volver a

Alquiler de vientre: una opción más para las familias mendocinas

Repentinamente creció el número de parejas que recurren a un vientre de alquiler como opción para cumplir su sueño de ser padres. Un proceso costoso que se puede concretar en el país.
Avatar del

Muriel Del Barco

1/3
Alquiler de vientre: una opción más para las familias mendocinas(Web)

Alquiler de vientre: una opción más para las familias mendocinas | Web

Alquiler de vientre: una opción más para las familias mendocinas

Alquiler de vientre: una opción más para las familias mendocinas

Alquiler de vientre: una opción más para las familias mendocinas(Web)

Alquiler de vientre: una opción más para las familias mendocinas | Web

Alquilar un vientre para concretar el sueño de ser padres es un hecho cada vez más recurrente. 

Se trata de una práctica cada vez más extendida en Mendoza, Argentina y el mundo. De hecho, hemos visto a un sinfín de famosos -como Ricky Martín, Florencia de La Ve, ahora Flavio Mendoza- llevar a cabo este procedimiento. " A nivel mundial el alquiler de vientre no es una práctica nueva. En estados Unidos el primer caso exitoso de vientre subrogado fue en 1985 y desde entonces esa y todas las técnicas de medicina reproductiva han mejorado y dado mejores resultados. Lo que sí sucede, es que cada vez son más las personas que cuentan su experiencia en los medios", dijo para MDZ Femme la Dra. Natalia Fernández Peri, ginecóloga especialista en medicina reproductiva de IVI Buenos Aires.

La mujer -que alquila su vientre- es quien accede a gestar un bebé y luego a renunciar a su filiación, es decir, a todos sus derechos como madre, en favor de otra persona o pareja. "La gestante solo prestaría su vientre y no sus óvulos. Por lo que la mujer gestante no sería la madre biológica del bebe por nacer. En el caso de tener que recurrir a un banco de óvulos además de una gestación por sustitución, la donante firma un consentimiento informado previo a iniciar el tratamiento en donde acuerda que no puede reclamar la maternidad", agregó la profesional.

Desde el punto de vista médico, la técnica utilizada es la fecundación in vitro, o la inseminación artificial. En estos casos, la madre biológica puede ser la gestante o la alquilada, depende de quién de las dos done su óvulo (que también puede provenir de donación anónima). En el caso del padre, el esperma puede provenir del padre contratante o también de un donante.  

"En Argentina, ni la ley de acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida N° 26.862 ni el nuevo Código Civil y Comercial mencionan la Gestación por Sustitución como un tratamiento de reproducción humana asistida. Por lo que no es una práctica regulada, lo cual no quiere decir que sea ilegal."

¿Cómo se lleva a cabo el tratamiento? Según la Dra. Natalia Fernández Peri, ginecóloga especialista en medicina reproductiva de IVI Buenos Aires, el procedimiento es el siguiente:

Se establece el tratamiento a seguir. "La gestante deberá ser aportada por los pacientes a quien evaluaremos para saber si está apta para recibir el embrión", dijo la Dra. 

Luego todas las partes firman un consentimiento previo, informado y libre en donde queda establecido quiénes tienen la voluntad procreacional y quién solo está prestando su vientre para la gestación.

La pareja en cuestión junto a un abogado presentarán dichos documentos ante un juez para que notifique la situación y que no quede lugar a duda sobre quiénes serán los padres del bebé.

 "No existe norma alguna que exija la autorización judicial para realizar un proceso de maternidad subrogada. Aunque pueda ser recomendable, ello no es obligatorio. De hecho, se estiman unos 30 reclamos judiciales en el país por maternidad subrogada, y sólo ha habido 2 o 3 autorizaciones previas en todo el país", sumó Juan Pablo Rojas Pascual -Abogado - Mat. 6846-.

 Con la aprobación del juez se puede dar inicio al proceso en la clínica. El mismo comienza con consultas, que todas las partes deben realizar, con un especialista de la Unidad de Apoyo Psicológico quien dará la aprobación para comenzar el tratamiento médico. En parejas heterosexuales como dije anteriormente, consiste en la misma preparación que se realizaría en una Fecundación In Vitro, con la estimulación ovárica de la mujer por 10-12 días seguida de una punción para extraer los ovocitos. En el momento de la punción se toma la muestra de semen de la pareja para fecundar los ovocitos en el laboratorio y formar los embriones. La mujer gestante debe recibir un tratamiento para preparar el endometrio previo a la transferencia embrionaria. A los 14 días de hecha la transferencia mediante un análisis de sangre podemos determinar si la mujer está embarazada. En los casos de parejas homosexuales de mujeres podrán realizar el mismo tratamiento recurriendo a un banco de semen. Una pareja de dos varones necesitará a una donante de óvulos que no podrá ser la mujer gestante.

"Los acuerdos son privados entre las partes y deben asegurarle todas las coberturas necesarias en lo referente a la gestación, incluidos los tratamientos para lograr el embarazo, el parto y post parto."

"Cabe destacar que el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, establece que la filiación de los recién nacidos por técnicas de reproducción asistida, corresponderá a quienes tienen voluntad procreacional, independientemente de quienes aporten los óvulos, e independientemente de quien dé a luz al bebe", añadió el Dr. Rojas Pascual. 

Miami: destino de alquiler 

"En Florida la mujer que prestará su vientre debe firmar un acuerdo en donde notifica su rol de gestante y que luego del parto el bebé será entregado a los futuros padres. Para ser considerada como gestante, la mujer debe ser mayor de 18 años, aceptar una evaluación médica y el tratamiento necesario para lograr el embarazo. Si bien no hay compensación económica sí se cubren todos los gastos incurridos durante el tratamiento", contó la profesional. 

Es un tratamiento muy complejo que lleva mucho tiempo y debe ser llevado a cabo por profesionales capacitados, por lo que son tratamientos costosos.

En Buenos Aires

"El tratamiento de Gestación por Sustitución solo lo realizamos por indicación médica en mujeres con ausencia de útero, útero con fallo de implantación o enfermedades crónicas en las cuales se contraindica el embarazo, entre otros motivo", explicó la ginecóloga especialista en medicina reproductiva.

"Hasta el momento el gran obstáculo que enfrentan las personas que recurren a este tratamiento es recurrir a un proceso judicial para poder realizar la filiación de los bebés nacidos bajo este tratamiento. Si se aprueba el proyecto de ley, se le facilitará todo el proceso a tantas personas que requieren el uso de este tipo de tratamientos", concluyó la ginecóloga. 

Temas
  • padres
  • alquiler vientre
  • miami
  • Buenos Aires