volver a

El vino y su mundo: que comuniquen los que saben

Una visión realista: la gente busca comunicadores creíbles y que construyan un nexo de cercanía y sinceridad, y no gente escondida en una redacción. ¡Está bien que hayan bloggers e influencers! ¡El futuro ya llegó!
Avatar del

Selva Florencia Manzur

1/3
El vino y su mundo: que comuniquen los que saben(Facebook)

El vino y su mundo: que comuniquen los que saben | Facebook

Selva Florencia Manzur(Facebook)

Selva Florencia Manzur | Facebook

El vino y su mundo: que comuniquen los que saben

El vino y su mundo: que comuniquen los que saben

 La industria del vino en Argentina crece y sus formas productivas, también. Cada vez hay más varietales novedosos implantados en Mendoza así como productores debutantes y nuevas vivencias que contar. Este creciente flujo de sabores y noticias debe ser comunicado al público, pero no solo a quienes saben o tienen la suerte de tener una cava en su casa. Estas anécdotas y vivencias también son atractivas para quienes beben vino solo los fines de semana o a la hora de ver su serie favorita. Mejor aún, esas historias, cuando están bien contadas, invitan a que los que menos saben quieran probar, descubrir y comprar vino.

Durante muchos años, los diarios de Mendoza se alejaron de las noticias del vino y se enfocaron solo en los datos duros: mosto, crecimiento, exportaciones, etc. Los motivos respondían a varios factores, pero los más comunes fueron: falta de profesionales expertos (algunos se jubilaron y otros cambiaron de rubro) y a que los responsables de diarios, radios y canales de TV decidieron que, si los bodegueros no invertían en pauta, no había que publicarles nada.

Ese alejamiento dio lugar a que muchos espacios independientes, es decir, aquellos que periodistas o expertos compran en los grandes medios de comunicación, se convirtieran en la forma predilecta del enófilo o foodie para informarse. Estamos hablando de programas de radio que se emiten solo los sábados y en emisoras del top 10; programas de sociales en canales de tv y suplementos especiales en portales de noticias.

De esta manera, empezó a ser más importante que se recomendara un vino en un programa de los sábados a la mañana que en uno del horario central de la misma radio. ¿Por qué? Porque el consumidor crea un nexo sentimental con el periodista, experto o sommelier al que sigue o lee y eso, vale oro.

Lo mismo pasó con los periodistas que tienen muchos seguidores en las redes sociales (sobre todo en Instagram) o con los influencers. Un ejemplo son las mendocinas Giamportone's. Si en una Instagram Story, ellas dicen que el nuevo rosé de cierta bodega es genial, es muy posible que su opinión tenga más llegada que la del columnista de un histórico canal de la provincia. Las cosas son así. El futuro ya llegó.

Para jugar el juego de la industria del vino, hay que entenderlo. Y una vez que lo entendés, hay que comunicarlo de la manera más efectiva. ¿Cómo se hace eso? Dejando la comunicación en manos de los que más saben y tienen probada experiencia en ello. Hablamos de comunicadores sociales, publicistas, diseñadores y community managers. Y si vas a usar influencers, asegurate de que sean reales.

El error más frecuente de las empresas (grandes y chicas) es exigir la multifunción. Por ejemplo, más de una empresa local tiene a la misma persona haciendo de todo. ¿Moraleja? No todos pueden hacer todo, así como una sola persona no puede ocupar cinco puestos al mismo tiempo.

Los grandes jugadores ya deberían haber aprendido que, cuando se les exigió eso a los periodistas de los grandes medios del mundo, más de un jugador desapareció o perdió en lecturas y ventas. El resultado de eso, a la larga, es lo que estamos viendo hoy: el resurgimiento del periodismo especializado.

En los últimos dos años, en Mendoza y todo el país, fuimos testigos del nacimiento de revistas online, blogs y suplementos que vuelven a hablar del vino, sus novedades y maridajes. ¿Por qué? Porque es lo que pide la gente, la misma que habita en un mundo en el que es cada vez más importante saber y hablar de qué comemos y qué bebemos.

El desafío ahora es cómo hacer para que esos sitios y blogs se diferencien entre sí y tengan una identidad propia, replicando las buenas historias y hablando de grandes vinos. Solo así, la gente conocerá más y, en consecuencia, comprará más vino.


NOTA DE REDACCIÓN: Las opiniones vertidas en esta columna de opinión son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no necesariamente representan el pensamiento de MDZ.  

Temas
  • vino
  • Malbec
  • VITIVINICULTURA
  • comunicacion
  • periodismo
  • Periodistas
  • blog
  • Divinos