entregarse sin sentirse en riesgo.

Ayudar a tomar conciencia y aceptar de que estamos en un vínculo sólido: contribuye a la seguridad emocional.

El compromiso consolida el “nosotros” que da origen emocional a la institución de la familia.

Por otro lado, los profesionales coinciden en hacer énfasis en la comunicación. “Si bien cada caso es particular, lo más frecuente es que el problema con el compromiso surja porque hay áreas grises en la relación.”

Aunque parezca que la sociedad en la que vivimos es efímera en su sentimientos y emociones, y aunque veamos gente que disfruta de la soledad y la elije para su vida, no hay quien no desea un amor de película. Para lograrlo, el “compromiso” es la llave que abre el camino a la felicidad. Quien no esté dispuesto a comprometerse, abstenerse.