volver a

¿Estás por comprar una cava para tus vinos? Antes leé esta nota

Conocé los puntos indispensables que tenés que tener en cuenta antes de adquirir esta herramienta que ayuda a la guarda de vinos.

Ponce Pablo

¿Estás por comprar una cava para tus vinos? Antes leé esta nota

¿Estás por comprar una cava para tus vinos? Antes leé esta nota

Existen infinidades de modelos de cavas para vino, incluso hay tanta variedad que muchas veces se hace difícil elegir alguna por su diseño y presentación. Y muchas veces nos centramos en esto para elegirla dejando de lado 3 aspectos muy importantes antes que la presentación.

A continuación les cuento algunos aspectos que tuve que ver antes de devolver la cava que compré porque básicamente no entraba donde pensaba colocarla (cosas que pasan por querer todo YA).

Punto 1: cantidad de vinos a guardar

Esto es muy importante ya que definirá directamente en el tamaño de la cava. Además tenemos que analizar la vida últil que le daremos. A esto me refiero si la compramos con la idea de tenerla “para siempre” o simplemente por un par de años (¿que influye en esta decisión? Por ej, saber si donde vivimos es nuestro hogar definitivo o si alquilamos, cosa que quizás cuando nos mudemos, los espacios difieran).

En cuanto a capacidad hay de todo tipo, desde las más chicas que albergan unas 12 botellas hasta las que son realmente grandes que tienen una capacidad de más de 350 botellas.

Punto 2: diferentes temperaturas

Ya definimos la cantidad de botellas que vamos a guardar. Ahora tenemos que definir que tipos de vino vamos a estibar y durante cuanto tiempo. ¿Porqué? El tipo de vino difiere de la temperatura que deberá tener la cava.

Actualmente existen cavas se dividen por zonas de temperatura (las pueden encontrar como"winefroz"), ya que no va a ser lo mismo tener un vino tinto a temperatura óptima que un vino blanco o uno espumante.

Además, por una cuestión económica, si a nosotros solo vamos a guardar vino tinto, ¿para qué vamos a comprar una cava con 3 zonas de temperatura?

Punto 3: ¿dónde colocarla?

Por más entusiasmados que estemos al comprar una cava, mínimamente necesitamos tener una idea donde irá. Esta elección difiere si pensamos apollarla en el suelo, colocarla sobre otro mueble o si irá postrada en una pared o estante ya diseñado y apto para soportar un peso suficiente para que no termine en el suelo.

Además la orientación de la apertura de la puerta es algo que no hay que dejar de lado. Casi todos tiene la opción de cambiar el lado de apuertura, pero es mucho mejor si la pedimos de fábrica con el lado de apertura que nos facilita su uso.

Un último detalle es saber si a la cava la utilizaremos solo para eso o como mueble complementario. Podemos comprar una que además de guardar vinos nos sirva para colocar otros objetos encima como una tv o equipo de música.

Punto 4: Asesoramiento

Preguntemos lo que más podamos a los que más saben y ellos son los vendedores. Hagamos un listado de nuestras necesidades respondiendo a las preguntas anteriormente expuestas y estaremos más cerca del error cero.

Pueden leer más notas relacionadas al mundo del vino en www.thebigwinetheory.com 

Temas
  • Guarda de vinos