Dos grandes problemas que complican a la industria del vino

¿Por qué desde hace años la vitivinicultura no despega? Consultado por MDZ, Nicolás Vicchi, subgerente de ACOVI, se refiere a dos grandes problemas sin resolver: la caída del consumo de vino y la presión impositiva, que desalienta las exportaciones.

Mario Simonovich

“Se nos presenta una situación muy complicada que tenemos que revertir rápidamente. A los productores nos han subido todos los insumos pero ha caído el precio del vino. Eso tenemos que revertirlo antes de la próxima cosecha o se traducirá en valores muy bajos de la uva y caerán productores”. afirmó Eduardo Sancho, presidente de ACOVI, durante un agasajo de fin de año en la bodega Centenario en diciembre último. 

¿Cuánto pierde el productor en esta crisis interminable de la industria del vino, sobre todo a los pequeños productores?

"Antes teníamos un consumo per cápita de 26 litros y hoy estamos en 18 y pico. Esto repercute directamente en la rentabilidad del productor. Cada punto de mercado que se pierde representa 2.000 hectáreas cuya producción no tiene comercialización. En el país hay 220 mil hectáreas y esto hace que muchas de estas hectáreas (al disminuir el consumo de vino) no tengan destino", afirmó Nicolás Vicchi, subgerente de ACOVI, quien apuntó al fondo del asunto, que son los dos grandes problemas a resolver:

1. Caída del consumo de vino. "Se debe a la recesión, a la pérdida del poder adquisitivo que tiene el consumidor, por lo tanto cambia el vino por otras bebidas sustitutas, como las gaseosas o cervezas, y una vez que el consumidor de se va del alcohol es muy difícil recuperarlo también por una cuestión de paladar, de gusto, entonces el vino empieza a dejarlo de lado de la mesa. Eso es lo más complicado que vemos. Entonces, una vez que la situación mejore también es difícil que este consumo se recupere".

2. Presión impositiva y aumentos de costos.  "Creemos que es necesario una política económica y comercial, internacional, de largo plazo y estable. Es verdad que en su momento la devaluación (de 2016) ayudó para exportar vinos a granel, pero hoy en día, con la inflación y el aumento de los costos, sumado a que nos han bajado los reintegros y nos han puesto retenciones, y los valores arancelarios - que no lo tienen otros países competidores como Chile -hace que aquí en Argentina las cuentas no cierren. Hoy en día es inviable para
la vitivinicultura exportar con estos precios porque los competidores, que son los europeos y que han tenido una buena cosecha, nos están dejando afuera del mercado. Por ejemplo, Chile tiene tratado de libre comercio con China y otros países, en cambio nosotros, por ejemplo solo en el Mercosur, tenemos aranceles desde el 25%, entonces partimos con una diferencia. Y si a eso le sumamos que nos bajaron los reintegros a las exportaciones y aumentaron los costos logísticos para llevar nuestras cargas a los puertos y también los aranceles. Así no podemos".

Soluciones propuestas. "En su momento solicitamos aumentos de los reintegros ya que eso nos podía hacer más competitivos y disminuir el precio a nivel internacional. Necesitamos políticas claras para establecer negocios a largo plazo con nuestros principales compradores. Donde mayor valor agregado está es en la exportación de fraccionados y para poder exportar fraccionados necesitás instalar la marca en ese país, tener una etapa de confianza con el importador, no aumentar los precios porque el mundo no entiende la inflación y la volatilidad económica que tenemos nosotros, entonces eso nos perjudica mucho en el negocio a largo plazo".

Temas
  • Datos
  • ACOVI
  • MDZ